"Un hombre que no arriesga nada por sus ideas, o no valen nada sus ideas, o no vale nada el hombre."

PLATÓN

Esta es la idea que recorría de manera incesantemente todos los recovecos de mi vacía cabeza mientras leía Luthor. A ver, no me las voy a dar de filosofo, no soy mucho de darle al coco o plantearme dudas existenciales… No necesito saber las implicaciones cósmicas que se han llevado a cabo para que un ser como yo llegue vivo al fin del día, soy así de simple. Pero si es verdad que de vez en cuando los engranajes de mi cabeza giran en la dirección apropiada y vienen a mi ideas como la que planteaba Platón hace la tira de años.

Y es que Luthor es una obra que trabaja, entre otras, con esta idea. La clave de bóveda que mantiene este título es la misma que dijo un señor en Grecia hace más de 2000 años… Luchar por tu idea, por tu proyecto, por tu ideal, sin importar el esfuerzo que ello implique o los sacrificios que tengas que hacer. Pero esto es DC y hay que acomodar este concepto entre capas y capas de señores que gustan de vestir con los calzoncillos por fuera y llevar mayas. Y en este universo super heroico si hay un hombre que representa este tipo de ideal ese es, sin lugar a dudas Lex Luthor. El más grande de los villanos, no solo de las historias de Superman, sino de todo DC y me atrevería a decir que su genialidad, y maldad, supera a la de cualquier otro universo literario conocido.

Lex Luthor es frio y calculador, siempre va un paso, quizás dos, por delante de los demás. Solo tiene una meta, derrotar a Superman. Es algo que se espera de un buen némesis, de hecho esa es la única razón de ser para estos arquetípicos personajes. Pero las razones de su odio visceral al hombre de acero van más allá de la dominación mundial, eso es algo demasiado fácil que pudiera alcanzar sin duda antes del almuerzo. Sus motivos son otros, más sencillos, más terrenales. Y eso es lo que trata de explicar Brian Azzarello en el guión de esta fantástica obra. Ponerse en la piel del que creemos un super villano y averiguar que quizás bajo el manto del peor enemigo de la humanidad, se encuentra un hombre atento, que se preocupa y cuida incluso del más humilde de sus empleados. Un hombre que cree que el respeto se ha de una persona se gana con sudor y lagrimas, y sangre, y que sobre todo y ante todo la supervivencia de la humanidad es lo primordial. Lex Luthor esa clase de hombre que antepone sus ideas a todo y a todos. Y quizás eso no sería malo, si no fuera porque es capaz de llevar ese concepto a su máxima y brutal expresión. El fin justifica los medios, por crueles que estos sean. No importa quién deje atrás, quien tenga que morir, todos somos daños colaterales de un plan cuyo único objetivo es salvar a la humanidad de la única persona que podría hacerla desaparecer: Superman. Esta es su idea y luchara por ella hasta su última consecuencia, aunque le cueste la vida.

Pero los que estáis pensando que a esta altura de la reseña no he hablado del elenco típico de DC no os preocupéis. Esto es un comic de superhéroes, así que aquí vas a ver de todo eso. Veras a Superman, a Batman, a malvados esbirros e incluso al supervillano, supervillana en esta ocasión, de turno. Pero todas esas referencias son solo meros accesorios, piezas prescindibles e intercambiables, figurantes que bailan al compas de la estrella principal de la obra, el único, brillante e inimitable Lex Luthor.

En el apartado artístico encontramos a un intratable Lee Bermejo. Su diseño ultra realista termina de dar vida al magnífico guion de Azzarello. Nunca veras a Lex de mejor representado que bajo el lápiz de Bermejo. Trazos firmes, encuadres perfectamente ejecutados que plasman perfectamente lo que el guión necesita expresar en cada momento. Además los momentos de acción están presentados de manera clara y en ningún momento embarullado pudiendo poner en contexto a cada personaje que hay tras cada golpe. No exagero cuando digo que cada viñeta podría ser extraída y puesta en un marco para exponerla en el mejor lugar de nuestro salón.

Ahora es cuando os digo que Luthor es un cómic imprescindible, pero creed que no lo digo para quedar bien con el editor, como siempre para España viene distribuido por ECC, sino que esta obra es imprescindible para entender la psicología de uno de los mayores, y mejores villanos del cómic de todos los tiempos.




Reseña: LUTHOR (Brian Azzarello y Lee Bermejo)

 


"Un hombre que no arriesga nada por sus ideas, o no valen nada sus ideas, o no vale nada el hombre."

PLATÓN

Esta es la idea que recorría de manera incesantemente todos los recovecos de mi vacía cabeza mientras leía Luthor. A ver, no me las voy a dar de filosofo, no soy mucho de darle al coco o plantearme dudas existenciales… No necesito saber las implicaciones cósmicas que se han llevado a cabo para que un ser como yo llegue vivo al fin del día, soy así de simple. Pero si es verdad que de vez en cuando los engranajes de mi cabeza giran en la dirección apropiada y vienen a mi ideas como la que planteaba Platón hace la tira de años.

Y es que Luthor es una obra que trabaja, entre otras, con esta idea. La clave de bóveda que mantiene este título es la misma que dijo un señor en Grecia hace más de 2000 años… Luchar por tu idea, por tu proyecto, por tu ideal, sin importar el esfuerzo que ello implique o los sacrificios que tengas que hacer. Pero esto es DC y hay que acomodar este concepto entre capas y capas de señores que gustan de vestir con los calzoncillos por fuera y llevar mayas. Y en este universo super heroico si hay un hombre que representa este tipo de ideal ese es, sin lugar a dudas Lex Luthor. El más grande de los villanos, no solo de las historias de Superman, sino de todo DC y me atrevería a decir que su genialidad, y maldad, supera a la de cualquier otro universo literario conocido.

Lex Luthor es frio y calculador, siempre va un paso, quizás dos, por delante de los demás. Solo tiene una meta, derrotar a Superman. Es algo que se espera de un buen némesis, de hecho esa es la única razón de ser para estos arquetípicos personajes. Pero las razones de su odio visceral al hombre de acero van más allá de la dominación mundial, eso es algo demasiado fácil que pudiera alcanzar sin duda antes del almuerzo. Sus motivos son otros, más sencillos, más terrenales. Y eso es lo que trata de explicar Brian Azzarello en el guión de esta fantástica obra. Ponerse en la piel del que creemos un super villano y averiguar que quizás bajo el manto del peor enemigo de la humanidad, se encuentra un hombre atento, que se preocupa y cuida incluso del más humilde de sus empleados. Un hombre que cree que el respeto se ha de una persona se gana con sudor y lagrimas, y sangre, y que sobre todo y ante todo la supervivencia de la humanidad es lo primordial. Lex Luthor esa clase de hombre que antepone sus ideas a todo y a todos. Y quizás eso no sería malo, si no fuera porque es capaz de llevar ese concepto a su máxima y brutal expresión. El fin justifica los medios, por crueles que estos sean. No importa quién deje atrás, quien tenga que morir, todos somos daños colaterales de un plan cuyo único objetivo es salvar a la humanidad de la única persona que podría hacerla desaparecer: Superman. Esta es su idea y luchara por ella hasta su última consecuencia, aunque le cueste la vida.

Pero los que estáis pensando que a esta altura de la reseña no he hablado del elenco típico de DC no os preocupéis. Esto es un comic de superhéroes, así que aquí vas a ver de todo eso. Veras a Superman, a Batman, a malvados esbirros e incluso al supervillano, supervillana en esta ocasión, de turno. Pero todas esas referencias son solo meros accesorios, piezas prescindibles e intercambiables, figurantes que bailan al compas de la estrella principal de la obra, el único, brillante e inimitable Lex Luthor.

En el apartado artístico encontramos a un intratable Lee Bermejo. Su diseño ultra realista termina de dar vida al magnífico guion de Azzarello. Nunca veras a Lex de mejor representado que bajo el lápiz de Bermejo. Trazos firmes, encuadres perfectamente ejecutados que plasman perfectamente lo que el guión necesita expresar en cada momento. Además los momentos de acción están presentados de manera clara y en ningún momento embarullado pudiendo poner en contexto a cada personaje que hay tras cada golpe. No exagero cuando digo que cada viñeta podría ser extraída y puesta en un marco para exponerla en el mejor lugar de nuestro salón.

Ahora es cuando os digo que Luthor es un cómic imprescindible, pero creed que no lo digo para quedar bien con el editor, como siempre para España viene distribuido por ECC, sino que esta obra es imprescindible para entender la psicología de uno de los mayores, y mejores villanos del cómic de todos los tiempos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario