"Si me quisierais, os suicidaríais todos hoy" Spider Jerusalen.

En 1997 pudimos disfrutar en el cine de La princesa MononokeEl quinto elemento, o Starship Troopers, en la radio sonaba el Ok Computer de Radiohead, The Prodigy sacaba The Fat of the Land, y Garth Ennis escribía Transmetropolitan.

Transmetropolitan nos habla de un futuro a lo mejor no tan lejano, en el que se han logrado grandes avances en los campos de ciencia y la tecnología, pero en contra de lo que podíamos pensar, la sociedad se ha ido al garete con cada vez más corrupción, pobreza, desigualdad social, y enfrentamientos religiosos. De este "precioso" panorama quiso huir nuestro protagonista, el periodista Spider Jerusalen, pero eso fue hace cinco años, en el mejor momento de su carrera decidió retirarse a la montaña, pero su tiempo se acaba y debe cumplir un contrato ineludible. La única forma de hacerlo será volviendo a esa sociedad que tanto detesta y sobre la que un día (des)escribió con éxito, con un estilo periodístico que incomoda a la altas esferas, descubriendo las más sórdidas tramas de empresas, medios, políticos, y líderes religiosos.

Como protagonista absoluto tenemos a Spider Jerusalen, un tipo que para nada es un héroe, tampoco un villano, más bien un antihéroe aunque tampoco, ya que estamos ante un ser despreciable, con todos los vicios posibles y todos los adjetivos negativos que se nos ocurran, pero también tiene un objetivo "noble", que es el de sacar a la luz toda la mierda que rodea al poder, y a través de sus palabras y pensamientos conoceremos esta realidad. A Spider le acompañan sus dos ayudantes, Channon Yarrow, una tipa dura que hará las veces de guardaespaldas, e Yelena Rossini, ambas periodistas, que ayudaran a nuestro protagonista en sus aventuras e investigaciones, a la vez que forjarán una amistad entre ellas. Por último contamos con ese Editor "en la sombra" que es Mitchell Royce, el jefe de Spider.

Al guión tenemos como ya sabéis, a Warren Ellis, que se sale en este cómic. Es cojonudo como entiende el futuro como un fenómeno social, y no como viajes espaciales y otras locuras, que también las hay, o se intuyen, si no que construye una sociedad satírica y decadente que se encarga de apalizar pero a su vez cuidar hasta el más mínimo detalle. Todo lo que vemos en las páginas de Transmetropolitan es hasta cierto punto creíble, o por lo menos coherente. Las distintas razas, vehículos, religiones, fuerzas políticas, bares, barrios, armas, hasta comida y productos cosméticos, absolutamente todo está medido y pensando para que funciona como una máquina perfectamente engrasada de la que Ellis es el principal ingeniero. A todo esto hay que sumarle múltiples guiños, a obras de literatura, autores, cine, televisión, algunas más evidentes, otras menos, pero ahí están. Esta obra supone uno de los trabajos de Ellis más reputados y y la mejor representación de lo que es Warren Ellis en el mundo del cómic.

Ahora que está tan de moda la serie de Amazon, The Boys, a los lápices tenemos precisamente al dibujante de ese cómic, que no es otro que Darick Robertson, con un trabajo espectacular en el que destacan personajes bien definidos y de trazo grueso, mezclados con lo que pensamos que es la fuerte del autor, fondos plagados de detalles, basura, carteles, aparatos, ropa animales, las edificaciones, es realmente espectacular y te quedas embobado disfrutando de las viñetas en las que más se explaya el autor. También hay que destacar el uso anárquico que hace de las viñetas, mezclando todo tipo de tamaños, disposiciones, y sin ningún patrón aparente.

En definitiva, un cómic tremendo, que podrá cargar a algunos por su exceso de insultos, escatología y lenguaje provocativo, pero que es un sin lugar a dudas un cómics histórico, con un personaje icónico, y un futuro cyberpunk de lo más decadente y atractivo. Una crítica a la sociedad actual que no te debes perder. Transmetropolitan es un cómic que busca provocar y reivindicar, es periodismo de calle, es sucio, asfixiante, es honesto, es original, igual que Spider Jerusalén.

ECC Ediciones nos trae esta nueva edición de Transmetropolitan, en un tomo (de cinco) recopilatorio que contiene los 12 primeros números de la serie, en formato cartoné con 336 páginas a todo color, prólogo de Garth Ennis, bocetos de páginas, ilustraciones, portadas de autores como Frank Quitely o Moebius, y otros extras, y que tenéis disponible para compra aquí.



Reseña: Transmetropolitan LIBRO 1 de 5 (Warren Ellis y Darick Robertson)



"Si me quisierais, os suicidaríais todos hoy" Spider Jerusalen.

En 1997 pudimos disfrutar en el cine de La princesa MononokeEl quinto elemento, o Starship Troopers, en la radio sonaba el Ok Computer de Radiohead, The Prodigy sacaba The Fat of the Land, y Garth Ennis escribía Transmetropolitan.

Transmetropolitan nos habla de un futuro a lo mejor no tan lejano, en el que se han logrado grandes avances en los campos de ciencia y la tecnología, pero en contra de lo que podíamos pensar, la sociedad se ha ido al garete con cada vez más corrupción, pobreza, desigualdad social, y enfrentamientos religiosos. De este "precioso" panorama quiso huir nuestro protagonista, el periodista Spider Jerusalen, pero eso fue hace cinco años, en el mejor momento de su carrera decidió retirarse a la montaña, pero su tiempo se acaba y debe cumplir un contrato ineludible. La única forma de hacerlo será volviendo a esa sociedad que tanto detesta y sobre la que un día (des)escribió con éxito, con un estilo periodístico que incomoda a la altas esferas, descubriendo las más sórdidas tramas de empresas, medios, políticos, y líderes religiosos.

Como protagonista absoluto tenemos a Spider Jerusalen, un tipo que para nada es un héroe, tampoco un villano, más bien un antihéroe aunque tampoco, ya que estamos ante un ser despreciable, con todos los vicios posibles y todos los adjetivos negativos que se nos ocurran, pero también tiene un objetivo "noble", que es el de sacar a la luz toda la mierda que rodea al poder, y a través de sus palabras y pensamientos conoceremos esta realidad. A Spider le acompañan sus dos ayudantes, Channon Yarrow, una tipa dura que hará las veces de guardaespaldas, e Yelena Rossini, ambas periodistas, que ayudaran a nuestro protagonista en sus aventuras e investigaciones, a la vez que forjarán una amistad entre ellas. Por último contamos con ese Editor "en la sombra" que es Mitchell Royce, el jefe de Spider.

Al guión tenemos como ya sabéis, a Warren Ellis, que se sale en este cómic. Es cojonudo como entiende el futuro como un fenómeno social, y no como viajes espaciales y otras locuras, que también las hay, o se intuyen, si no que construye una sociedad satírica y decadente que se encarga de apalizar pero a su vez cuidar hasta el más mínimo detalle. Todo lo que vemos en las páginas de Transmetropolitan es hasta cierto punto creíble, o por lo menos coherente. Las distintas razas, vehículos, religiones, fuerzas políticas, bares, barrios, armas, hasta comida y productos cosméticos, absolutamente todo está medido y pensando para que funciona como una máquina perfectamente engrasada de la que Ellis es el principal ingeniero. A todo esto hay que sumarle múltiples guiños, a obras de literatura, autores, cine, televisión, algunas más evidentes, otras menos, pero ahí están. Esta obra supone uno de los trabajos de Ellis más reputados y y la mejor representación de lo que es Warren Ellis en el mundo del cómic.

Ahora que está tan de moda la serie de Amazon, The Boys, a los lápices tenemos precisamente al dibujante de ese cómic, que no es otro que Darick Robertson, con un trabajo espectacular en el que destacan personajes bien definidos y de trazo grueso, mezclados con lo que pensamos que es la fuerte del autor, fondos plagados de detalles, basura, carteles, aparatos, ropa animales, las edificaciones, es realmente espectacular y te quedas embobado disfrutando de las viñetas en las que más se explaya el autor. También hay que destacar el uso anárquico que hace de las viñetas, mezclando todo tipo de tamaños, disposiciones, y sin ningún patrón aparente.

En definitiva, un cómic tremendo, que podrá cargar a algunos por su exceso de insultos, escatología y lenguaje provocativo, pero que es un sin lugar a dudas un cómics histórico, con un personaje icónico, y un futuro cyberpunk de lo más decadente y atractivo. Una crítica a la sociedad actual que no te debes perder. Transmetropolitan es un cómic que busca provocar y reivindicar, es periodismo de calle, es sucio, asfixiante, es honesto, es original, igual que Spider Jerusalén.

ECC Ediciones nos trae esta nueva edición de Transmetropolitan, en un tomo (de cinco) recopilatorio que contiene los 12 primeros números de la serie, en formato cartoné con 336 páginas a todo color, prólogo de Garth Ennis, bocetos de páginas, ilustraciones, portadas de autores como Frank Quitely o Moebius, y otros extras, y que tenéis disponible para compra aquí.



No hay comentarios:

Publicar un comentario