American Monster, un nombre muy apropiado para esta historia que no hace alusión precisamente al terrorífico aspecto del protagonista (que también), si no a otro tipo de monstruos, asesinos, pederastas, traficantes, mafiosos, ultraderechistas religiosos, y demás calaña de la América más profunda, paleta y violenta, al más puro estilo Azzarello, aunque a mí me ha recordado bastante a los Paletos Cabrones de Jason Aaron...

Este cómic nos narra la historia de Theodore Montclare, un antiguo militar que fue desfigurado por el fuego en la guerra, y que años después llega al pueblo rural donde transcurre todo para resolver una incógnita sobre su pasado, que determinará su futuro. Un tío de dos metros, musculoso, con cara de pocos amigos, y piel de color rojo, recurso más que interesante del dibujante para representar sus quemaduras. Asesinatos, mentiras, reencuentros, ajuste de cuentas, todo eso y mucho más nos espera en esta historia de (parece) venganza. A parte de este arco principal, Azzarello divide la historia en diferentes tramas, la del protagonista, los adolescentes del pueblo que nos regalan algunas escenas muy buenas, y un viejo conocido con el que comparte tatuajes y pasado (veremos si futuro), otro ex militar que se gana la vida traficando con armas junto a su banda de moteros, y que tiene los mismos problemas que cualquier otra organización criminal, como por ejemplo lucha de territorios con el otro grupo armado del cómic, unos fanáticos religiosos a las órdenes de un reverendo que busca una nueva guerra santa. Pese a que son historias paralelas, obviamente se irán cruzando hasta llegar al mismo punto en común, que es Theodore Montclare.

A pesar de todo esto que acabo de comentar, el cómic no está exento de escenas de cotidianidad en el bar del pueblo, la cafetería, gasolinera, y nos presenta a varios secundarios muy carismáticos pese a contar con pocas lineas de diálogo, e incluso escenas divertidas.

El guionista como ya hemos dicho, no es otro que Brian Azzarello, uno de los nombres propios más reconocibles de los últimos años, que despuntó con su imprescindible 100 balas, y que la mayor parte de su carrera ha estado vinculado a DC, destacando su última etapa en Wonder Woman, y su trabajo en Batman: El Caballero Oscuro III junto a Frank Miller. Pese a que tiene sus detractores (digo yo), me parece uno de los guionistas más sólidos del panorama actual. Y con respecto a American Monster, no es que sea su mejor trabajo, pero si un buen trabajo.

A los dibujos tenemos Juan Doe, un artista muy peculiar, ya que además de llevar a cabo toda la parte gráfica del cómic (lápiz, tinta y color), tiene un estilo súper particular y reconocible, lo cual considero una característica fundamental en un dibujante. Y es que además narra de una forma excelente y lleva igual de bien una escena de acción, como una cotidiano o de sexo. Sin duda el dibujo de Doe es lo mejor del cómic.

La Editorial Planeta Cómic nos trae este tomo recopilatorio de la editorial Aftershock, en tapa dura, con 128 páginas a todo color, que incluye las portadas originales de los cinco números americanos que contiene, así como una breve biografía de los autores. Actualmente está a un precio de 14,95€ y puedes adquirirlo aquí.

Reseña: American Monster Vol.1 (Brian Azzarello)


American Monster, un nombre muy apropiado para esta historia que no hace alusión precisamente al terrorífico aspecto del protagonista (que también), si no a otro tipo de monstruos, asesinos, pederastas, traficantes, mafiosos, ultraderechistas religiosos, y demás calaña de la América más profunda, paleta y violenta, al más puro estilo Azzarello, aunque a mí me ha recordado bastante a los Paletos Cabrones de Jason Aaron...

Este cómic nos narra la historia de Theodore Montclare, un antiguo militar que fue desfigurado por el fuego en la guerra, y que años después llega al pueblo rural donde transcurre todo para resolver una incógnita sobre su pasado, que determinará su futuro. Un tío de dos metros, musculoso, con cara de pocos amigos, y piel de color rojo, recurso más que interesante del dibujante para representar sus quemaduras. Asesinatos, mentiras, reencuentros, ajuste de cuentas, todo eso y mucho más nos espera en esta historia de (parece) venganza. A parte de este arco principal, Azzarello divide la historia en diferentes tramas, la del protagonista, los adolescentes del pueblo que nos regalan algunas escenas muy buenas, y un viejo conocido con el que comparte tatuajes y pasado (veremos si futuro), otro ex militar que se gana la vida traficando con armas junto a su banda de moteros, y que tiene los mismos problemas que cualquier otra organización criminal, como por ejemplo lucha de territorios con el otro grupo armado del cómic, unos fanáticos religiosos a las órdenes de un reverendo que busca una nueva guerra santa. Pese a que son historias paralelas, obviamente se irán cruzando hasta llegar al mismo punto en común, que es Theodore Montclare.

A pesar de todo esto que acabo de comentar, el cómic no está exento de escenas de cotidianidad en el bar del pueblo, la cafetería, gasolinera, y nos presenta a varios secundarios muy carismáticos pese a contar con pocas lineas de diálogo, e incluso escenas divertidas.

El guionista como ya hemos dicho, no es otro que Brian Azzarello, uno de los nombres propios más reconocibles de los últimos años, que despuntó con su imprescindible 100 balas, y que la mayor parte de su carrera ha estado vinculado a DC, destacando su última etapa en Wonder Woman, y su trabajo en Batman: El Caballero Oscuro III junto a Frank Miller. Pese a que tiene sus detractores (digo yo), me parece uno de los guionistas más sólidos del panorama actual. Y con respecto a American Monster, no es que sea su mejor trabajo, pero si un buen trabajo.

A los dibujos tenemos Juan Doe, un artista muy peculiar, ya que además de llevar a cabo toda la parte gráfica del cómic (lápiz, tinta y color), tiene un estilo súper particular y reconocible, lo cual considero una característica fundamental en un dibujante. Y es que además narra de una forma excelente y lleva igual de bien una escena de acción, como una cotidiano o de sexo. Sin duda el dibujo de Doe es lo mejor del cómic.

La Editorial Planeta Cómic nos trae este tomo recopilatorio de la editorial Aftershock, en tapa dura, con 128 páginas a todo color, que incluye las portadas originales de los cinco números americanos que contiene, así como una breve biografía de los autores. Actualmente está a un precio de 14,95€ y puedes adquirirlo aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario