Yo no conocía a Conan por los cómics, mucho menos por la obra original de Robert E. Howard, si no por (entiendo que al igual que muchos de los que estáis leyendo esto), la maravillosa película dirigida por John Milius e interpretada por un joven Arnold Schwarzenegger, que pese a no ser su primera película, supuso el lanzamiento total como estrella de Hollywood. Cómo olvidar esa historia de venganza, los bárbaros, esos reinas y civilizaciones antiguas que recordaban a otras que conocemos como la egipcia, o el imperio mongol, la sangre, las mujeres, la brujería, los monstruos... Sin duda estaba ante uno de los universos más atractivos jamás creados, y quería saber más, pero no sé por qué, por aquél entonces los cómics que había de Conan no eran santo de mi devoción. Creo que todos hemos pasado por varias etapas como lector, y una de ellas es la de "Pero esto es muy viejo, ¿no?". Bueno, por suerte esta enfermedad tiene cura, y años más tarde me haría con el primer tomo de 'Conan el Bárbaro', de Roy Thomas y Barry Windsor-Smith, y quedé fascinado, pese a que el dibujo era "antiguo" y carecía de color.

Pues bien, dejando de lado las historias de abuelo cebolleta, la Editorial Planeta Cómic nos brinda en forma de tomos recopilatorios este Conan La Leyenda, la mítica serie de Dark Horse que dieron a luz el ganador del Eisner, Kurt Busiek (Marvels, Astro City), y Cary Nord (pese a que luego llegarían Timothy Truman y otros dibujantes como Greg Ruth), y este primer volumen se encarga de recopilar los siguientes número los tomos originales 0, 1 y 2 de Conan: La leyenda (Conan #1-15, 23, 32, 45-46 del 2005-2008).

Habían pasado casi ocho años desde que Marvel publicara la última serie de Conan, y fue Dark Horse la encargada de volver a darle vida de la mano de Kurt Busiek, que dotó al personaje de una frescura inimaginable en ese momento, y un nuevo punto de vista y de partida. Y lo de "nuevo" podríamos entrecomillarlo, ya que se trata de una versión basada en los relatos originales de Robert E. Howard, el padre del género de Espada y Brujería. En este sentido hay que decir que esta etapa de Conan adapta 'La Hija del Gigante Helado', 'El Dios del Cuenco', que será el primer encuentro de Conan con el hechicero Thoth-Amón, y que será el eje central del tomo, o 'La Torre del Elefante', una de las mejores historias del bárbaro, que revelan a Conan que hay vida más allá de nuestra comprensión y nuestro mundo.

El propio Busiek cuenta en el prólogo cómo Conan no le llamaba la atención en su día (como a mí), pero acabó por convertirse en uno de sus personajes favoritos. Y creo que él intenta evitar esta sensación, con una forma de relatar la historia en la que ya nos dejan ver que Conan es algo más que un hombre, una leyenda, casi un Dios que vemos reflejado en esa estatua derribada que encontramos en las primeras páginas del cómic, y que nos invita a querer saber más y más de él. La idea de una nueva civilización que llega a las antiguas tierras salvajes, ahora en ruinas, y a través de escritos que comienzan a relatar los orígenes de Conan, me parece sublime, así como la evolución del personaje, a fuego lento, sin saltos temporales demasiado bruscos. El cómic se toma su tiempo para mostrarnos al cimmerio de bebe, niño, adolescente, un joven guerrero, y un adulto curtido en mil batallas y camas de preciosas mujeres. Aquí no hay sólo batallas y duelos, que también, si no que tendremos escenas emotivas, personajes molones como Connatch, el abuelo de Conan, y todo ello ejecutado por el dibujo de Cary Nord (intercalando trabajo con Greg Ruth para las partes de Conan joven), que claramente imita el estilo de Frank Frazetta, que podríamos decir que es EL DIBUJANTE en mayúsculas de bárbaros, y con muy buen resultado he de decir. Desde luego, estamos ante un cómic muy regular en todos sus aspectos, en el que no encontramos altibajos, y todo su conjunto roza una calidad altísima.

En definitiva, un pedazo de cómic que ha supuesto mi reencuentro con el personaje tras muchos años sin saber de él, y que ahora la Editorial Planeta Cómic nos trae este imponente tomo de 504 páginas a todo color, en tapa dura, que cuenta además con unos precioso bocetos de Greg Ruth con notas del dibujante, y que puedes adquirir aquí por 30€.

