Hay cambios en la vida que marcan y dejan huella en el interior de nuestras personalidades. Más aun si estos cambios suceden en cierto momento de nuestras vidas, cuando la personalidad se está formando y se va forjando la persona que un día seremos. Cambiar de ciudad, adaptarse a un nuevo barrio, encajar en un nuevo instituto, comenzar un nuevo trabajo, hacer nuevas amistades…pueden suponer un estrés desmesurado para cualquier joven en plena orgía de hormonas. Pues coged eso y pasarlo por un filtro super heroico, esto es lo que más o menos Mark Russell nos viene a contar en Los Gemelos Maravilla.

Zan y Jayna son unos gemelos que han tenido que abandonar su planeta a la fuerza y que han sido acogidos por Superman en la tierra. Dejar atrás Exxor y adaptarse a la vida en la Tierra es solo una de las muchas pruebas que tendrán que afrontar, que no es pequeña, y a la que hay que sumar el llevar una doble vida ocultando sus superpoderes a la gente ”normal” y usarlos para salvar el mundo, y el día, a su manera. Esto es como os podéis imaginar una historia de superhéroes pero desde un punto de vista juvenil y desenfadado, quizás en exceso, dejad que me explique. Tanto las situaciones cotidianas en el instituto como los enfrentamientos con los villanos están blanqueadas y suavizadas en exceso y es bastante difícil tomar en serio no solo a la pareja protagonista si no al resto de elenco que desfilan por el cómic, y eso que se tira de fondo de armario y las primeras espadas de DC tienen sus líneas en esta historia, y nos cuesta mucho, por mucho que lo intentamos, engancharnos con la pareja protagonista y con las situaciones cotidianas a las que tienen que hacer frente. Al final la historia va siempre a medio gas y parece que nunca termina de arrancar. Es posible que el nombre de Russell, guionista que le dio una vuelta de tuerca al personaje de "El león Melquiades" en Exit Stage Left: The Snagglepuss Chronicles, le juegue una mala pasada pues quizás se esperaría más del cómic que debería abanderar la nueva línea de Wonder Comics, apadrinada por el propio Bendis.

A los lápices encontramos a un Stephen Byrne que tampoco ayuda demasiado a que esta historia nos la terminamos de tomar en serio. No estoy diciendo que el dibujo se malo, al contrario. Byrne hace un trabajo excelente con un dibujo claro y limpio en todo momento pero demasiado infantilizado. Este “problema” se ve acentuado con la paleta de color que el propio Byrne usa y que da a todo el cómic un aspecto en exceso infantil.

Pero todo esto son unas impresiones muy preliminares, ECC nos trae en este primer número las 3 primeras grapas USA y la cosa solo acaba de arrancar. Es muy probable que cuando reseñe el segundo volumen de estos Gemelos Maravilla tenga que comerme mis propias palabras porque hay muy buenos mimbres en estas páginas para que de aquí salga una gran historia.


Reseña: Los Gemelos Maravilla 01 de 03 (Mark Russell y Stephen Byrne)


Hay cambios en la vida que marcan y dejan huella en el interior de nuestras personalidades. Más aun si estos cambios suceden en cierto momento de nuestras vidas, cuando la personalidad se está formando y se va forjando la persona que un día seremos. Cambiar de ciudad, adaptarse a un nuevo barrio, encajar en un nuevo instituto, comenzar un nuevo trabajo, hacer nuevas amistades…pueden suponer un estrés desmesurado para cualquier joven en plena orgía de hormonas. Pues coged eso y pasarlo por un filtro super heroico, esto es lo que más o menos Mark Russell nos viene a contar en Los Gemelos Maravilla.

Zan y Jayna son unos gemelos que han tenido que abandonar su planeta a la fuerza y que han sido acogidos por Superman en la tierra. Dejar atrás Exxor y adaptarse a la vida en la Tierra es solo una de las muchas pruebas que tendrán que afrontar, que no es pequeña, y a la que hay que sumar el llevar una doble vida ocultando sus superpoderes a la gente ”normal” y usarlos para salvar el mundo, y el día, a su manera. Esto es como os podéis imaginar una historia de superhéroes pero desde un punto de vista juvenil y desenfadado, quizás en exceso, dejad que me explique. Tanto las situaciones cotidianas en el instituto como los enfrentamientos con los villanos están blanqueadas y suavizadas en exceso y es bastante difícil tomar en serio no solo a la pareja protagonista si no al resto de elenco que desfilan por el cómic, y eso que se tira de fondo de armario y las primeras espadas de DC tienen sus líneas en esta historia, y nos cuesta mucho, por mucho que lo intentamos, engancharnos con la pareja protagonista y con las situaciones cotidianas a las que tienen que hacer frente. Al final la historia va siempre a medio gas y parece que nunca termina de arrancar. Es posible que el nombre de Russell, guionista que le dio una vuelta de tuerca al personaje de "El león Melquiades" en Exit Stage Left: The Snagglepuss Chronicles, le juegue una mala pasada pues quizás se esperaría más del cómic que debería abanderar la nueva línea de Wonder Comics, apadrinada por el propio Bendis.

A los lápices encontramos a un Stephen Byrne que tampoco ayuda demasiado a que esta historia nos la terminamos de tomar en serio. No estoy diciendo que el dibujo se malo, al contrario. Byrne hace un trabajo excelente con un dibujo claro y limpio en todo momento pero demasiado infantilizado. Este “problema” se ve acentuado con la paleta de color que el propio Byrne usa y que da a todo el cómic un aspecto en exceso infantil.

Pero todo esto son unas impresiones muy preliminares, ECC nos trae en este primer número las 3 primeras grapas USA y la cosa solo acaba de arrancar. Es muy probable que cuando reseñe el segundo volumen de estos Gemelos Maravilla tenga que comerme mis propias palabras porque hay muy buenos mimbres en estas páginas para que de aquí salga una gran historia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario