Podcast de videojuegos donde el mejor anime, cine, series y cómics también tendrán su espacio. Escúchanos cada semana y apóyanos haciéndote fan en ivoox.

 


A lo largo de los últimos años Planeta Cómic está llevando a cabo un importante esfuerzo por adaptar grandes éxitos de la literatura nacional, tanto clásicos como recientes best-sellers, al formato gráfico. En los últimos meses hemos podido disfrutar de adaptaciones como La ciudad de los prodigios (Claudio Stassi / Eduardo Mendoza) o la más reciente Patria (Toni Fejzula / Fernando Aramburu).

 

El último título de esta serie de adaptaciones en llegar a nuestras librerías es la culminación de un ambicioso proyecto gracias al cual hemos podido, no solo acercarnos a una de las obras más exitosas de los últimos años, sino además descubrir el talento y seguir la evolución del artista catalán Ernest Sala. Estamos hablando de la reciente publicación de la Trilogía del Baztán, basada en las novelas de Dolores Redondo.

 

El integral, que nos llega en una cuidada edición de lujo en tapa dura y gran formato, recoge en un único volumen los 3 cómics de la trilogía (El Guardián Invisible - 2014, Legado en los Huesos - 2017, Ofrenda a la Tormenta - 2019) anteriormente publicados de forma independiente en un elegante blanco y negro que nos permite acercarnos y recrearnos en los lápices y la tinta de Sala.

 

Para todos aquellos (pocos, a estas alturas) que todavía no conozcan ni las novelas originales ni sus recientes adaptaciones cinematográficas, diremos que plantea un interesante thriller policial con elementos sobrenaturales en el que la protagonista, Amaia Salazar, deberá desvelar qué se oculta detrás de una serie de asesinatos con un fuerte componente ritual en su valle natal. Para ello tendrá que sumergirse en su propio pasado y en lo más profundo del folclore navarro y enfrentarse a algo mucho más grande de lo que en un principio se podría suponer. Casi podríamos decir que nos encontramos ante un híbrido entre, como el propio autor señala en los extras, la trilogía de Millennium y aquella primera temporada de True Detective ambientado en la Navarra profunda.

 

La adaptación de Ernest Sala consigue mantenerse fiel a las novelas de Dolores Redondo reproduciendo gran parte de sus escenas y diálogos clave y trasladando su parte más descriptiva directamente al dibujo. Se nota el importante trabajo de documentación llevado a cabo para ambientar adecuadamente la historia, basado en más de 1.000 fotografías de entornos reales así como varias visitas a la zona para poder acceder al interior de viviendas, iglesias… incluso a la comisaría de la Policía Foral en la que también se desarrolla parte de la trama.

 

El dibujo persigue, durante la mayor parte de la obra, un estilo realista que contribuye a que el lector pueda entrar más en la historia, con un diseño de personajes inspirado en rostros populares del cine y la televisión que enseguida despiertan cierta sensación de familiaridad. Sin embargo, en determinados momentos también encontramos otros fragmentos, recuerdos del pasado, construidos en base a trazos más ligeros y desdibujados que le aportan un aire lejano, casi onírico; o pesadillas en forma de dibujos grotescos cargados de tinta.

 

Resulta interesante observar la evolución del trabajo de Sala a lo largo de los cinco años y las tres obras que componen este integral, tanto en su vertiente narrativa como artística. Conforme vamos avanzando en la lectura se percibe una narración mucho más ágil y natural, menos abrupta que en el primer álbum, tal vez lastrado por tener que presentar un gran número de personajes y localizaciones, restricción que ya no está tan presente más adelante.

 

Pero también en lo artístico. Aunque el estilo visual se fija ya desde los primeros compases, sí encontramos cierta evolución a lo largo de la obra, con unos personajes más maduros y definidos pero sobre todo en un trabajo de composición más atrevido, permitiéndose experimentar con fórmulas como los diferentes puntos de vista, un mayor uso de las dobles páginas o incluso la narración puramente visual, sin diálogos.

 

Además de las tres historias que forman parte de la trilogía, esta edición integral se completa con una completa sección de extras en las que podremos profundizar en el proceso creativo seguido para llevar a cabo la adaptación, la documentación, el diseño de las portadas, el estudio de los diferentes personajes, bocetos… así como una interesante entrevista en la que Ernest Sala echa la vista atrás y recorre los cinco años en los que ha estado dedicado al proyecto.

 

¿Habías leído los álbumes individuales? Si la respuesta es no, Trilogía del Baztán es la oportunidad perfecta para hacerte con la historia completa. En caso afirmativo, esta edición en blanco y negro te brindará la oportunidad de disfrutar del dibujo de Ernest Sala en su máximo esplendor.

 


 

Reseña: Trilogía del Baztán (Ernest Sala, Dolores Redondo)

 


A lo largo de los últimos años Planeta Cómic está llevando a cabo un importante esfuerzo por adaptar grandes éxitos de la literatura nacional, tanto clásicos como recientes best-sellers, al formato gráfico. En los últimos meses hemos podido disfrutar de adaptaciones como La ciudad de los prodigios (Claudio Stassi / Eduardo Mendoza) o la más reciente Patria (Toni Fejzula / Fernando Aramburu).

 

El último título de esta serie de adaptaciones en llegar a nuestras librerías es la culminación de un ambicioso proyecto gracias al cual hemos podido, no solo acercarnos a una de las obras más exitosas de los últimos años, sino además descubrir el talento y seguir la evolución del artista catalán Ernest Sala. Estamos hablando de la reciente publicación de la Trilogía del Baztán, basada en las novelas de Dolores Redondo.

 

El integral, que nos llega en una cuidada edición de lujo en tapa dura y gran formato, recoge en un único volumen los 3 cómics de la trilogía (El Guardián Invisible - 2014, Legado en los Huesos - 2017, Ofrenda a la Tormenta - 2019) anteriormente publicados de forma independiente en un elegante blanco y negro que nos permite acercarnos y recrearnos en los lápices y la tinta de Sala.

 

Para todos aquellos (pocos, a estas alturas) que todavía no conozcan ni las novelas originales ni sus recientes adaptaciones cinematográficas, diremos que plantea un interesante thriller policial con elementos sobrenaturales en el que la protagonista, Amaia Salazar, deberá desvelar qué se oculta detrás de una serie de asesinatos con un fuerte componente ritual en su valle natal. Para ello tendrá que sumergirse en su propio pasado y en lo más profundo del folclore navarro y enfrentarse a algo mucho más grande de lo que en un principio se podría suponer. Casi podríamos decir que nos encontramos ante un híbrido entre, como el propio autor señala en los extras, la trilogía de Millennium y aquella primera temporada de True Detective ambientado en la Navarra profunda.

 

La adaptación de Ernest Sala consigue mantenerse fiel a las novelas de Dolores Redondo reproduciendo gran parte de sus escenas y diálogos clave y trasladando su parte más descriptiva directamente al dibujo. Se nota el importante trabajo de documentación llevado a cabo para ambientar adecuadamente la historia, basado en más de 1.000 fotografías de entornos reales así como varias visitas a la zona para poder acceder al interior de viviendas, iglesias… incluso a la comisaría de la Policía Foral en la que también se desarrolla parte de la trama.

 

El dibujo persigue, durante la mayor parte de la obra, un estilo realista que contribuye a que el lector pueda entrar más en la historia, con un diseño de personajes inspirado en rostros populares del cine y la televisión que enseguida despiertan cierta sensación de familiaridad. Sin embargo, en determinados momentos también encontramos otros fragmentos, recuerdos del pasado, construidos en base a trazos más ligeros y desdibujados que le aportan un aire lejano, casi onírico; o pesadillas en forma de dibujos grotescos cargados de tinta.

 

Resulta interesante observar la evolución del trabajo de Sala a lo largo de los cinco años y las tres obras que componen este integral, tanto en su vertiente narrativa como artística. Conforme vamos avanzando en la lectura se percibe una narración mucho más ágil y natural, menos abrupta que en el primer álbum, tal vez lastrado por tener que presentar un gran número de personajes y localizaciones, restricción que ya no está tan presente más adelante.

 

Pero también en lo artístico. Aunque el estilo visual se fija ya desde los primeros compases, sí encontramos cierta evolución a lo largo de la obra, con unos personajes más maduros y definidos pero sobre todo en un trabajo de composición más atrevido, permitiéndose experimentar con fórmulas como los diferentes puntos de vista, un mayor uso de las dobles páginas o incluso la narración puramente visual, sin diálogos.

 

Además de las tres historias que forman parte de la trilogía, esta edición integral se completa con una completa sección de extras en las que podremos profundizar en el proceso creativo seguido para llevar a cabo la adaptación, la documentación, el diseño de las portadas, el estudio de los diferentes personajes, bocetos… así como una interesante entrevista en la que Ernest Sala echa la vista atrás y recorre los cinco años en los que ha estado dedicado al proyecto.

 

¿Habías leído los álbumes individuales? Si la respuesta es no, Trilogía del Baztán es la oportunidad perfecta para hacerte con la historia completa. En caso afirmativo, esta edición en blanco y negro te brindará la oportunidad de disfrutar del dibujo de Ernest Sala en su máximo esplendor.

 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario