En serio os digo que no sé qué hacéis leyendo esto. De verdad, ¿por qué estáis aquí pudiendo leer los dos primeros volúmenes de Babyteeth, disfrutando de esta obra tan divertida como frenética? ¿Aún aquí? Bueno, veo que no tenéis remedio. En cualquier caso, dejadme cantaros las alabanzas de este segundo volumen. Porque, señoras y señores, dejadme deciros que se trata de uno de los cómics que más estoy disfrutando y del que esperaba, como agua de mayo, este segundo recopilatario. Un segundo volumen que no hace más que confirmar las excelentes sensaciones que me dejó el primero y que expande y desarrolla la historia de una manera inesperada y sorprendente.

Para todos aquellos que no sepáis aún de qué va este cómic (y no hayáis leído mi primera reseña) os lo explico muy brevemente: Sadie es una joven de dieciséis años que se quedó embaraza y ha dado a luz un bebé, Clark, que resulta ser el Anticristo, aquel que ha de llegar para provocar el Apocalipsis y acabar con todos los pecadores. Si ello no fuera suficiente dolor de cabeza, existe una organización secreta, La Silueta, que trata de matar a Clark para evitar el fin del mundo. Sadie, su hermana, Heather, y su padre deberán tratar de evitar que La Silueta acabe con Clark: pero no estarán solos porque El Camino, una suerte de secta, les ayudará para salvar y proteger al Anticristo.

Esta es la premisa de una obra que derrocha sangre, humor, terror, ternura y giros, muchos giros argumentales que no os dejarán casi ni respirar. Donny Cates tiene un don (!) para crear una personajes que, con muy pocas viñetas, quedan trazados perfectamente: Sadie, Heather y su padre son un trío protagonista de los que no querrás despegarte ni un segundo gracias a su fuerte personalidad. Pero la magia de Cates no queda solo aquí: en este segundo volumen sigue desarrollando la trama y cerrando el primer arco, en el que vemos el papel de El Camino y hace que los protagonistas se reencuentren con cierto personaje que cierra interrogantes y abre otros.

El ritmo es desenfrenado, con litros y litros de sangre, con un sentido del humor que mezcla lo macabro y lo gore con lo tierno y lo familiar. Un tono que no permite que nos aburramos ni un solo segundo y que nos obliga a leer página tras página sin descanso. Creedme que antes de lo que pensáis estaréis esperando que llegue ya el tercer volumen.

El dibujo de Garry Brown hace posible que convivan el horror más extremo nacido del Infierno con la ternura propia de la infancia: algo extremadamente difícil pero que Brown sabe alcanzar con suma facilidad. Cierto es que cuando más frenética y sangrienta es la acción, mejor casa con el dibujo de Brown, aunque no es menos cierto que en los momentos más pausados también sabe crear una ambientación llena de tensión. A todo ello ayuda la excelente edición de Planeta Cómic, con tapas duras y a todo color, y con unos pequeños añadidos finales en el que vemos el proceso de creación: desde el guión hasta la plasmación final que podemos leer.

Creedme cuando os digo que Babyteeth es una de esas obras que desearíais no acaba de leer nunca: sus personajes, las situaciones, los giros argumentales, las nuevas líneas que se van abriendo... Todo hace que la lectura de sus números sean una auténtica maravilla al alcance de pocos creadores. Una obra ineludible para los amantes del terror y lo fantástico. Y si miento, que se abra ya el séptimo sello y se desate el Apocalipsis sobre la Tierra.


Reseña: Babyteeth nº 02 (Donny Cates y Garry Brown)


En serio os digo que no sé qué hacéis leyendo esto. De verdad, ¿por qué estáis aquí pudiendo leer los dos primeros volúmenes de Babyteeth, disfrutando de esta obra tan divertida como frenética? ¿Aún aquí? Bueno, veo que no tenéis remedio. En cualquier caso, dejadme cantaros las alabanzas de este segundo volumen. Porque, señoras y señores, dejadme deciros que se trata de uno de los cómics que más estoy disfrutando y del que esperaba, como agua de mayo, este segundo recopilatario. Un segundo volumen que no hace más que confirmar las excelentes sensaciones que me dejó el primero y que expande y desarrolla la historia de una manera inesperada y sorprendente.

Para todos aquellos que no sepáis aún de qué va este cómic (y no hayáis leído mi primera reseña) os lo explico muy brevemente: Sadie es una joven de dieciséis años que se quedó embaraza y ha dado a luz un bebé, Clark, que resulta ser el Anticristo, aquel que ha de llegar para provocar el Apocalipsis y acabar con todos los pecadores. Si ello no fuera suficiente dolor de cabeza, existe una organización secreta, La Silueta, que trata de matar a Clark para evitar el fin del mundo. Sadie, su hermana, Heather, y su padre deberán tratar de evitar que La Silueta acabe con Clark: pero no estarán solos porque El Camino, una suerte de secta, les ayudará para salvar y proteger al Anticristo.

Esta es la premisa de una obra que derrocha sangre, humor, terror, ternura y giros, muchos giros argumentales que no os dejarán casi ni respirar. Donny Cates tiene un don (!) para crear una personajes que, con muy pocas viñetas, quedan trazados perfectamente: Sadie, Heather y su padre son un trío protagonista de los que no querrás despegarte ni un segundo gracias a su fuerte personalidad. Pero la magia de Cates no queda solo aquí: en este segundo volumen sigue desarrollando la trama y cerrando el primer arco, en el que vemos el papel de El Camino y hace que los protagonistas se reencuentren con cierto personaje que cierra interrogantes y abre otros.

El ritmo es desenfrenado, con litros y litros de sangre, con un sentido del humor que mezcla lo macabro y lo gore con lo tierno y lo familiar. Un tono que no permite que nos aburramos ni un solo segundo y que nos obliga a leer página tras página sin descanso. Creedme que antes de lo que pensáis estaréis esperando que llegue ya el tercer volumen.

El dibujo de Garry Brown hace posible que convivan el horror más extremo nacido del Infierno con la ternura propia de la infancia: algo extremadamente difícil pero que Brown sabe alcanzar con suma facilidad. Cierto es que cuando más frenética y sangrienta es la acción, mejor casa con el dibujo de Brown, aunque no es menos cierto que en los momentos más pausados también sabe crear una ambientación llena de tensión. A todo ello ayuda la excelente edición de Planeta Cómic, con tapas duras y a todo color, y con unos pequeños añadidos finales en el que vemos el proceso de creación: desde el guión hasta la plasmación final que podemos leer.

Creedme cuando os digo que Babyteeth es una de esas obras que desearíais no acaba de leer nunca: sus personajes, las situaciones, los giros argumentales, las nuevas líneas que se van abriendo... Todo hace que la lectura de sus números sean una auténtica maravilla al alcance de pocos creadores. Una obra ineludible para los amantes del terror y lo fantástico. Y si miento, que se abra ya el séptimo sello y se desate el Apocalipsis sobre la Tierra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario