La saga de videojuegos Persona está viviendo un momento dulce sin duda. Tras el exitoso lanzamiento de Persona 5 que ha aupado sus cotas de popularidad en occidente y el próximo lanzamiento de Persona 5 Royale, una versión con mejoras del juego lanzado en 2017 y Persona 5 Scramble, un musou basado en esta última entrega, la compañía Atlus demuestra que la franquicia está más viva que nunca.

Puede que muchos (me incluyo) miremos hacia atrás maldiciéndonos por no haber podido o querido probar en su momento los títulos anteriores y es que desde Persona 3, Atlus ha introducido en la serie un alma propia con grafismos, bandas sonoras, historias y personajes memorables. Parece un momento idílico para que aterrice en nuestro país el manga que adaptó entre los años 2007 y 2017 el juego Persona 3 y que llega a España ahora de la mano de ECC Ediciones.

Con dibujo y dirección a cargo de Shuji Sogabe y adaptando el guión de Yuichiro Tanaka, este manga viene a demostrar que adaptar un videojuego tan complejo como Persona 3 no solo es posible, si no que además puede hacerse bien y de manera fiel. Para aquellos lectores que no sean ajenos a la saga de videojuegos y no se hayan acercado nunca a este spin off de la franquicia Shin Megami Tensei, puede que el comienzo sea algo duro ya que nos encontramos ante un prólogo donde se nos mostrará al protagonista y su compañero luchando contra las sombras en un momento futuro.

Pero rápidamente la historia dará comienzo de manera muy similar al videojuego, con el protagonista Minato Arisato (se le bautiza así en el manga) llegando al instituto para comenzar un nuevo curso con sus desconocidos compañeros. Usando con mucha frecuencia un humor gamberro cuando sucede toda la parte social, con personajes caricaturizados a modo de garabatos en los márgenes de las viñetas como si de un cuaderno estudiantil se tratara. Pero cuidado, Persona 3 no es el típico seinen ambientado en la escuela secundaria donde los protagonistas se enfrentan a una horrible amenaza, aquí las formas y el fondo adquieren un papel capital y la profundidad de los personajes encierra muchos matices para ser apreciados por el lector.

En este primer volumen Minato andará algo perdido y confundido tras haber firmado el contrato que le atará a los Persona tal y como le confirmará Igor, personaje clásico de la franquicia que no podía dejar de aparecer en su Velvet Room. Minato descubrirá pronto una aterradora realidad y es que cada día existe una media hora oculta donde las “sombras” campan a sus anchas buscando víctimas mientras las personas normales se convierten en ataúdes ajenas a este limbo temporal.

Para hacerles frente, un grupo de personas formado por algunos de los estudiantes del instituto Gekkoukan tendrán que recurrir a los Persona, invocaciones de poderosos seres que son cuasi manifestaciones de sus propias esencias. En este volumen veremos como Minato invoca al propio Orpheus para luchar contra una de las sombras más grandes a las que se han enfrentado los héroes, para ello tendrá que usar una pistola para dispararse a su propia cabeza con lo que a través de este suicidio simulado, echar mano de su poder.

El dibujo del manga es algo caótico. Se echa en falta una apuesta más fuerte en la representación de enemigos a pesar de contar con un gran diseño de personajes y Personas a cargo del propio Sogabe, pero las secuencias de acción son confusas y poco claras y se hace un uso algo excesivo de desenfoques. Por otro lado el uso del punteado para el sombreado y los volúmenes en pelo y ropa es destacable y aporta vistosidad al dibujo. Además, ya hemos dicho antes que los característicos grafismos del juego son santo y seña del mismo y esto ha querido replicarse con el uso de tablas, gráficos, cartelería y distintos elementos visuales que han tendido un puente de plata entre manga y videojuego.

Este primer volumen de los once totales que abarcan la obra es un buen punto de partida para descubrir mejor una de las entregas más queridas de la franquicia Persona y además veremos como desde ECC se ha respetado la nomenclatura en francés de los capítulos y piezas originales que se mostraban en el juego. El Chapitre Un con sus 162 páginas puede ser vuestro por un precio de 7,95€.


Reseña: Persona 3 NÚM. 01 de 11 (Shuji Sogabe)


La saga de videojuegos Persona está viviendo un momento dulce sin duda. Tras el exitoso lanzamiento de Persona 5 que ha aupado sus cotas de popularidad en occidente y el próximo lanzamiento de Persona 5 Royale, una versión con mejoras del juego lanzado en 2017 y Persona 5 Scramble, un musou basado en esta última entrega, la compañía Atlus demuestra que la franquicia está más viva que nunca.

Puede que muchos (me incluyo) miremos hacia atrás maldiciéndonos por no haber podido o querido probar en su momento los títulos anteriores y es que desde Persona 3, Atlus ha introducido en la serie un alma propia con grafismos, bandas sonoras, historias y personajes memorables. Parece un momento idílico para que aterrice en nuestro país el manga que adaptó entre los años 2007 y 2017 el juego Persona 3 y que llega a España ahora de la mano de ECC Ediciones.

Con dibujo y dirección a cargo de Shuji Sogabe y adaptando el guión de Yuichiro Tanaka, este manga viene a demostrar que adaptar un videojuego tan complejo como Persona 3 no solo es posible, si no que además puede hacerse bien y de manera fiel. Para aquellos lectores que no sean ajenos a la saga de videojuegos y no se hayan acercado nunca a este spin off de la franquicia Shin Megami Tensei, puede que el comienzo sea algo duro ya que nos encontramos ante un prólogo donde se nos mostrará al protagonista y su compañero luchando contra las sombras en un momento futuro.

Pero rápidamente la historia dará comienzo de manera muy similar al videojuego, con el protagonista Minato Arisato (se le bautiza así en el manga) llegando al instituto para comenzar un nuevo curso con sus desconocidos compañeros. Usando con mucha frecuencia un humor gamberro cuando sucede toda la parte social, con personajes caricaturizados a modo de garabatos en los márgenes de las viñetas como si de un cuaderno estudiantil se tratara. Pero cuidado, Persona 3 no es el típico seinen ambientado en la escuela secundaria donde los protagonistas se enfrentan a una horrible amenaza, aquí las formas y el fondo adquieren un papel capital y la profundidad de los personajes encierra muchos matices para ser apreciados por el lector.

En este primer volumen Minato andará algo perdido y confundido tras haber firmado el contrato que le atará a los Persona tal y como le confirmará Igor, personaje clásico de la franquicia que no podía dejar de aparecer en su Velvet Room. Minato descubrirá pronto una aterradora realidad y es que cada día existe una media hora oculta donde las “sombras” campan a sus anchas buscando víctimas mientras las personas normales se convierten en ataúdes ajenas a este limbo temporal.

Para hacerles frente, un grupo de personas formado por algunos de los estudiantes del instituto Gekkoukan tendrán que recurrir a los Persona, invocaciones de poderosos seres que son cuasi manifestaciones de sus propias esencias. En este volumen veremos como Minato invoca al propio Orpheus para luchar contra una de las sombras más grandes a las que se han enfrentado los héroes, para ello tendrá que usar una pistola para dispararse a su propia cabeza con lo que a través de este suicidio simulado, echar mano de su poder.

El dibujo del manga es algo caótico. Se echa en falta una apuesta más fuerte en la representación de enemigos a pesar de contar con un gran diseño de personajes y Personas a cargo del propio Sogabe, pero las secuencias de acción son confusas y poco claras y se hace un uso algo excesivo de desenfoques. Por otro lado el uso del punteado para el sombreado y los volúmenes en pelo y ropa es destacable y aporta vistosidad al dibujo. Además, ya hemos dicho antes que los característicos grafismos del juego son santo y seña del mismo y esto ha querido replicarse con el uso de tablas, gráficos, cartelería y distintos elementos visuales que han tendido un puente de plata entre manga y videojuego.

Este primer volumen de los once totales que abarcan la obra es un buen punto de partida para descubrir mejor una de las entregas más queridas de la franquicia Persona y además veremos como desde ECC se ha respetado la nomenclatura en francés de los capítulos y piezas originales que se mostraban en el juego. El Chapitre Un con sus 162 páginas puede ser vuestro por un precio de 7,95€.


No hay comentarios:

Publicar un comentario