Podcast de videojuegos donde el mejor anime, cine, series y cómics también tendrán su espacio. Escúchanos cada semana y apóyanos haciéndote fan en ivoox.

 

Agazapada sobre una gárgola en primer plano, una figura encapuchada observa, vigilante, las calles de un París medieval. Al fondo, la imponente catedral de Notre-Dame corona el cuadro. Esta imagen tan poderosa sirve de portada para El Verdugo, recientemente publicado por Norma Editorial, y supone toda una declaración de intenciones sobre lo que vamos a encontrar al pasar la página y comenzar con la lectura.

 

Al ver la portada no puedo evitar pensar en Batman. Esa figura oscura, solitaria, siempre vigilante desde el manto de la noche eterna. Y es que, si sustituimos las calles de Gotham por el París de Alejandro Dumas manteniendo ese tono oscuro, misterioso, sucio y peligroso tan característico, podemos hacernos una idea bastante aproximada de la ambientación que vamos a encontrar en la obra de Mathieu Gabella y Julien Carette.

 

La noche parisina tiene un aura especial, cierto encanto en el que cualquier cosa es posible y lo mágico se entremezcla con lo mundano de forma completamente natural. En ese contexto se nos presenta a nuestro protagonista, un justiciero implacable siempre dispuesto a ejecutar la voluntad de Dios para limpiar la ciudad de los criminales de la peor calaña. Un vigilante que, también como el Caballero Oscuro, está condenado a una vida de sombras y soledad.

 

Heredero de una antigua tradición transmitida de maestro en aprendiz, el Verdugo posee el Don: el poder de decidir el instante y el lugar en el que sus víctimas caerán bajo el filo de su espada, así como una invulnerabilidad que le permite afrontar sin riesgo cualquier tipo de situación. Sin embargo, pese a todo su poder, el Verdugo tiene un punto débil por el que deberá pagar un alto precio: su sometimiento al designio divino, canalizado a través del misterioso y cuestionable Consejo de la Ciudad.

 

Todo parece ir sobre ruedas, siguiendo fielmente las tareas impuestas por el Consejo, hasta que un día algo falla en una misión. ¿Cómo es posible? ¿Acaso Dios puede estar equivocado en sus designios? ¿O tal vez sus misiones nunca habían tenido un origen divino? Un incidente que pondrá a prueba todas sus creencias así como la concepción de un mundo que hasta el momento creía entender. ¿Realmente es el único de su clase?

 

Tras este atractivo punto de partida Gabella plantea una historia sólida y compleja, que no deja de crecer en tamaño, interés y ambición a lo largo de los 3 álbumes que componen el integral que tenemos entre manos. Una trama valiente, narrada en varios tiempos, que se atreve incluso a desvelar el misterio detrás del famoso hombre de la máscara de hierro, tantas veces mencionado en el cine y la literatura.

 

El dibujo de Carette nos transporta directamente a las sucias y hacinadas calles de París de finales del S. XVII, con una recreación de ambientes, entornos y edificios reales digna del trabajo de Eddie Campbell en From Hell. Un trabajo artístico muy detallado que, afortunadamente, no lastra el enérgico ritmo de la narración, que fluye entre viñetas atrapando al lector e impidiéndole abandonar la lectura. Hay que decir que, aunque mejora conforme avanzan las páginas, el trazo de los personajes no está a la altura del de los entornos, especialmente en el primer álbum. Un pequeño punto gris que no basta para oscurecer el conjunto.

 

Cabe destacar el tratamiento del color, a cargo de Jean-Baptiste Hostache y Simon Champelovier, que potencian el trabajo de Carette a través de una paleta capaz de desdoblar París en dos ciudades completamente distintas dependiendo de la hora del día en la que suceda la acción. Bulliciosa y luminosa de día, misteriosa y mágica de noche. Y es precisamente en la penumbra, recurrente a lo largo de toda la obra, donde más brilla el trabajo realizado en este campo.

 

La edición de Norma Editorial, en cartoné y formato de álbum europeo, recoge a lo largo de sus 176 páginas por primera vez en nuestro país y de forma íntegra los 3 volúmenes - ¿Justicia Divina?, Mascaradas y La Fiesta de los Inocentes - originalmente publicados por Delcourt en Francia entre 2016 y 2018, aunque no incluye ningún extra más allá de las cubiertas de los tomos individuales. Una lectura más que recomendable, que seguro no nos dejará indiferentes...




Reseña: El Verdugo (Mathieu Gabella y Julien Carette)

 

Agazapada sobre una gárgola en primer plano, una figura encapuchada observa, vigilante, las calles de un París medieval. Al fondo, la imponente catedral de Notre-Dame corona el cuadro. Esta imagen tan poderosa sirve de portada para El Verdugo, recientemente publicado por Norma Editorial, y supone toda una declaración de intenciones sobre lo que vamos a encontrar al pasar la página y comenzar con la lectura.

 

Al ver la portada no puedo evitar pensar en Batman. Esa figura oscura, solitaria, siempre vigilante desde el manto de la noche eterna. Y es que, si sustituimos las calles de Gotham por el París de Alejandro Dumas manteniendo ese tono oscuro, misterioso, sucio y peligroso tan característico, podemos hacernos una idea bastante aproximada de la ambientación que vamos a encontrar en la obra de Mathieu Gabella y Julien Carette.

 

La noche parisina tiene un aura especial, cierto encanto en el que cualquier cosa es posible y lo mágico se entremezcla con lo mundano de forma completamente natural. En ese contexto se nos presenta a nuestro protagonista, un justiciero implacable siempre dispuesto a ejecutar la voluntad de Dios para limpiar la ciudad de los criminales de la peor calaña. Un vigilante que, también como el Caballero Oscuro, está condenado a una vida de sombras y soledad.

 

Heredero de una antigua tradición transmitida de maestro en aprendiz, el Verdugo posee el Don: el poder de decidir el instante y el lugar en el que sus víctimas caerán bajo el filo de su espada, así como una invulnerabilidad que le permite afrontar sin riesgo cualquier tipo de situación. Sin embargo, pese a todo su poder, el Verdugo tiene un punto débil por el que deberá pagar un alto precio: su sometimiento al designio divino, canalizado a través del misterioso y cuestionable Consejo de la Ciudad.

 

Todo parece ir sobre ruedas, siguiendo fielmente las tareas impuestas por el Consejo, hasta que un día algo falla en una misión. ¿Cómo es posible? ¿Acaso Dios puede estar equivocado en sus designios? ¿O tal vez sus misiones nunca habían tenido un origen divino? Un incidente que pondrá a prueba todas sus creencias así como la concepción de un mundo que hasta el momento creía entender. ¿Realmente es el único de su clase?

 

Tras este atractivo punto de partida Gabella plantea una historia sólida y compleja, que no deja de crecer en tamaño, interés y ambición a lo largo de los 3 álbumes que componen el integral que tenemos entre manos. Una trama valiente, narrada en varios tiempos, que se atreve incluso a desvelar el misterio detrás del famoso hombre de la máscara de hierro, tantas veces mencionado en el cine y la literatura.

 

El dibujo de Carette nos transporta directamente a las sucias y hacinadas calles de París de finales del S. XVII, con una recreación de ambientes, entornos y edificios reales digna del trabajo de Eddie Campbell en From Hell. Un trabajo artístico muy detallado que, afortunadamente, no lastra el enérgico ritmo de la narración, que fluye entre viñetas atrapando al lector e impidiéndole abandonar la lectura. Hay que decir que, aunque mejora conforme avanzan las páginas, el trazo de los personajes no está a la altura del de los entornos, especialmente en el primer álbum. Un pequeño punto gris que no basta para oscurecer el conjunto.

 

Cabe destacar el tratamiento del color, a cargo de Jean-Baptiste Hostache y Simon Champelovier, que potencian el trabajo de Carette a través de una paleta capaz de desdoblar París en dos ciudades completamente distintas dependiendo de la hora del día en la que suceda la acción. Bulliciosa y luminosa de día, misteriosa y mágica de noche. Y es precisamente en la penumbra, recurrente a lo largo de toda la obra, donde más brilla el trabajo realizado en este campo.

 

La edición de Norma Editorial, en cartoné y formato de álbum europeo, recoge a lo largo de sus 176 páginas por primera vez en nuestro país y de forma íntegra los 3 volúmenes - ¿Justicia Divina?, Mascaradas y La Fiesta de los Inocentes - originalmente publicados por Delcourt en Francia entre 2016 y 2018, aunque no incluye ningún extra más allá de las cubiertas de los tomos individuales. Una lectura más que recomendable, que seguro no nos dejará indiferentes...




No hay comentarios:

Publicar un comentario