Podcast de videojuegos donde el mejor anime, cine, series y cómics también tendrán su espacio. Escúchanos cada semana y apóyanos haciéndote fan en ivoox.

Si hace unos días os traíamos a este atril el tomo de Star Wars Era de la Rebelión: Héroes, hoy toca hacer lo propio pero con la acera de enfrente. Y es que siguen desembarcando productos de esa galaxia muy, muy lejana que llegan de la mano de Planeta Cómic y en esta ocasión nos toca ver qué ofrece Star Wars Era de la Rebelión: Villanos.

Tal y como sucedía con su semejante, Star Wars Era de la Rebelión: Villanos nos presenta en formato recopilatorio cuatro historias más un especial como colofón al volumen que nos atañe. En el equipo creativo tenemos repitiendo al bueno de Greg Pak al frente del guión de estos números, a quien hay que sumar a Simon Spurrier como autor en el Especial Star Wars Era de la Rebelión. De nuevo se trata de un punto de partida para series regulares de personajes que posteriormente serán recurrentes y que nos dan una visión global de los antagonistas principales de la trilogía original creada por George Lucas.

Como ocurre siempre con este tipo de productos, su formato es un arma de doble filo: por un lado tenemos un conjunto variado y fresco que salpimenta una lectura ligera y fresca saltando de personaje a personaje. Por otro lado, una sola grapa de un personaje puede antojarse escasa si es que tenemos ganas de más. Pero lo cierto es que ya sea como un producto individual a modo de colección o bien como punto de partida para adentrarnos más en colecciones y series donde nuestros personajes preferidos tengan una mayor presencia, lo cierto es que este tomo supone una compra a tener en cuenta.

Buena elección de la Tarkin como historia en primer lugar ya que no será de las más memorables. El dibujo de Marc Laming es correcto pero el guión nos deja la sensación de que Tarkin se aleja demasiado de la visión sofisticada y elegante que vimos personalizada en Peter Cushing para abrazar un carácter algo más macarra por momentos que me ha dejado un sabor agridulce. Todo girará alrededor de los protocolos de disparo de la Estrella de la Muerte y además de revivir momentos míticos de la franquicia, se agradecen las menciones a Jedha o al director Krennic rescatadas directamente de Rogue One.

Casi sin tiempo de pensar en ello y con la correspondiente columna de por medio donde Bria LaVorgna nos cuenta secretos relacionados con el personaje y su caracterización en cine o series de animación, llega el bueno de Boba Fett con una trama de cazarrecompensas más típica. Pero no por menos arriesgada termina siendo peor, de hecho aquí reconocemos mucho más a ese Boba Fett clásico, temido y de fría ejecución movido por el objetivo de completar una caza y cobrar la recompensa para el gremio. Un buen paréntesis tras las apariciones más recientes del personaje donde parte del sector fan ha visto cómo se alejaba de esa concepción inicial de ejecutor autómata a un personaje mucho más humanizado. Marc Laming repite al frente de los lápices pero sube considerablemente el nivel en el dibujo apoyándose en unas secuencias de acción muy vistosas.

La tercera historia girará en torno a Jabba el Hutt, y en ella Greg Pak ha querido destacar las dotes de capo mafioso que se insinuaban ya en El Retorno del Jedi. Como anécdota tenemos el punto de partida de la trama en el casino de Canto Bight donde se ofrecen altas sumas de dinero por una escasísima bebida proveniente de Tattooine y aquí veremos a su “despiadada excelencia” urdir un plan para demostrar quién manda en este desértico planeta.


La última de este cuarteto corresponde como no podía ser de otra manera a Darth Vader. Y es que a falta de un arco sobre el propio emperador Palpatine, Pak ha querido cerrar el tomo con su aventajado aprendiz, Vader. He de reconocer que ni historia ni representación de Vader me han entusiasmado, siendo tal vez la más floja de todas. No obstante el trabajo de Ramón Bachs en el dibujo raya a un gran nivel y recuerda a esa gran etapa cuando se encargó de Jango Fett: Temporada de caza.

Un especial centrado en el androide IG-88 (para los despistados es del mismo tipo que el androide que hemos visto en la primera temporada de la serie The Mandalorian) sirve para dar carpetazo a Star Wars Era de la Rebelión: Villanos. Francamente interesante ya que las tramas sobre este personaje no abundan y se nos muestra más detrás del razonamiento y los motivos de este asesino de metal.

A modo de tradición tenemos una galería de portadas como añadido en la parte final de este tomo de tapa dura que sigue cuidando bien de la maquetación y que ha escogido a Boba Fett como figura para ilustrar el lomo, cosa que celebro ya que por algo es mi personaje favorito de esta franquicia. En definitiva, tenemos que señalar que Star Wars Era de la Rebelión: Villanos es un producto que gustará a los fans de estos antagonistas y amenizarán la espera mientras nos llegan los primeros productos de la Era de la Alta República.




Reseña: Star Wars Era de la Rebelión: Villanos (tomo)

Si hace unos días os traíamos a este atril el tomo de Star Wars Era de la Rebelión: Héroes, hoy toca hacer lo propio pero con la acera de enfrente. Y es que siguen desembarcando productos de esa galaxia muy, muy lejana que llegan de la mano de Planeta Cómic y en esta ocasión nos toca ver qué ofrece Star Wars Era de la Rebelión: Villanos.

Tal y como sucedía con su semejante, Star Wars Era de la Rebelión: Villanos nos presenta en formato recopilatorio cuatro historias más un especial como colofón al volumen que nos atañe. En el equipo creativo tenemos repitiendo al bueno de Greg Pak al frente del guión de estos números, a quien hay que sumar a Simon Spurrier como autor en el Especial Star Wars Era de la Rebelión. De nuevo se trata de un punto de partida para series regulares de personajes que posteriormente serán recurrentes y que nos dan una visión global de los antagonistas principales de la trilogía original creada por George Lucas.

Como ocurre siempre con este tipo de productos, su formato es un arma de doble filo: por un lado tenemos un conjunto variado y fresco que salpimenta una lectura ligera y fresca saltando de personaje a personaje. Por otro lado, una sola grapa de un personaje puede antojarse escasa si es que tenemos ganas de más. Pero lo cierto es que ya sea como un producto individual a modo de colección o bien como punto de partida para adentrarnos más en colecciones y series donde nuestros personajes preferidos tengan una mayor presencia, lo cierto es que este tomo supone una compra a tener en cuenta.

Buena elección de la Tarkin como historia en primer lugar ya que no será de las más memorables. El dibujo de Marc Laming es correcto pero el guión nos deja la sensación de que Tarkin se aleja demasiado de la visión sofisticada y elegante que vimos personalizada en Peter Cushing para abrazar un carácter algo más macarra por momentos que me ha dejado un sabor agridulce. Todo girará alrededor de los protocolos de disparo de la Estrella de la Muerte y además de revivir momentos míticos de la franquicia, se agradecen las menciones a Jedha o al director Krennic rescatadas directamente de Rogue One.

Casi sin tiempo de pensar en ello y con la correspondiente columna de por medio donde Bria LaVorgna nos cuenta secretos relacionados con el personaje y su caracterización en cine o series de animación, llega el bueno de Boba Fett con una trama de cazarrecompensas más típica. Pero no por menos arriesgada termina siendo peor, de hecho aquí reconocemos mucho más a ese Boba Fett clásico, temido y de fría ejecución movido por el objetivo de completar una caza y cobrar la recompensa para el gremio. Un buen paréntesis tras las apariciones más recientes del personaje donde parte del sector fan ha visto cómo se alejaba de esa concepción inicial de ejecutor autómata a un personaje mucho más humanizado. Marc Laming repite al frente de los lápices pero sube considerablemente el nivel en el dibujo apoyándose en unas secuencias de acción muy vistosas.

La tercera historia girará en torno a Jabba el Hutt, y en ella Greg Pak ha querido destacar las dotes de capo mafioso que se insinuaban ya en El Retorno del Jedi. Como anécdota tenemos el punto de partida de la trama en el casino de Canto Bight donde se ofrecen altas sumas de dinero por una escasísima bebida proveniente de Tattooine y aquí veremos a su “despiadada excelencia” urdir un plan para demostrar quién manda en este desértico planeta.


La última de este cuarteto corresponde como no podía ser de otra manera a Darth Vader. Y es que a falta de un arco sobre el propio emperador Palpatine, Pak ha querido cerrar el tomo con su aventajado aprendiz, Vader. He de reconocer que ni historia ni representación de Vader me han entusiasmado, siendo tal vez la más floja de todas. No obstante el trabajo de Ramón Bachs en el dibujo raya a un gran nivel y recuerda a esa gran etapa cuando se encargó de Jango Fett: Temporada de caza.

Un especial centrado en el androide IG-88 (para los despistados es del mismo tipo que el androide que hemos visto en la primera temporada de la serie The Mandalorian) sirve para dar carpetazo a Star Wars Era de la Rebelión: Villanos. Francamente interesante ya que las tramas sobre este personaje no abundan y se nos muestra más detrás del razonamiento y los motivos de este asesino de metal.

A modo de tradición tenemos una galería de portadas como añadido en la parte final de este tomo de tapa dura que sigue cuidando bien de la maquetación y que ha escogido a Boba Fett como figura para ilustrar el lomo, cosa que celebro ya que por algo es mi personaje favorito de esta franquicia. En definitiva, tenemos que señalar que Star Wars Era de la Rebelión: Villanos es un producto que gustará a los fans de estos antagonistas y amenizarán la espera mientras nos llegan los primeros productos de la Era de la Alta República.




No hay comentarios:

Publicar un comentario