Podcast de videojuegos donde el mejor anime, cine, series y cómics también tendrán su espacio. Escúchanos cada semana y apóyanos haciéndote fan en ivoox.

 

Zombis… Bestias sin emociones, animales irracionales que una vez fueron personas ahora simples despojos andantes carentes de cualquier rasgo de humanidad, cuyo único objetivo es acabar con cualquier signo de vida, probablemente la mayor, y mejor, máquina de matar imaginada por el hombre. Desde luego el “zombi” es un concepto súper potente, y hasta que leí este DCSOS pocas cosas me vienen a la cabeza capaces de superar al “zombi” como amenaza suprema… Zombis nazis era el siguiente escalón en maldad que podía imaginar, pero estaba equivocado. De la cabeza de Tom Taylor ha surgido una amenaza capaz de desbancar a un temible zombi nazi.

Y es que de esto se trata DCSOS. Qué pasaría en el universo DC si ocurriera un apocalipsis zombi. Pues que, al igual que hemos visto en infinidad de productos en cine, literatura y videojuegos, las pasaríamos muy “putas”. Y eso que las primeras páginas de este comic comienzan de manera bastante vitalista. Con un Superman partiéndole la boca, literalmente, a Darkseid, frenando en seco a los ejércitos de parademonios de Apokolips, y poniendo fin a la invasión. Pero es sólo la calma que precede a la tempestad. Darkseid se retira pero se lleva con él a Cyborg, mitad ser vivo mitad maquina, que es realmente el único objetivo de Darkseid, y que pese a su aparente derrota, ha salido victorioso. Gracias al poder de “las cajas madre” que dan poder Cyborg, Darkseid ha conseguido completar la ecuación de la antivida, y con ella da comienzo el final de todo. Al llegar a la tierra esta ecuación se convierte en un virus letal que convierte al que tenga contacto con él en una máquina imparable de matar, un ser sin voluntad cuyo único fin es la aniquilación de cualquier forma de vida, un virus que convierte en zombis a humanos y dioses por igual, ósea que sí, que hay algo peor que un zombi nazi... ¡Un súper héroe zombi! Poco más hay que rascar del argumento de DCSOS. Bueno, seguro que alguien con más seso y talento que yo hace alguna estúpida disección sobre la ecología o las ventajas de ser vegano por ejemplo, pero al fin y al cabo lo que nos propone este gran elseworld es un apocalipsis zombi en toda regla, y en toda su gloria, en un mundo súper heroico que se ve incapaz de acabar con una amenaza así, y que como suele ser habitual en este tipo de obras se ve totalmente sobrepasado. Una historia sin complicaciones, con un ritmo trepidante, llena de sangre, vísceras, mala uva y con el gran aliciente de ver a muchos de los iconos del universo DC convertidos en animales sin voluntad, y esta idea por si sola bien merece toda nuestra atención e interés.

A nivel artístico Trevor Hairsine se encumbra como uno de los mejores lápices de DC. Efectivo, crudo, desgarrador son adjetivos que me vienen a la cabeza para describir los dibujos de Hairsine. No tiene ningún tipo de reparo en mostrarnos escenas violentas y sangrientas, y menos aun en convertir a nuestros personajes más queridos en animales sin corazón. DCSOS tiene el dudoso honor de tener algunas de las viñetas más bizarras y brutales que he visto en un comic, quizás por eso estamos hablando de todo un superventas. Grandes viñetas, splash page y una distribución de viñetas por momentos caótica, hacen que el ritmo narrativo siga la velocidad que el propio argumento le pide. Acompañando a Trevor Hairsine se encuentra Rain Beredo a los colores, que tiñe toda la obra del tono carmesí de la sangre, incluso cuando está no esta presente.

Sé que lo que voy a decir a continuación es algo manido, pero no deja de ser cierto. DCSOS es uno de los mejores comics que he leído en lo que va de 2021, y es muy posible que nada de lo que lea este año (y mira que estamos a febrero), pueda superar la brutalidad y mal cuerpo que me ha dejado este apocalipsis zombi según DC. Podría decirlo con otras palabras, pero parece que con eso ya dejo claro que esta es una obra que debéis de tener si o si.




Reseña: DCSOS (Tom Taylor y VVAA)

 

Zombis… Bestias sin emociones, animales irracionales que una vez fueron personas ahora simples despojos andantes carentes de cualquier rasgo de humanidad, cuyo único objetivo es acabar con cualquier signo de vida, probablemente la mayor, y mejor, máquina de matar imaginada por el hombre. Desde luego el “zombi” es un concepto súper potente, y hasta que leí este DCSOS pocas cosas me vienen a la cabeza capaces de superar al “zombi” como amenaza suprema… Zombis nazis era el siguiente escalón en maldad que podía imaginar, pero estaba equivocado. De la cabeza de Tom Taylor ha surgido una amenaza capaz de desbancar a un temible zombi nazi.

Y es que de esto se trata DCSOS. Qué pasaría en el universo DC si ocurriera un apocalipsis zombi. Pues que, al igual que hemos visto en infinidad de productos en cine, literatura y videojuegos, las pasaríamos muy “putas”. Y eso que las primeras páginas de este comic comienzan de manera bastante vitalista. Con un Superman partiéndole la boca, literalmente, a Darkseid, frenando en seco a los ejércitos de parademonios de Apokolips, y poniendo fin a la invasión. Pero es sólo la calma que precede a la tempestad. Darkseid se retira pero se lleva con él a Cyborg, mitad ser vivo mitad maquina, que es realmente el único objetivo de Darkseid, y que pese a su aparente derrota, ha salido victorioso. Gracias al poder de “las cajas madre” que dan poder Cyborg, Darkseid ha conseguido completar la ecuación de la antivida, y con ella da comienzo el final de todo. Al llegar a la tierra esta ecuación se convierte en un virus letal que convierte al que tenga contacto con él en una máquina imparable de matar, un ser sin voluntad cuyo único fin es la aniquilación de cualquier forma de vida, un virus que convierte en zombis a humanos y dioses por igual, ósea que sí, que hay algo peor que un zombi nazi... ¡Un súper héroe zombi! Poco más hay que rascar del argumento de DCSOS. Bueno, seguro que alguien con más seso y talento que yo hace alguna estúpida disección sobre la ecología o las ventajas de ser vegano por ejemplo, pero al fin y al cabo lo que nos propone este gran elseworld es un apocalipsis zombi en toda regla, y en toda su gloria, en un mundo súper heroico que se ve incapaz de acabar con una amenaza así, y que como suele ser habitual en este tipo de obras se ve totalmente sobrepasado. Una historia sin complicaciones, con un ritmo trepidante, llena de sangre, vísceras, mala uva y con el gran aliciente de ver a muchos de los iconos del universo DC convertidos en animales sin voluntad, y esta idea por si sola bien merece toda nuestra atención e interés.

A nivel artístico Trevor Hairsine se encumbra como uno de los mejores lápices de DC. Efectivo, crudo, desgarrador son adjetivos que me vienen a la cabeza para describir los dibujos de Hairsine. No tiene ningún tipo de reparo en mostrarnos escenas violentas y sangrientas, y menos aun en convertir a nuestros personajes más queridos en animales sin corazón. DCSOS tiene el dudoso honor de tener algunas de las viñetas más bizarras y brutales que he visto en un comic, quizás por eso estamos hablando de todo un superventas. Grandes viñetas, splash page y una distribución de viñetas por momentos caótica, hacen que el ritmo narrativo siga la velocidad que el propio argumento le pide. Acompañando a Trevor Hairsine se encuentra Rain Beredo a los colores, que tiñe toda la obra del tono carmesí de la sangre, incluso cuando está no esta presente.

Sé que lo que voy a decir a continuación es algo manido, pero no deja de ser cierto. DCSOS es uno de los mejores comics que he leído en lo que va de 2021, y es muy posible que nada de lo que lea este año (y mira que estamos a febrero), pueda superar la brutalidad y mal cuerpo que me ha dejado este apocalipsis zombi según DC. Podría decirlo con otras palabras, pero parece que con eso ya dejo claro que esta es una obra que debéis de tener si o si.




No hay comentarios:

Publicar un comentario