Aniquilar a toda la población de una ciudad para sobrevivir. Una idea bastante burra la que nos propone el trío de guionistas compuesto por Jeff King, también conocido por ser el guionista de “Ladrón de guante blanco” (yo he puesto la misma cara que tú), Scott Lobdell (X-men y Generación X), y Dan Jurgens (Boster Gold). Y sí, hay que reconocer que el concepto es un poco bestia pero realmente es algo bastante común en el día a día. La supervivencia del más fuerte es una idea que se ve a diario en todos los ámbitos de nuestra vida. En la educación los mejores estudiantes son los que pasan de curso en detrimento de sus compañeros menos dotados, en el deporte solo los más aptos son los que se llevan el primer premio y en el entorno laboral luchamos, literalmente, contra el resto de aspirantes para ganar un buen puesto de trabajo… Es algo que predomina no solo en el ámbito de ser humano sino que es inherente de la propia naturaleza.

Evidentemente en Convergencia se coge esa premisa y le eleva a la enésima potencia de la barbarie para crear el hilo argumental de este enorme evento de DC, a la altura, para algunos, de Crisis Infinitas o Flashpoint. El punto de partida de esta saga no puede ser más prometedor Braniac a recorrido todas las líneas temporales, de todos los universos posibles, recolectando ciudades que iban a ser destruidas milésimas de segundos después borrándolas, y a sus habitantes, de la continuidad. Pero las intenciones del supervillano no son benévolas. Ha creado un mundo donde albergar todas estas ciudades y bajo la supervisión del infame Talos, un secuaz con la fuerza de un planeta, para mantenerlas a salvo hasta que Braniac comience un cruel experimento. Todas las ciudades se enfrentarán unas a otras. La última ciudad que quede con vida ganará el mayor premio imaginable, un sitio en la realidad, una segunda oportunidad para existir.

Evidentemente estas ciudades no son Madrid, Barcelona o Murcia. Metropolis, Gotham, Central City, Coast City y todas las grandes urbes del universo DC son las que poblarán este laboratorio planetario. Y, también evidentemente, entre sus ciudadanos de a pie también se encontrarán todos los superhéroes que vigilan y protegen dichas ciudades. Por lo tanto estamos ante un cómic que es un gran crossover que va a reunir a todos los “supers” del universo DC, pero no solo los actuales, sino que también poblarán sus páginas todas las versiones temporales de estos mismos, incluidos algunos de ellos que en su día quedaron fuera de la continuidad de la editorial. Así que preparaos para ver a vuestros héroes preferidos pero además a todos los que alguna vez estuvieron dibujados en una viñeta: Thomas Wayne como Batman, Val-zod como Superman, Alan Scott como Green Latern, Jay Garric como Flash y muchos, muchos más. Aunque la acción se centra en los personajes de Tierra 2.

Como he dicho antes, todo parte con una idea bastante prometedora y durante los primeros números se desarrolla bastante bien pero pronto se convierte en una fiesta donde lo que, al parecer, más importa es el homenaje por el homenaje, sacar uno y otro personaje icónico enfrentarlos entre sí, luego entre la más vario pinta galería de villanos y cuando creíamos que no se podía hacer nada más presentar un último y poderoso villano para que todos se deban de unir para presentar épica batalla y llenar cuantas más splashpage mejor. No me entendáis mal, yo no me quejo de esto. El cómic cumple con su cometido, me maravilla las batallas épicas que encierra este enorme volumen de más de 300 páginas, me encanta ver como un Shazam desesperado le curte el lomo a varios Superman, un Thomas Wayne en el papel de un Batman pasado de vueltas o ver a todos mis flash favoritos en una sola página; da gusto ver como se puede conformar un personaje tan bien como lo hacen con Talos. Pero tras leerlo me deja un regusto raro en el paladar… una sensación de que esto podría haber sido algo más que un simple ejercicio de contentarnos a los fan y que su historia podría a ver sido algo… no se…más trascendente. Había mimbres para contar pero al final se quedó en una historia muy bonita pero vacía de contenido “real”.

En el dibujo Convergencia hace honor a su nombre ya que hasta 5 dibujantes dejan su impronta en este evento de DC. Esto se debe a que esta mini saga se alargo durante 8 números, más otros 8 de un segundo volumen. ¿Que hayan tantas manos metidas en la misma bolsa quiere decir que el dibujo esta descuidado? Respuesta corta: NO, para nada. Respuesta larga: NO, para nada…peeeero si es cierto que a cada número encontramos unas versiones distintas de cada héroe y aunque toda la obra sigue unos patrones claros y unas líneas maestras es cierto que se notan diferencias entre la narrativa visual de cada artista. No obstante, y aunque personalmente prefiero que la editorial encargue el peso de estos eventos a un solo dibujante, todos los personajes están reflejados con el cariño que se esperaría y durante todos los 8 números de Convergencia asistiremos a representaciones de numerosos momentos tan maravillosamente reflejados que dan para póster.

En definitiva, Convergencia es un arco argumental que da lo que promete, 300 páginas de continuo homenaje a todos, o casi todos, los héroes que durante estas décadas han dado horas y horas de aventuras a todos los fans de la editorial DC y encima para la ocasión, y como ya es habitual en ECC, el tomo llega con extras como portadas alternativas, bocetos y una serie de extras que hacen que la compra de este tomo sea una inversión más que recomendable.


