Podcast de videojuegos donde el mejor anime, cine, series y cómics también tendrán su espacio. Escúchanos cada semana y apóyanos haciéndote fan en ivoox.

Matamundos: individuo o grupo de la especie humana, responsable de hacer, de forma consciente o no, cualquier tipo de daño excesivo a la naturaleza y/o el medio ambiente como fruto directo de su actividad, comportamiento y/o su estupidez total.

 

Esta definición tan directa y poco complaciente es la escogida por Anthony Garner (ANT) para ilustrar el concepto de matamundos, el eje principal de la obra del mismo título recientemente publicada por Akal. A través de más de 150 viñetas, el autor trata de mostrarnos que nuestra manera de vivir ha caducado y que, si queremos sobrevivir como especie en este planeta, debemos cambiar la manera de hacer las cosas.

 

Aunque Matamundos sea el primer libro publicado por Garner, no quiere decir que sea una ópera prima. El artista, de origen británico aunque afincado desde hace ya muchos años en Barcelona, tiene a sus espaldas una dilatada carrera como redactor, ilustrador, caricaturista y periodista gráfico en diversos medios, siendo el actual responsable de la viñeta diaria de El Periódico y de otras semanales para El Jueves.

 

La obra está estructurada en cuatro bloques temáticos. El primero, El efecto Matamundos (sólo acaba de empezar), se plantea como una introducción a la situación global que estamos viviendo a través de situaciones que, aunque conocidas y cotidianas, muestran el maltrecho estado en el que estamos dejando nuestro planeta.

 

El segundo bloque, Matamundos S.A. (el negocio sucio), pone rostro al enemigo: los omnipresentes mercados que a través de relaciones mercantiles abusivas y una implacable globalización no tienen ningún problema en explotar los recursos naturales en busca del enriquecimiento rápido. Un negocio del que somos cómplices necesarios para mantener los estilos de vida a los que estamos acostumbrados.

 

El tercero, Matamundos, ¡a matar!, pone el foco en el mundo de los animales, sin duda uno de los grandes damnificados de la espiral de destrucción que mueve el motor del mundo desarrollado. Caza mayor, explotación para la industria alimentaria, turismo descontrolado y tauromaquia son algunos de los asuntos hacia los que Garner dirige nuestra mirada cuestionando si el sufrimiento animal está realmente justificado.

 

Matamundos termina con Acto final (ser o no ser), un pequeño resúmen de la situación actual en el que, tal vez por primera vez en todo el libro, el autor se permite un pequeño rayo de esperanza cuando a la extensa galería de villanos personalizados en orondos empresarios con chistera y puro o reconocibles figuras de la actualidad política como Donald Trump o Jair Bolsonaro, se empiezan a sumar algunos héroes como Greta Thunberg o, incluso, el propio lector en cuya mano está empezar a trabajar para cambiar esta tendencia.

 

Aunque cada uno de los bloques tiene una temática diferenciada, todos ellos mantienen una unidad estructural y artística en torno a una hipotética conversación entre el propio autor y el señor Matamundos, en color rojo, esa persona que todos tenemos cerca y que duda sistemáticamente del cambio climático y de la importancia del cuidado del medio ambiente.

 

Un diálogo, escaso en palabras, que no es sino la excusa para mostrarnos las viñetas e ilustraciones de Garner, las auténticas protagonistas de la obra. Algunas originales, otras previamente publicadas en El Periódico o en El Jueves, todas ellas pretenden a través de su trazo grueso y su escasa sutilidad, golpear con fuerza al lector, ser una bofetada que le haga despertar de su letargo y ganar consciencia de que la llave para que este mundo no se vaya definitivamente a la mierda está en nuestras manos.

 

La excelente edición en cartoné y papel de alto gramaje publicada por Akal incluye, además de una pequeña introducción del propio autor, un interesante prólogo de Maxwell Boykoff (profesor de Asuntos Ambientales en la Universidad de Boulder) que ayuda a poner en contexto el contenido de la obra. Es relevante destacar que, en un ejercicio de coherencia por parte del editor, el libro ha sido impreso en papel ecológico proveniente de una gestión forestal sostenible.

 

Cambio climático, destrucción del mundo natural, contaminación, corrupción política e institucional… grandes temas relacionados con la actividad humana y sus consecuencias. Temas muy serios a los que, precisamente por su seriedad, les sienta estupendamente verse ilustrados desde el humor y la ironía para llegar más fácilmente al gran público y provocar su reacción. Como indica el propio autor: ha llegado el momento de pasar página y de cambiar nuestra manera de vivir.



Reseña: Matamundos (Anthony Garner)

Matamundos: individuo o grupo de la especie humana, responsable de hacer, de forma consciente o no, cualquier tipo de daño excesivo a la naturaleza y/o el medio ambiente como fruto directo de su actividad, comportamiento y/o su estupidez total.

 

Esta definición tan directa y poco complaciente es la escogida por Anthony Garner (ANT) para ilustrar el concepto de matamundos, el eje principal de la obra del mismo título recientemente publicada por Akal. A través de más de 150 viñetas, el autor trata de mostrarnos que nuestra manera de vivir ha caducado y que, si queremos sobrevivir como especie en este planeta, debemos cambiar la manera de hacer las cosas.

 

Aunque Matamundos sea el primer libro publicado por Garner, no quiere decir que sea una ópera prima. El artista, de origen británico aunque afincado desde hace ya muchos años en Barcelona, tiene a sus espaldas una dilatada carrera como redactor, ilustrador, caricaturista y periodista gráfico en diversos medios, siendo el actual responsable de la viñeta diaria de El Periódico y de otras semanales para El Jueves.

 

La obra está estructurada en cuatro bloques temáticos. El primero, El efecto Matamundos (sólo acaba de empezar), se plantea como una introducción a la situación global que estamos viviendo a través de situaciones que, aunque conocidas y cotidianas, muestran el maltrecho estado en el que estamos dejando nuestro planeta.

 

El segundo bloque, Matamundos S.A. (el negocio sucio), pone rostro al enemigo: los omnipresentes mercados que a través de relaciones mercantiles abusivas y una implacable globalización no tienen ningún problema en explotar los recursos naturales en busca del enriquecimiento rápido. Un negocio del que somos cómplices necesarios para mantener los estilos de vida a los que estamos acostumbrados.

 

El tercero, Matamundos, ¡a matar!, pone el foco en el mundo de los animales, sin duda uno de los grandes damnificados de la espiral de destrucción que mueve el motor del mundo desarrollado. Caza mayor, explotación para la industria alimentaria, turismo descontrolado y tauromaquia son algunos de los asuntos hacia los que Garner dirige nuestra mirada cuestionando si el sufrimiento animal está realmente justificado.

 

Matamundos termina con Acto final (ser o no ser), un pequeño resúmen de la situación actual en el que, tal vez por primera vez en todo el libro, el autor se permite un pequeño rayo de esperanza cuando a la extensa galería de villanos personalizados en orondos empresarios con chistera y puro o reconocibles figuras de la actualidad política como Donald Trump o Jair Bolsonaro, se empiezan a sumar algunos héroes como Greta Thunberg o, incluso, el propio lector en cuya mano está empezar a trabajar para cambiar esta tendencia.

 

Aunque cada uno de los bloques tiene una temática diferenciada, todos ellos mantienen una unidad estructural y artística en torno a una hipotética conversación entre el propio autor y el señor Matamundos, en color rojo, esa persona que todos tenemos cerca y que duda sistemáticamente del cambio climático y de la importancia del cuidado del medio ambiente.

 

Un diálogo, escaso en palabras, que no es sino la excusa para mostrarnos las viñetas e ilustraciones de Garner, las auténticas protagonistas de la obra. Algunas originales, otras previamente publicadas en El Periódico o en El Jueves, todas ellas pretenden a través de su trazo grueso y su escasa sutilidad, golpear con fuerza al lector, ser una bofetada que le haga despertar de su letargo y ganar consciencia de que la llave para que este mundo no se vaya definitivamente a la mierda está en nuestras manos.

 

La excelente edición en cartoné y papel de alto gramaje publicada por Akal incluye, además de una pequeña introducción del propio autor, un interesante prólogo de Maxwell Boykoff (profesor de Asuntos Ambientales en la Universidad de Boulder) que ayuda a poner en contexto el contenido de la obra. Es relevante destacar que, en un ejercicio de coherencia por parte del editor, el libro ha sido impreso en papel ecológico proveniente de una gestión forestal sostenible.

 

Cambio climático, destrucción del mundo natural, contaminación, corrupción política e institucional… grandes temas relacionados con la actividad humana y sus consecuencias. Temas muy serios a los que, precisamente por su seriedad, les sienta estupendamente verse ilustrados desde el humor y la ironía para llegar más fácilmente al gran público y provocar su reacción. Como indica el propio autor: ha llegado el momento de pasar página y de cambiar nuestra manera de vivir.



No hay comentarios:

Publicar un comentario