Hace relativamente poco en este mismo Blog, y escrito por este mismo ser que suscribe estas palabras, hablamos de uno de mis personajes favoritos de DC. Mira tú por donde el destino ha querido que vuelva a verme las caras con Shazam en esta nueva aventura guionizada y dibujada por el señor Jeff Smith.

Vaya por delante que no he leído absolutamente nada del señor Smith. De hecho tengo que declarar que hasta el día de hoy, y porque he ojeado algo por "San Google", no tenía ni pajolera idea de quién era o que hacía con su tiempo libre este caballero. Y de admitir, con cierta vergüenza, que me he llevado una gran sorpresa ya que este hombre tiene tal cantidad de premios Eisner como para llenar toda la sección de estanterías del Ikea de mi provincia gracias, entre otras, a su obra magna Bone y que desde aquí, y con vosotros de testigos, me comprometo a leérmelos….o por lo menos darle una oportunidad.

En esta “La Monstruosa Sociedad del Mal” el de Pensilvania nos cuenta de nuevo los orígenes de Shazam. Pero se aleja de esta visión contemporánea de la que estamos disfrutando, o no depende de a quien le preguntes, en estos momentos. Smith se aleja del Billy Batson adolescente que impuso el genial Geoff Johns para traernos al protagonista con el que arranco nuestro héroe en Wiz Comics. Billy vuelve a ser ese huérfano de 10 años que sobrevive, a duras penas, a la dura ciudad gracias a la mendicidad y a la ayuda de unos pocos amigos como Tawky. Este regreso a la infancia propicia que Smith imprima en el guión la visión cándida e ingenua de un niño ante un mundo que es, a todas luces, injusto y peligroso. Una muestra de ello es la visión que el autor nos muestra del antagonista por antonomasia de Shazam. Silvana es ahora un pequeño ser, literalmente, lleno de maldad que ansía ante todo el control y el poder. Además ahora ocupa un cargo electo con lo cual las diferencias entre lo representan ambos personajes no pueden estar más en las antípodas: Billy el niño pobre y desvalido contra Silvana el rico y poderoso, representando así la brutal diferencia de clases que realmente existe hoy en día en nuestra sociedad.

A la hora del dibujo nos encontramos a los trazos típicos de Jeff Smith. Su dibujo limpio y sencillo, quizás demasiado cerca de la caricatura para mi gusto, que transmite toda la magia y fantasía que deben de tener todas las historias de Shazam. Es verdad que tampoco hace uso de artes visuales elaboradas o de encuadres cinematográficos que nos dejen con la boca abierta, de hecho lo más espectacular que podemos ver gráficamente hablando será la primera transformación de Shazam pero eso no importa ya que este cómic no va de eso, va de sumergirse en el rio de fantasía e imaginación que te haga disfrutar de las historias de Shazam y ese es un objetivo que Smith consigue de sobra.

Y llegados al final de la reseña como podéis ver no he hablado del argumento del cómic No es que me haya olvidado, es porque se trata del punto más flojo del cómic No porque sea una mala historia, que no lo es, si no más bien porque vuelve a ser otra presentación del superhéroe, de su mundo y de su villano y que sigue a pies juntillas los cánones de este tipo de historias. Si destacaré la relación entre Billy y su hermana y con la del propio “Shazam” que aportan un punto simpático a la historia. Otra cosa que no ayuda a este argumento es que se trate de una obra sin continuidad como si se enmarcara dentro de la serie “Elseworld” y nos deja con esa sensación agridulce del “y ahora qué”. Gran cómic para los amantes de Shazam, que en España nos contamos con los dedos de una mano, y que es una genial puerta de entrada para grandes y pequeños a su mágico mundo.

Reseña: ¡Shazam! La Monstruosa sociedad del Mal (Jeff Smith)


Hace relativamente poco en este mismo Blog, y escrito por este mismo ser que suscribe estas palabras, hablamos de uno de mis personajes favoritos de DC. Mira tú por donde el destino ha querido que vuelva a verme las caras con Shazam en esta nueva aventura guionizada y dibujada por el señor Jeff Smith.

Vaya por delante que no he leído absolutamente nada del señor Smith. De hecho tengo que declarar que hasta el día de hoy, y porque he ojeado algo por "San Google", no tenía ni pajolera idea de quién era o que hacía con su tiempo libre este caballero. Y de admitir, con cierta vergüenza, que me he llevado una gran sorpresa ya que este hombre tiene tal cantidad de premios Eisner como para llenar toda la sección de estanterías del Ikea de mi provincia gracias, entre otras, a su obra magna Bone y que desde aquí, y con vosotros de testigos, me comprometo a leérmelos….o por lo menos darle una oportunidad.

En esta “La Monstruosa Sociedad del Mal” el de Pensilvania nos cuenta de nuevo los orígenes de Shazam. Pero se aleja de esta visión contemporánea de la que estamos disfrutando, o no depende de a quien le preguntes, en estos momentos. Smith se aleja del Billy Batson adolescente que impuso el genial Geoff Johns para traernos al protagonista con el que arranco nuestro héroe en Wiz Comics. Billy vuelve a ser ese huérfano de 10 años que sobrevive, a duras penas, a la dura ciudad gracias a la mendicidad y a la ayuda de unos pocos amigos como Tawky. Este regreso a la infancia propicia que Smith imprima en el guión la visión cándida e ingenua de un niño ante un mundo que es, a todas luces, injusto y peligroso. Una muestra de ello es la visión que el autor nos muestra del antagonista por antonomasia de Shazam. Silvana es ahora un pequeño ser, literalmente, lleno de maldad que ansía ante todo el control y el poder. Además ahora ocupa un cargo electo con lo cual las diferencias entre lo representan ambos personajes no pueden estar más en las antípodas: Billy el niño pobre y desvalido contra Silvana el rico y poderoso, representando así la brutal diferencia de clases que realmente existe hoy en día en nuestra sociedad.

A la hora del dibujo nos encontramos a los trazos típicos de Jeff Smith. Su dibujo limpio y sencillo, quizás demasiado cerca de la caricatura para mi gusto, que transmite toda la magia y fantasía que deben de tener todas las historias de Shazam. Es verdad que tampoco hace uso de artes visuales elaboradas o de encuadres cinematográficos que nos dejen con la boca abierta, de hecho lo más espectacular que podemos ver gráficamente hablando será la primera transformación de Shazam pero eso no importa ya que este cómic no va de eso, va de sumergirse en el rio de fantasía e imaginación que te haga disfrutar de las historias de Shazam y ese es un objetivo que Smith consigue de sobra.

Y llegados al final de la reseña como podéis ver no he hablado del argumento del cómic No es que me haya olvidado, es porque se trata del punto más flojo del cómic No porque sea una mala historia, que no lo es, si no más bien porque vuelve a ser otra presentación del superhéroe, de su mundo y de su villano y que sigue a pies juntillas los cánones de este tipo de historias. Si destacaré la relación entre Billy y su hermana y con la del propio “Shazam” que aportan un punto simpático a la historia. Otra cosa que no ayuda a este argumento es que se trate de una obra sin continuidad como si se enmarcara dentro de la serie “Elseworld” y nos deja con esa sensación agridulce del “y ahora qué”. Gran cómic para los amantes de Shazam, que en España nos contamos con los dedos de una mano, y que es una genial puerta de entrada para grandes y pequeños a su mágico mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario