Hablar de Scalped a estas alturas es complicado: elogiarla de alguna manera original, que no se haya hecho ya, es tarea casi imposible. El binomio formado por Jason Aaron y R. M. Guera alcanzaron cotas de excelencias difícilmente alcanzables: su obra es un uppercut directo a la mandíbula que puede dejarte noqueado con una facilidad pasmosa. Pero nunca habremos caída ala lona con más placer que siguiendo las aventuras de Dash Caballo Terco. Violencia, drogas, sexo, extorsión, misticismo... Todo ello se da la mano aquí para regalarnos algunas de las mejoras horas de lectura que el cómic puede darnos.

La nueva edición que ECC ha sacado a la venta contiene los dos primeros arcos argumentales de la serie ("Indian Country" y "Casino Boogie"), un total de once números para revivir los primeros instantes de esta serie que inició su andadura en 2007 y dio sus últimos pasos en 2012, tras 60 números a sus espaldas. Y la edición no podía ser más perfecta: tapas duras con nuevas portadas y con una serie de extras (bocetos, anotaciones, guiones...) que sirven para acompañar y complementar una lectura que se presenta, a todas luces, imprescindible. Además, viene prologado por uno de los guionistas más célebres en la actualidad, Brian K. Vaughn, y como obertura sabe cómo incitar al lector a comprar/leer el tomo.

Scalped es, como bien se ha dicho, una suerte de mezcolanza de noir y western que, pese a lo que pudiera parecer, funcionan a la perfección gracias a sus personajes y, por supuesto, a su ambientación: dos elementos centrales en cualquier de los dos géneros y que aquí son el pilar de la trama. Cuanto menos sepan de qué va Scalped, tanto mejor para ustedes, porque los giros y las sorpresas están a la orden del día en esta obra y son esenciales para sentir sus ganchos de manera aún más profunda. Baste decir que vamos a viajar a la ficticia y paupérrima reserva india Prairie Rose, en Dakota del Sur: viajaremos de la mano de Dash Caballo Terco, quien llega hasta allí para ponerse al servicio de Lincoln Cuervo Rojo, el Presidente del Consejo Tribal Oglala y Sheriff de la Policía Tribal. Pero, sobre todo, es un mafioso que está a punto de abrir las puertas de su nuevo y lujoso casino. Esto ocasionará que antiguas y nuevas heridas se (re)abran, trasportándonos, con sorprendente agilidad, al pasado y al presente de la Reserva. Scalped se nutre de una brutalidad inherente a su entorno y a sus habitantes, con un dibujo que hace uso de los claroscuros para enfatizar el marcado carácter noir de la serie y dotar, así, de una expresividad, casi podríamos decir, monstruosa a sus protagonistas: marcados todos por la culpa, la brutalidad, el alcohol y un desapego por la vida trágico.

La edición de ECC que nos ocupa (la primera de las cinco que han de publicarse) es una excusa inmejorable para descubrir o volver a Scalped: una obra contundente, fría, con una trama perfectamente hilvanada y un dibujo muy expresivo. Prairie Rose es un espacio geográfico desangelado, pobre y deprimente, pero os costará querer salir de sus extensas planicies y sus escarpadas montañas. Una obra de lectura obligatoria para los amantes del cómic, el noir y el western.



Reseña: Scalped, Vol. 1, de Jason Aaron y R. M. Guéra



Hablar de Scalped a estas alturas es complicado: elogiarla de alguna manera original, que no se haya hecho ya, es tarea casi imposible. El binomio formado por Jason Aaron y R. M. Guera alcanzaron cotas de excelencias difícilmente alcanzables: su obra es un uppercut directo a la mandíbula que puede dejarte noqueado con una facilidad pasmosa. Pero nunca habremos caída ala lona con más placer que siguiendo las aventuras de Dash Caballo Terco. Violencia, drogas, sexo, extorsión, misticismo... Todo ello se da la mano aquí para regalarnos algunas de las mejoras horas de lectura que el cómic puede darnos.

La nueva edición que ECC ha sacado a la venta contiene los dos primeros arcos argumentales de la serie ("Indian Country" y "Casino Boogie"), un total de once números para revivir los primeros instantes de esta serie que inició su andadura en 2007 y dio sus últimos pasos en 2012, tras 60 números a sus espaldas. Y la edición no podía ser más perfecta: tapas duras con nuevas portadas y con una serie de extras (bocetos, anotaciones, guiones...) que sirven para acompañar y complementar una lectura que se presenta, a todas luces, imprescindible. Además, viene prologado por uno de los guionistas más célebres en la actualidad, Brian K. Vaughn, y como obertura sabe cómo incitar al lector a comprar/leer el tomo.

Scalped es, como bien se ha dicho, una suerte de mezcolanza de noir y western que, pese a lo que pudiera parecer, funcionan a la perfección gracias a sus personajes y, por supuesto, a su ambientación: dos elementos centrales en cualquier de los dos géneros y que aquí son el pilar de la trama. Cuanto menos sepan de qué va Scalped, tanto mejor para ustedes, porque los giros y las sorpresas están a la orden del día en esta obra y son esenciales para sentir sus ganchos de manera aún más profunda. Baste decir que vamos a viajar a la ficticia y paupérrima reserva india Prairie Rose, en Dakota del Sur: viajaremos de la mano de Dash Caballo Terco, quien llega hasta allí para ponerse al servicio de Lincoln Cuervo Rojo, el Presidente del Consejo Tribal Oglala y Sheriff de la Policía Tribal. Pero, sobre todo, es un mafioso que está a punto de abrir las puertas de su nuevo y lujoso casino. Esto ocasionará que antiguas y nuevas heridas se (re)abran, trasportándonos, con sorprendente agilidad, al pasado y al presente de la Reserva. Scalped se nutre de una brutalidad inherente a su entorno y a sus habitantes, con un dibujo que hace uso de los claroscuros para enfatizar el marcado carácter noir de la serie y dotar, así, de una expresividad, casi podríamos decir, monstruosa a sus protagonistas: marcados todos por la culpa, la brutalidad, el alcohol y un desapego por la vida trágico.

La edición de ECC que nos ocupa (la primera de las cinco que han de publicarse) es una excusa inmejorable para descubrir o volver a Scalped: una obra contundente, fría, con una trama perfectamente hilvanada y un dibujo muy expresivo. Prairie Rose es un espacio geográfico desangelado, pobre y deprimente, pero os costará querer salir de sus extensas planicies y sus escarpadas montañas. Una obra de lectura obligatoria para los amantes del cómic, el noir y el western.



No hay comentarios:

Publicar un comentario