Podcast de videojuegos donde el mejor anime, cine, series y cómics también tendrán su espacio. Escúchanos cada semana y apóyanos haciéndote fan en ivoox.

 

Más allá de filias y fobias personales, hablar de Alejandro Jodorowsky es hablar de un creador todoterreno. Todo un hombre del renacimiento en nuestros días. Autoproclamado psicomago, ensayista, cineasta, poeta, dramaturgo, actor, novelista… y también guionista de cómics. Y, ojo, que aunque lo nombre en último lugar, su vinculación con el mundo del cómic ha sido verdaderamente prolífica con más de 200 títulos publicados desde que comenzó su actividad en 1966.


Chileno de nacimiento, aunque nacionalizado francés, es precisamente en el mercado galo donde ha desarrollado su labor más importante y reconocida en el mundo del noveno arte. No es casualidad que a su llegada a Francia rápidamente encajase con el ideario y la visión artística de los Humanoides Asociados (Métal Hurlant) a los que se unió en 1978 con la publicación de Los Ojos de Gato, su primera colaboración con el maestro Moebius. A este título le seguirían grandes sagas como El Incal (también con Moebius), El Lama Blanco (con George Bess), La Casta de los Metabarones (con Juan Giménez) o la que nos ocupa en esta ocasión, Cara de Luna en colaboración con el artista François Boucq.


Originalmente publicado en cinco álbumes entre 1992 y 2004 (2005 y 2006 en su edición española), Norma Editorial ha tenido a bien publicarla en un único volumen integral con el que podremos disfrutar de la historia completa planteada por Jodorowsky y Boucq. El título, Cara de Luna, hace referencia al nombre del protagonista, cuyo rasgo principal es… precisamente no tener ningún rasgo facial diferencial ni personalidad alguna más allá de una bondad e inocencia puras, mostrando un rostro plano y muy blanco, literalmente como la cara de la luna.


La acción se desarrolla en la distópica isla de Damanuestra en la que la población malvive, especialmente las clases más pobres, sometida por dos grandes dictaduras. Por un lado el régimen político y religioso del líder supremo Kondukator, una mezcla de las iglesias católica y judía, del nazismo y del comunismo, que gobierna con mano de hierro apretando más de la cuenta a los más desfavorecidos, y por otro la tiranía de la propia naturaleza que lanza feroces tsunamis contra los niveles inferiores de la isla… donde no viven precisamente los más ricos.


Como no podía ser de otra manera, toda esta estructura se tambaleará con la súbita aparición de una misteriosa figura, Cara de Luna, capaz de controlar la fiereza de las olas subvirtiendo así el orden establecido. Un rayo de esperanza para el pueblo que por primera vez soñará con derrocar al régimen y terminar con la opresión. Bajo el envoltorio de una potente aventura de ciencia ficción, Jodorowsky no pierde la ocasión para volver a tocar algunos de sus fetiches y temas más recurrentes: algunos iconos como el huevo, el laberinto o las criaturas subterráneas, el sexo ritual, el misticismo y el hermetismo… pero por encima de todo encontraremos un ataque frontal contra la religión organizada utilizada como mecanismo de control. Con matices, eso sí, según se muestra durante el tramo final...


Mención especial merece el excelente trabajo de François Boucq, sobre todo en la construcción del mundo distópico en el que se desarrolla la obra. Diseños arquitectónicos retrofuturistas, extrañas máquinas y artilugios, vestuario, criaturas imposibles… así como la representación de paisajes y elementos naturales, especialmente todo lo relativo al mar y al majestuoso y terrible oleaje que azota la isla de Damanuestra.


La edición de este integral, siguiendo la línea a la que Norma Editorial nos tiene acostumbrados, se presenta en un lujoso volumen de más de 300 páginas a todo color en tapa dura y grueso papel de alto gramaje, manteniendo el tamaño original de tipo álbum europeo. Por si fuera poco, además de incluir todo el contenido previamente publicado, se incluyen dos completos dossieres (al principio y al final) con abundante material complementario en forma de textos, bocetos e ilustraciones que harán las delicias de cualquiera que desee profundizar más en la la obra.




Reseña: Cara de Luna. Edición Integral (Alejandro Jodorowsky y François Boucq)

 

Más allá de filias y fobias personales, hablar de Alejandro Jodorowsky es hablar de un creador todoterreno. Todo un hombre del renacimiento en nuestros días. Autoproclamado psicomago, ensayista, cineasta, poeta, dramaturgo, actor, novelista… y también guionista de cómics. Y, ojo, que aunque lo nombre en último lugar, su vinculación con el mundo del cómic ha sido verdaderamente prolífica con más de 200 títulos publicados desde que comenzó su actividad en 1966.


Chileno de nacimiento, aunque nacionalizado francés, es precisamente en el mercado galo donde ha desarrollado su labor más importante y reconocida en el mundo del noveno arte. No es casualidad que a su llegada a Francia rápidamente encajase con el ideario y la visión artística de los Humanoides Asociados (Métal Hurlant) a los que se unió en 1978 con la publicación de Los Ojos de Gato, su primera colaboración con el maestro Moebius. A este título le seguirían grandes sagas como El Incal (también con Moebius), El Lama Blanco (con George Bess), La Casta de los Metabarones (con Juan Giménez) o la que nos ocupa en esta ocasión, Cara de Luna en colaboración con el artista François Boucq.


Originalmente publicado en cinco álbumes entre 1992 y 2004 (2005 y 2006 en su edición española), Norma Editorial ha tenido a bien publicarla en un único volumen integral con el que podremos disfrutar de la historia completa planteada por Jodorowsky y Boucq. El título, Cara de Luna, hace referencia al nombre del protagonista, cuyo rasgo principal es… precisamente no tener ningún rasgo facial diferencial ni personalidad alguna más allá de una bondad e inocencia puras, mostrando un rostro plano y muy blanco, literalmente como la cara de la luna.


La acción se desarrolla en la distópica isla de Damanuestra en la que la población malvive, especialmente las clases más pobres, sometida por dos grandes dictaduras. Por un lado el régimen político y religioso del líder supremo Kondukator, una mezcla de las iglesias católica y judía, del nazismo y del comunismo, que gobierna con mano de hierro apretando más de la cuenta a los más desfavorecidos, y por otro la tiranía de la propia naturaleza que lanza feroces tsunamis contra los niveles inferiores de la isla… donde no viven precisamente los más ricos.


Como no podía ser de otra manera, toda esta estructura se tambaleará con la súbita aparición de una misteriosa figura, Cara de Luna, capaz de controlar la fiereza de las olas subvirtiendo así el orden establecido. Un rayo de esperanza para el pueblo que por primera vez soñará con derrocar al régimen y terminar con la opresión. Bajo el envoltorio de una potente aventura de ciencia ficción, Jodorowsky no pierde la ocasión para volver a tocar algunos de sus fetiches y temas más recurrentes: algunos iconos como el huevo, el laberinto o las criaturas subterráneas, el sexo ritual, el misticismo y el hermetismo… pero por encima de todo encontraremos un ataque frontal contra la religión organizada utilizada como mecanismo de control. Con matices, eso sí, según se muestra durante el tramo final...


Mención especial merece el excelente trabajo de François Boucq, sobre todo en la construcción del mundo distópico en el que se desarrolla la obra. Diseños arquitectónicos retrofuturistas, extrañas máquinas y artilugios, vestuario, criaturas imposibles… así como la representación de paisajes y elementos naturales, especialmente todo lo relativo al mar y al majestuoso y terrible oleaje que azota la isla de Damanuestra.


La edición de este integral, siguiendo la línea a la que Norma Editorial nos tiene acostumbrados, se presenta en un lujoso volumen de más de 300 páginas a todo color en tapa dura y grueso papel de alto gramaje, manteniendo el tamaño original de tipo álbum europeo. Por si fuera poco, además de incluir todo el contenido previamente publicado, se incluyen dos completos dossieres (al principio y al final) con abundante material complementario en forma de textos, bocetos e ilustraciones que harán las delicias de cualquiera que desee profundizar más en la la obra.




No hay comentarios:

Publicar un comentario