Todo lo bueno termina, es algo inexorable. Esta es la última reseña de la tanda de cómics que he podido reseñar en este mes, y el anterior, para el mejor blog del mundo. Y como toda buena trilogía lo bueno, lo gordo, las luces brillantes y las grandes explosiones siempre llegan en la última entrega. Porque si para arrancar este trío de reseñas os propuse la primera entrega de Los Gemelos Maravilla y hace apenas unas semanas os comente que tal eso de Naomi, hoy despido mi participación comiquera periódica con  Animal Man: El Zoo Humano.

Y quien es “Animal Man” os preguntaréis muchos de vosotros, tranquilos no os sonrojéis. Es normal no saber quién es este hombre embutido en unas apretadas mallas. Buddy Baker no es un superhéroe de primera fila, ni de segunda, ni siquiera de tercera, es más bien del final de la sala… a ver, un buen símil sería como ese tipo al que ves en una boda, a todo el mundo le suena de algo su cara, pero nadie  sabe si viene de parte del novio o de la novia. Y es que este súper ha pasado bastante desapercibido durante la mayor parte de su historia comiquera, y eso que el personaje creado por Dave Wood va a cumplir ya 55 añazos.

Pero si de algo puede presumir este personaje es de contar entre sus guionistas al genial Grant Morrison y esto vendría ser extrapolado la vida pseudoreal como si pudieras decir que en su día saliste con la Sharon Stone de Desafío Total. Ahora te podrá ir mejor o peor, pero en “su día” tu ropa interior se mezcló con las de la mujer más guapa del mundo y no siempre lo hacían en el cesto de la ropa sucia… y eso es mucho decir, no todos los héroes han contado con el talento de Grant en sus series y eso hay que llevarlo con mucho orgullo. Y es que Grant Morrison en 1988 tiene la feliz idea de rescatar a Animal Man del infierno de las apariciones ocasionales y usarlo en una serie propia, la primera que tuvo este superhéroe, para contar en ella un alegato en defensa del medio ambiente, o más bien, la defensa del mundo animal.

Pero Morrison no hace un reboot, como sería lo más común tanto ahora como en aquellos días, para poder contar desde cero la historia que tiene en la cabeza para la serie. Hace algo, a mi parecer, bastante más brillante. Plantea a un Animal Man, un hombre con la capacidad de absorber de manera temporal  las cualidades de los animales que encuentra en su entorno, que cansado de ser un segundón en el mundo superheroico decide echarse a un lado y disfrutar de la vida siendo un hombre, en apariencia, normal. Una persona común, con mujer, niños, una hipoteca y un trabajo que no le gusta pero que necesita para sufragar los gastos de su día a día. Aunque en su interior algo le dice que tiene que seguir intentándolo, que debe volver perseguir su sueño de ser un héroe de primer nivel y codearse con los grandes nombres del universo DC. Es una manera extraordinaria de hacer un reboot sin romper con nada del pasado del personaje pero planteando un nuevo comienzo, simplemente  brillante. Con este punto de partida veremos cómo Baker tiene que volver a aprender a controlar y dominar sus superpoderes, el esfuerzo que conlleva conciliar sus dos identidades, el estrés que ello produce tanto en él cómo, y sobre todo, en su familia y sus primeras aventuras de este aspirante a superhéroe. Como ves en “Animal Man: el zoo humano Libro 1” vas a encontrar los tips e historias típicas de todos los cómics de origen de superhéroes, pero pasado por el tamiz y buen hacer de Morrison, que no conforme con contar una historia de origen se las arregla para meter de manera bastante sutil su buena dosis de moralina y críticas, bastante poco disimuladas, hacia la sociedad del momento en lo que se respecta al trato de los animales poniendo el foco en este primer volumen en la experimentación y maltrato brutal que se hacía en la década de los 90 con animales.

A los lápices  encontramos el tándem compuesto por Chaz Truog y Tom Grummett. Pareja que acompañará a Morrison durante toda su etapa guionizando a este superhéroe tan peculiar. Chaz y Tom tienen mucho oficio, tú dales un guión que te harán un comic impecable donde todo está bien pero donde nada destaca. A nivel de gráfico no esperéis grandes alardes, ilustraciones correctas pero sin personalidad, ritmo constante pero sin sobresaltos, narrativa visual correcta pero lineal… Son unos currantes del medio, trabajan a destajo, lo hacen bien pero les queda en exceso sin personalidad como un adosado de las afueras, muy bonito pero igual al de al lado.

Animal Man: El Zoo Humano Libro 1 es una excelente historia de un héroe, aún a día de hoy, desconocido por el gran público. Grant Morrison se curra una historia fantástica digna de cualquier gran figura del universo DC y que ECC vuelve a editar en una majestuosa edición de tapa dura del que este es el primer volumen de tres y que traerá los 26 números que componen toda la etapa que el escocés le regaló a Buddy Baker alias Animal Man.


Reseña: Animal Man El Zoo Humano Libro 1 (Grant Morrison)


Todo lo bueno termina, es algo inexorable. Esta es la última reseña de la tanda de cómics que he podido reseñar en este mes, y el anterior, para el mejor blog del mundo. Y como toda buena trilogía lo bueno, lo gordo, las luces brillantes y las grandes explosiones siempre llegan en la última entrega. Porque si para arrancar este trío de reseñas os propuse la primera entrega de Los Gemelos Maravilla y hace apenas unas semanas os comente que tal eso de Naomi, hoy despido mi participación comiquera periódica con  Animal Man: El Zoo Humano.

Y quien es “Animal Man” os preguntaréis muchos de vosotros, tranquilos no os sonrojéis. Es normal no saber quién es este hombre embutido en unas apretadas mallas. Buddy Baker no es un superhéroe de primera fila, ni de segunda, ni siquiera de tercera, es más bien del final de la sala… a ver, un buen símil sería como ese tipo al que ves en una boda, a todo el mundo le suena de algo su cara, pero nadie  sabe si viene de parte del novio o de la novia. Y es que este súper ha pasado bastante desapercibido durante la mayor parte de su historia comiquera, y eso que el personaje creado por Dave Wood va a cumplir ya 55 añazos.

Pero si de algo puede presumir este personaje es de contar entre sus guionistas al genial Grant Morrison y esto vendría ser extrapolado la vida pseudoreal como si pudieras decir que en su día saliste con la Sharon Stone de Desafío Total. Ahora te podrá ir mejor o peor, pero en “su día” tu ropa interior se mezcló con las de la mujer más guapa del mundo y no siempre lo hacían en el cesto de la ropa sucia… y eso es mucho decir, no todos los héroes han contado con el talento de Grant en sus series y eso hay que llevarlo con mucho orgullo. Y es que Grant Morrison en 1988 tiene la feliz idea de rescatar a Animal Man del infierno de las apariciones ocasionales y usarlo en una serie propia, la primera que tuvo este superhéroe, para contar en ella un alegato en defensa del medio ambiente, o más bien, la defensa del mundo animal.

Pero Morrison no hace un reboot, como sería lo más común tanto ahora como en aquellos días, para poder contar desde cero la historia que tiene en la cabeza para la serie. Hace algo, a mi parecer, bastante más brillante. Plantea a un Animal Man, un hombre con la capacidad de absorber de manera temporal  las cualidades de los animales que encuentra en su entorno, que cansado de ser un segundón en el mundo superheroico decide echarse a un lado y disfrutar de la vida siendo un hombre, en apariencia, normal. Una persona común, con mujer, niños, una hipoteca y un trabajo que no le gusta pero que necesita para sufragar los gastos de su día a día. Aunque en su interior algo le dice que tiene que seguir intentándolo, que debe volver perseguir su sueño de ser un héroe de primer nivel y codearse con los grandes nombres del universo DC. Es una manera extraordinaria de hacer un reboot sin romper con nada del pasado del personaje pero planteando un nuevo comienzo, simplemente  brillante. Con este punto de partida veremos cómo Baker tiene que volver a aprender a controlar y dominar sus superpoderes, el esfuerzo que conlleva conciliar sus dos identidades, el estrés que ello produce tanto en él cómo, y sobre todo, en su familia y sus primeras aventuras de este aspirante a superhéroe. Como ves en “Animal Man: el zoo humano Libro 1” vas a encontrar los tips e historias típicas de todos los cómics de origen de superhéroes, pero pasado por el tamiz y buen hacer de Morrison, que no conforme con contar una historia de origen se las arregla para meter de manera bastante sutil su buena dosis de moralina y críticas, bastante poco disimuladas, hacia la sociedad del momento en lo que se respecta al trato de los animales poniendo el foco en este primer volumen en la experimentación y maltrato brutal que se hacía en la década de los 90 con animales.

A los lápices  encontramos el tándem compuesto por Chaz Truog y Tom Grummett. Pareja que acompañará a Morrison durante toda su etapa guionizando a este superhéroe tan peculiar. Chaz y Tom tienen mucho oficio, tú dales un guión que te harán un comic impecable donde todo está bien pero donde nada destaca. A nivel de gráfico no esperéis grandes alardes, ilustraciones correctas pero sin personalidad, ritmo constante pero sin sobresaltos, narrativa visual correcta pero lineal… Son unos currantes del medio, trabajan a destajo, lo hacen bien pero les queda en exceso sin personalidad como un adosado de las afueras, muy bonito pero igual al de al lado.

Animal Man: El Zoo Humano Libro 1 es una excelente historia de un héroe, aún a día de hoy, desconocido por el gran público. Grant Morrison se curra una historia fantástica digna de cualquier gran figura del universo DC y que ECC vuelve a editar en una majestuosa edición de tapa dura del que este es el primer volumen de tres y que traerá los 26 números que componen toda la etapa que el escocés le regaló a Buddy Baker alias Animal Man.


No hay comentarios:

Publicar un comentario