Reseña: Convergencia (VVAA)


Aniquilar a toda la población de una ciudad para sobrevivir. Una idea bastante burra la que nos propone el trío de guionistas compuesto por Jeff King, también conocido por ser el guionista de “Ladrón de guante blanco” (yo he puesto la misma cara que tú), Scott Lobdell (X-men y Generación X), y Dan Jurgens (Boster Gold). Y sí, hay que reconocer que el concepto es un poco bestia pero realmente es algo bastante común en el día a día. La supervivencia del más fuerte es una idea que se ve a diario en todos los ámbitos de nuestra vida. En la educación los mejores estudiantes son los que pasan de curso en detrimento de sus compañeros menos dotados, en el deporte solo los más aptos son los que se llevan el primer premio y en el entorno laboral luchamos, literalmente, contra el resto de aspirantes para ganar un buen puesto de trabajo… Es algo que predomina no solo en el ámbito de ser humano sino que es inherente de la propia naturaleza.

Evidentemente en Convergencia se coge esa premisa y le eleva a la enésima potencia de la barbarie para crear el hilo argumental de este enorme evento de DC, a la altura, para algunos, de Crisis Infinitas o Flashpoint. El punto de partida de esta saga no puede ser más prometedor Braniac a recorrido todas las líneas temporales, de todos los universos posibles, recolectando ciudades que iban a ser destruidas milésimas de segundos después borrándolas, y a sus habitantes, de la continuidad. Pero las intenciones del supervillano no son benévolas. Ha creado un mundo donde albergar todas estas ciudades y bajo la supervisión del infame Talos, un secuaz con la fuerza de un planeta, para mantenerlas a salvo hasta que Braniac comience un cruel experimento. Todas las ciudades se enfrentarán unas a otras. La última ciudad que quede con vida ganará el mayor premio imaginable, un sitio en la realidad, una segunda oportunidad para existir.

Evidentemente estas ciudades no son Madrid, Barcelona o Murcia. Metropolis, Gotham, Central City, Coast City y todas las grandes urbes del universo DC son las que poblarán este laboratorio planetario. Y, también evidentemente, entre sus ciudadanos de a pie también se encontrarán todos los superhéroes que vigilan y protegen dichas ciudades. Por lo tanto estamos ante un cómic que es un gran crossover que va a reunir a todos los “supers” del universo DC, pero no solo los actuales, sino que también poblarán sus páginas todas las versiones temporales de estos mismos, incluidos algunos de ellos que en su día quedaron fuera de la continuidad de la editorial. Así que preparaos para ver a vuestros héroes preferidos pero además a todos los que alguna vez estuvieron dibujados en una viñeta: Thomas Wayne como Batman, Val-zod como Superman, Alan Scott como Green Latern, Jay Garric como Flash y muchos, muchos más. Aunque la acción se centra en los personajes de Tierra 2.

Como he dicho antes, todo parte con una idea bastante prometedora y durante los primeros números se desarrolla bastante bien pero pronto se convierte en una fiesta donde lo que, al parecer, más importa es el homenaje por el homenaje, sacar uno y otro personaje icónico enfrentarlos entre sí, luego entre la más vario pinta galería de villanos y cuando creíamos que no se podía hacer nada más presentar un último y poderoso villano para que todos se deban de unir para presentar épica batalla y llenar cuantas más splashpage mejor. No me entendáis mal, yo no me quejo de esto. El cómic cumple con su cometido, me maravilla las batallas épicas que encierra este enorme volumen de más de 300 páginas, me encanta ver como un Shazam desesperado le curte el lomo a varios Superman, un Thomas Wayne en el papel de un Batman pasado de vueltas o ver a todos mis flash favoritos en una sola página; da gusto ver como se puede conformar un personaje tan bien como lo hacen con Talos. Pero tras leerlo me deja un regusto raro en el paladar… una sensación de que esto podría haber sido algo más que un simple ejercicio de contentarnos a los fan y que su historia podría a ver sido algo… no se…más trascendente. Había mimbres para contar pero al final se quedó en una historia muy bonita pero vacía de contenido “real”.

En el dibujo Convergencia hace honor a su nombre ya que hasta 5 dibujantes dejan su impronta en este evento de DC. Esto se debe a que esta mini saga se alargo durante 8 números, más otros 8 de un segundo volumen. ¿Que hayan tantas manos metidas en la misma bolsa quiere decir que el dibujo esta descuidado? Respuesta corta: NO, para nada. Respuesta larga: NO, para nada…peeeero si es cierto que a cada número encontramos unas versiones distintas de cada héroe y aunque toda la obra sigue unos patrones claros y unas líneas maestras es cierto que se notan diferencias entre la narrativa visual de cada artista. No obstante, y aunque personalmente prefiero que la editorial encargue el peso de estos eventos a un solo dibujante, todos los personajes están reflejados con el cariño que se esperaría y durante todos los 8 números de Convergencia asistiremos a representaciones de numerosos momentos tan maravillosamente reflejados que dan para póster.

En definitiva, Convergencia es un arco argumental que da lo que promete, 300 páginas de continuo homenaje a todos, o casi todos, los héroes que durante estas décadas han dado horas y horas de aventuras a todos los fans de la editorial DC y encima para la ocasión, y como ya es habitual en ECC, el tomo llega con extras como portadas alternativas, bocetos y una serie de extras que hacen que la compra de este tomo sea una inversión más que recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario