Podcast de videojuegos donde el mejor anime, cine, series y cómics también tendrán su espacio. Escúchanos cada semana y apóyanos haciéndote fan en ivoox.
Uno de mis rituales fijos durante mi infancia y adolescencia era la visita semanal a la biblioteca pública del pueblo. Recuerdo con cariño como, cada viernes después de merendar, me dirigía ansioso a la Casa de la Cultura para devolver los préstamos pendientes y hacerme con nuevos tebeos para devorarlos durante el fin de semana.

Sin duda, mi estantería preferida era la del cómic francobelga. Aunque claro, en aquel entonces yo no tenía ni idea de qué era eso del cómic francobelga. Para mí, era una estantería con decenas de tomitos con los que vivir trepidantes aventuras. Ahí descubrí, por supuesto, a Astérix y Obélix, pero también a Tintín, a Lucky Luke, al teniente Blueberry… y a un vikingo que realmente no era vikingo llamado Thorgal.

Parte de la magia de aquel sistema de lectura era su profunda anarquía: muchas colecciones no estaban completas y muchos de los álbumes estaban ya prestados, de manera que seguir cualquier cronología se antojaba poco menos que imposible. Por aquel entonces no le daba mucha importancia pero ahora, ya como adulto, me gusta revisitar esas series en su continuidad, en el orden propuesto por sus autores. En este sentido, la verdad es que es agradecer la labor que está realizando Norma Editorial con la publicación de algunas de estas series en formato integral, permitiéndonos recoger estas obras en todo su esplendor, con un buen puñado de extras y de forma más económica que en los álbumes individuales. 

El último en llegar a nuestras librerías especializadas ha sido el cuarto volúmen de la serie Thorgal, que recoge los álbumes 13 a 16 de las aventuras del héroe nórdico creado por Jean Van Hamme y Grzegorz Rosiński. La serie, que siempre se había caracterizado por una equilibrada mezcla de aventuras, magia y ciencia ficción alcanza en este integral su madurez narrativa y artística, ofreciéndonos algunas de sus mejores historias. A lo largo de este integral, situado en el ecuador de la serie, comprobaremos como todo lo que Van Hamme ha ido hábilmente sembrando a lo largo de todos los álbumes anteriores va dando frutos y que todas las historias, aunque puedan parecer independientes, forman parte de un gran relato más grande que todos sus personajes.

El dibujo de Rosiński, a estas alturas de la serie ya perfectamente asentado, roza la perfección ya sea en los detallados planos generales o en el detalle de los personajes. Su trazo naturalista es capaz de trasladarnos de las nevadas montañas escandinavas al calor de una selva tropical o al corazón de una dimensión mística en apenas unas viñetas al mismo tiempo que retrata unos personajes perfectamente reconocibles en cada uno de sus rasgos. 

Los álbumes incluidos en este integral son los siguientes:

  • Entre tierra y luz:  Este relato sirve de epílogo al arco del País de Qa, desarrollado en el Integral 3 de esta misma colección, aunque puede disfrutarse de forma independiente. Está centrado en la figura de Jolan, hijo de Thorgal y Aaricia, coronado como un Dios por la tribu de los Xinjins al finalizar el capítulo anterior, y sirve para cerrar las líneas argumentales de personajes tan carismáticos como Pie-de-Árbol o la maravillosa Kriss de Valnor.

  • Aaricia: De la misma forma que ya se había dedicado otro álbum de historias cortas a desarrollar los momentos más significativos de la infancia y juventud de Thorgal (El hijo de las estrellas, incluido en el Integral 2), en esta ocasión le toca el turno a Aaricia. Este álbum presenta cuatro relatos cortos de la juventud de la princesa vikinga en los que profundizaremos en la naturaleza del personaje y en la dimensión de su relación con Thorgal.

  • El señor de las montañas: Sin duda el punto álgido de este integral y posiblemente de toda la colección de Thorgal. Un tour de force narrativo en el que Van Hamme se atreve a lidiar nada menos que con viajes y paradojas temporales… y consigue salir airoso de semejante empresa. Aventura y magia se dan la mano en una aventura redonda que ya tiene su hueco en el Olimpo (¿o debería decir Valhalla?) del noveno arte.

  • Loba: Al contrario que sucede con gran parte de los cómics de superhéroes en los que pasa de todo pero siempre están en el mismo sitio, Thorgal es un relato vivo, en el que los personajes avanzan y evolucionan junto con sus historias. Loba nos cuenta el accidentado nacimiento del segundo retoño de Thorgal y Aaricia, envuelto en una opresiva cacería... 

Estas cuatro historias vienen acompañadas de las portadas originales Rosiński, además de un extenso dossier final con bocetos, diseños e ilustraciones del propio artista y textos del guionista y crítico de cómic Jorge García. Todo ello en una lujosa edición en tapa dura y lomo reforzado que hará las delicias de cualquier coleccionista.



Reseña: Thorgal. Integral 4 (Grzegorz Rosinski y Jean Van Hamme)

Uno de mis rituales fijos durante mi infancia y adolescencia era la visita semanal a la biblioteca pública del pueblo. Recuerdo con cariño como, cada viernes después de merendar, me dirigía ansioso a la Casa de la Cultura para devolver los préstamos pendientes y hacerme con nuevos tebeos para devorarlos durante el fin de semana.

Sin duda, mi estantería preferida era la del cómic francobelga. Aunque claro, en aquel entonces yo no tenía ni idea de qué era eso del cómic francobelga. Para mí, era una estantería con decenas de tomitos con los que vivir trepidantes aventuras. Ahí descubrí, por supuesto, a Astérix y Obélix, pero también a Tintín, a Lucky Luke, al teniente Blueberry… y a un vikingo que realmente no era vikingo llamado Thorgal.

Parte de la magia de aquel sistema de lectura era su profunda anarquía: muchas colecciones no estaban completas y muchos de los álbumes estaban ya prestados, de manera que seguir cualquier cronología se antojaba poco menos que imposible. Por aquel entonces no le daba mucha importancia pero ahora, ya como adulto, me gusta revisitar esas series en su continuidad, en el orden propuesto por sus autores. En este sentido, la verdad es que es agradecer la labor que está realizando Norma Editorial con la publicación de algunas de estas series en formato integral, permitiéndonos recoger estas obras en todo su esplendor, con un buen puñado de extras y de forma más económica que en los álbumes individuales. 

El último en llegar a nuestras librerías especializadas ha sido el cuarto volúmen de la serie Thorgal, que recoge los álbumes 13 a 16 de las aventuras del héroe nórdico creado por Jean Van Hamme y Grzegorz Rosiński. La serie, que siempre se había caracterizado por una equilibrada mezcla de aventuras, magia y ciencia ficción alcanza en este integral su madurez narrativa y artística, ofreciéndonos algunas de sus mejores historias. A lo largo de este integral, situado en el ecuador de la serie, comprobaremos como todo lo que Van Hamme ha ido hábilmente sembrando a lo largo de todos los álbumes anteriores va dando frutos y que todas las historias, aunque puedan parecer independientes, forman parte de un gran relato más grande que todos sus personajes.

El dibujo de Rosiński, a estas alturas de la serie ya perfectamente asentado, roza la perfección ya sea en los detallados planos generales o en el detalle de los personajes. Su trazo naturalista es capaz de trasladarnos de las nevadas montañas escandinavas al calor de una selva tropical o al corazón de una dimensión mística en apenas unas viñetas al mismo tiempo que retrata unos personajes perfectamente reconocibles en cada uno de sus rasgos. 

Los álbumes incluidos en este integral son los siguientes:

  • Entre tierra y luz:  Este relato sirve de epílogo al arco del País de Qa, desarrollado en el Integral 3 de esta misma colección, aunque puede disfrutarse de forma independiente. Está centrado en la figura de Jolan, hijo de Thorgal y Aaricia, coronado como un Dios por la tribu de los Xinjins al finalizar el capítulo anterior, y sirve para cerrar las líneas argumentales de personajes tan carismáticos como Pie-de-Árbol o la maravillosa Kriss de Valnor.

  • Aaricia: De la misma forma que ya se había dedicado otro álbum de historias cortas a desarrollar los momentos más significativos de la infancia y juventud de Thorgal (El hijo de las estrellas, incluido en el Integral 2), en esta ocasión le toca el turno a Aaricia. Este álbum presenta cuatro relatos cortos de la juventud de la princesa vikinga en los que profundizaremos en la naturaleza del personaje y en la dimensión de su relación con Thorgal.

  • El señor de las montañas: Sin duda el punto álgido de este integral y posiblemente de toda la colección de Thorgal. Un tour de force narrativo en el que Van Hamme se atreve a lidiar nada menos que con viajes y paradojas temporales… y consigue salir airoso de semejante empresa. Aventura y magia se dan la mano en una aventura redonda que ya tiene su hueco en el Olimpo (¿o debería decir Valhalla?) del noveno arte.

  • Loba: Al contrario que sucede con gran parte de los cómics de superhéroes en los que pasa de todo pero siempre están en el mismo sitio, Thorgal es un relato vivo, en el que los personajes avanzan y evolucionan junto con sus historias. Loba nos cuenta el accidentado nacimiento del segundo retoño de Thorgal y Aaricia, envuelto en una opresiva cacería... 

Estas cuatro historias vienen acompañadas de las portadas originales Rosiński, además de un extenso dossier final con bocetos, diseños e ilustraciones del propio artista y textos del guionista y crítico de cómic Jorge García. Todo ello en una lujosa edición en tapa dura y lomo reforzado que hará las delicias de cualquier coleccionista.



No hay comentarios:

Publicar un comentario