Reseña: Conan La leyenda INTEGRAL nº 01/04 (Kurt Busiek)


Yo no conocía a Conan por los cómics, mucho menos por la obra original de Robert E. Howard, si no por (entiendo que al igual que muchos de los que estáis leyendo esto), la maravillosa película dirigida por John Milius e interpretada por un joven Arnold Schwarzenegger, que pese a no ser su primera película, supuso el lanzamiento total como estrella de Hollywood. Cómo olvidar esa historia de venganza, los bárbaros, esos reinas y civilizaciones antiguas que recordaban a otras que conocemos como la egipcia, o el imperio mongol, la sangre, las mujeres, la brujería, los monstruos... Sin duda estaba ante uno de los universos más atractivos jamás creados, y quería saber más, pero no sé por qué, por aquél entonces los cómics que había de Conan no eran santo de mi devoción. Creo que todos hemos pasado por varias etapas como lector, y una de ellas es la de "Pero esto es muy viejo, ¿no?". Bueno, por suerte esta enfermedad tiene cura, y años más tarde me haría con el primer tomo de 'Conan el Bárbaro', de Roy Thomas y Barry Windsor-Smith, y quedé fascinado, pese a que el dibujo era "antiguo" y carecía de color.

Pues bien, dejando de lado las historias de abuelo cebolleta, la Editorial Planeta Cómic nos brinda en forma de tomos recopilatorios este Conan La Leyenda, la mítica serie de Dark Horse que dieron a luz el ganador del Eisner, Kurt Busiek (Marvels, Astro City), y Cary Nord (pese a que luego llegarían Timothy Truman y otros dibujantes como Greg Ruth), y este primer volumen se encarga de recopilar los siguientes número los tomos originales 0, 1 y 2 de Conan: La leyenda (Conan #1-15, 23, 32, 45-46 del 2005-2008).

Habían pasado casi ocho años desde que Marvel publicara la última serie de Conan, y fue Dark Horse la encargada de volver a darle vida de la mano de Kurt Busiek, que dotó al personaje de una frescura inimaginable en ese momento, y un nuevo punto de vista y de partida. Y lo de "nuevo" podríamos entrecomillarlo, ya que se trata de una versión basada en los relatos originales de Robert E. Howard, el padre del género de Espada y Brujería. En este sentido hay que decir que esta etapa de Conan adapta 'La Hija del Gigante Helado', 'El Dios del Cuenco', que será el primer encuentro de Conan con el hechicero Thoth-Amón, y que será el eje central del tomo, o 'La Torre del Elefante', una de las mejores historias del bárbaro, que revelan a Conan que hay vida más allá de nuestra comprensión y nuestro mundo.

El propio Busiek cuenta en el prólogo cómo Conan no le llamaba la atención en su día (como a mí), pero acabó por convertirse en uno de sus personajes favoritos. Y creo que él intenta evitar esta sensación, con una forma de relatar la historia en la que ya nos dejan ver que Conan es algo más que un hombre, una leyenda, casi un Dios que vemos reflejado en esa estatua derribada que encontramos en las primeras páginas del cómic, y que nos invita a querer saber más y más de él. La idea de una nueva civilización que llega a las antiguas tierras salvajes, ahora en ruinas, y a través de escritos que comienzan a relatar los orígenes de Conan, me parece sublime, así como la evolución del personaje, a fuego lento, sin saltos temporales demasiado bruscos. El cómic se toma su tiempo para mostrarnos al cimmerio de bebe, niño, adolescente, un joven guerrero, y un adulto curtido en mil batallas y camas de preciosas mujeres. Aquí no hay sólo batallas y duelos, que también, si no que tendremos escenas emotivas, personajes molones como Connatch, el abuelo de Conan, y todo ello ejecutado por el dibujo de Cary Nord (intercalando trabajo con Greg Ruth para las partes de Conan joven), que claramente imita el estilo de Frank Frazetta, que podríamos decir que es EL DIBUJANTE en mayúsculas de bárbaros, y con muy buen resultado he de decir. Desde luego, estamos ante un cómic muy regular en todos sus aspectos, en el que no encontramos altibajos, y todo su conjunto roza una calidad altísima.

En definitiva, un pedazo de cómic que ha supuesto mi reencuentro con el personaje tras muchos años sin saber de él, y que ahora la Editorial Planeta Cómic nos trae este imponente tomo de 504 páginas a todo color, en tapa dura, que cuenta además con unos precioso bocetos de Greg Ruth con notas del dibujante, y que puedes adquirir aquí por 30€.

No hay comentarios:

Publicar un comentario