Podcast de videojuegos donde el mejor anime, cine, series y cómics también tendrán su espacio. Escúchanos cada semana y apóyanos haciéndote fan en ivoox.

Desde que apareció Animosity, allá por 2016, ha recibido muchos elogios y buenas reseñas. Tanto es así que desde Aftershock, la editorial, han decidido dar luz ver al spin-off que aquí nos ocupa y que, como no podía ser de otra manera, recicla el universo del que parte la obra madre. Si Animosity narra la odisea de una niña y un perro que tratan de huir hasta San Francisco haciendo frente a numerosos peligros representados por unos animales que, de repente, "despertaron": ahora pueden pensar, hablar y, en consecuencia, tomar venganza sobre lo que los humanos hemos estado haciéndoles durante siglos. La premisa es harto interesante y, ciertamente, Animosity sabe explotarla a las mil maravillas. Hoy, sin embargo, debemos hablar de Evolution que, partiendo de esta premisa, lleva el tema al mundo de los bioimplantes.


Marguerite Bennett realiza una miniserie que toma como protagonista al veterinario Adam North, la mano derecha de Wintermute, una loba que rige con mano de hierro la Ciudad junto al Mar, que no es otra que la costera San Francisco. Por supuesto, las medidas que ha adoptado y la dureza con que gobierna le ha granjeado una gran cantidad de enemigos que, día tras día, trata de acabar con ella y sus colaboradores más íntimos, que como ella, es un híbrido entre animal y máquina: Adam North acoge a ciertos animales muy malheridos que pueden ser salvados gracias a sus implantes, que los hace más eficaces y letales. El problema es que parece que la red de enemigos está creciendo demasiado y la situación en San Francisco se está recrudeciendo demasiado.

Bennett plantea un cómic satélite que sabe complementar a la perfección a la obra de la que parte y que la nutre de temas no presentes en aquella así como de una serie de datos y situaciones que la hacen mucho más rica en matices. Evolution tiene muchas ideas por ofrecer en tan corto espacio: observar cómo se organiza la ciudad de San Francisco en esta nueva sociedad, cómo los animales reflejan, en muchas ocasiones, las mismas actitudes humanas que tanto han denostado, cómo la tecnología comienza a hibridarse con la "animalidad"... todo ello deja en el lector un sabor único que solo Bennet es capaz de conseguir en sus obras: una mezcla de asombro e incomodidad.

Por su parte, el dibujo de Eric Gapstur, un autor novel, sabe retratar con atino las diferentes actitudes animales, pero a veces peca de demasiada sencillez. No quiero que se me entienda mal: algunas páginas son todo un gozo visual, pero a veces hay detalles que no sabe perfilar y que hubieran dotado al conjunto de una mayor expresividad. Aún así, si colorido y la habilidad para dibujar tantísima diversidad animal es digno de elogio.

Para todos aquellos que ya estén disfrutando de Animosity, descubrirán con agrado que Evolution no es un simple spin-off sino que tiene la suficiente entereza e interés como para complementar y enriquecer mucho más la obra original y, asimismo, presentar una serie de personajes con un notable interés. Para aquellos que desconozcan la obra de la que parte, que no teman, pues puede leerse de manera independiente. Animosity. Evolution, publicado por Planeta Cómic, es una apuesta segura en el terreno de la fantasía y la ciencia ficción que va a encandilar a todo aquel que se acerque a él.


Si lo compras en este enlace nos ayudas a crecer. Gracias.


Reseña: Animosity. Evolution, Vol. 1 de 2 (Marguerite Bennett y Eric Gapstur)

Desde que apareció Animosity, allá por 2016, ha recibido muchos elogios y buenas reseñas. Tanto es así que desde Aftershock, la editorial, han decidido dar luz ver al spin-off que aquí nos ocupa y que, como no podía ser de otra manera, recicla el universo del que parte la obra madre. Si Animosity narra la odisea de una niña y un perro que tratan de huir hasta San Francisco haciendo frente a numerosos peligros representados por unos animales que, de repente, "despertaron": ahora pueden pensar, hablar y, en consecuencia, tomar venganza sobre lo que los humanos hemos estado haciéndoles durante siglos. La premisa es harto interesante y, ciertamente, Animosity sabe explotarla a las mil maravillas. Hoy, sin embargo, debemos hablar de Evolution que, partiendo de esta premisa, lleva el tema al mundo de los bioimplantes.


Marguerite Bennett realiza una miniserie que toma como protagonista al veterinario Adam North, la mano derecha de Wintermute, una loba que rige con mano de hierro la Ciudad junto al Mar, que no es otra que la costera San Francisco. Por supuesto, las medidas que ha adoptado y la dureza con que gobierna le ha granjeado una gran cantidad de enemigos que, día tras día, trata de acabar con ella y sus colaboradores más íntimos, que como ella, es un híbrido entre animal y máquina: Adam North acoge a ciertos animales muy malheridos que pueden ser salvados gracias a sus implantes, que los hace más eficaces y letales. El problema es que parece que la red de enemigos está creciendo demasiado y la situación en San Francisco se está recrudeciendo demasiado.

Bennett plantea un cómic satélite que sabe complementar a la perfección a la obra de la que parte y que la nutre de temas no presentes en aquella así como de una serie de datos y situaciones que la hacen mucho más rica en matices. Evolution tiene muchas ideas por ofrecer en tan corto espacio: observar cómo se organiza la ciudad de San Francisco en esta nueva sociedad, cómo los animales reflejan, en muchas ocasiones, las mismas actitudes humanas que tanto han denostado, cómo la tecnología comienza a hibridarse con la "animalidad"... todo ello deja en el lector un sabor único que solo Bennet es capaz de conseguir en sus obras: una mezcla de asombro e incomodidad.

Por su parte, el dibujo de Eric Gapstur, un autor novel, sabe retratar con atino las diferentes actitudes animales, pero a veces peca de demasiada sencillez. No quiero que se me entienda mal: algunas páginas son todo un gozo visual, pero a veces hay detalles que no sabe perfilar y que hubieran dotado al conjunto de una mayor expresividad. Aún así, si colorido y la habilidad para dibujar tantísima diversidad animal es digno de elogio.

Para todos aquellos que ya estén disfrutando de Animosity, descubrirán con agrado que Evolution no es un simple spin-off sino que tiene la suficiente entereza e interés como para complementar y enriquecer mucho más la obra original y, asimismo, presentar una serie de personajes con un notable interés. Para aquellos que desconozcan la obra de la que parte, que no teman, pues puede leerse de manera independiente. Animosity. Evolution, publicado por Planeta Cómic, es una apuesta segura en el terreno de la fantasía y la ciencia ficción que va a encandilar a todo aquel que se acerque a él.


Si lo compras en este enlace nos ayudas a crecer. Gracias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario