Hay cierta tendencia a menospreciar los libros compuestos por cuentos, a las narraciones cortas, a los autores que sólo realizan relatos breves. Quizás sea porque se asocia la calidad con la cantidad o porque cuando entramos en una historia nos gusta que dure, que los personajes nos acompañen largo tiempo. Sea como fuere, a mí siempre me ha parecido que era tremendamente complejo crear un relato breve con unos pilares sólidos para calar en los lectores, para provocarnos esa necesidad de seguir desarrollando en nuestra cabeza el mundo que nos han dejado vislumbrar: la imaginación en poder del lector.

Todo esto me sirve para hablaros de Holliday Junction, la obra editada por ECC que recopila diferentes narraciones cortas de Keigo Shinzô publicadas entre 2014 y 2016. Y si algo queda claro de esta interesante recopilación es que Shinzô es un autor que sabe jugar muy bien con los tiempos muertos, esos momentos en los que el tedio inunda a sus personajes, para hacer evidente que incluso en esos momentos en los que parece no ocurrir nada, incluso ahí puede acontecer lo improbable: un destello que ilumine a los hastiados protagonistas o que los fulmine sin miramientos. De vacaciones, El hermano y su hermanita, El señor Matsuda en el estanque y ¡Ánimo, Yôichi! son buena muestra de lo que digo: dos amigos de la infancia que se reencuentran, el día a día de dos hermanos, las horas muertas de un anciano que va a pescar a un estanque y la carrera de un joven aspirante al podio de una competición de triatlón son el marco para hacer aflorar la belleza de la cotidianidad, darle una pátina de brillo al mate del día a día. Y lo consigue con sorprendente facilidad: una maravilla del costumbrismo.

Pero esta recopilación no se queda aquí, sino que incorpora otro tres relatos que difieran, en mayor o menor grado, de lo mostrado anteriormente. El que más se aleja del tono de los relatos comentados es, sin duda, el más divertido y desenfadado de todos ellos: Godzilla Couple se publicó en un especial sobre el monstruo más icónico de Japón y es un divertimento en el que una pareja trata de mantener relaciones sexuales mientras Godzilla asola la ciudad. Divertida y con ciertos toques eróticos se trata de una curiosidad que esbozará una sonrisa en sus lectores. En otro de los relatos recopilados, Shinzô se asoma a un tema controvertido: una posible relación en un veinteañero y una estudiante de quinto de primaria. Un tema muy peliagudo que, me temo, no está al nivel del resto.

Finalmente, llegamos a la que es, para mí, la joya de la corona de esta recopilación: Un año en la vida de Bun-chan, un gato doméstico. Con claras resonancias al clásico de Natsuem Sôseki, Soy un gato, Shinzô hilvana una narración casi sin palabras desde el punto vista de un gato. Con una delicadeza impresionante narra el devenir del felino protagonista a lo largo de un año: una pieza exquisita, preciosa y que no precisa de diálogo alguno para crear momentos de gran belleza y tristeza. Una auténtica maravilla.

Por todo ello, Holliday Junction es un recopilatorio de narraciones breves que no os deberías perder. Sobre todo si, como a mí, os enamora el costumbrismo bien ejecutado, los retratos de tiempos muertos en los que los protagonistas parecen no estar haciendo nada, pero en los que, si rascamos un poco bajo esa superficie, encontramos todo un mundo de emociones escondidas.

Reseña: Holliday Junction (Keigo Shinzô)


Hay cierta tendencia a menospreciar los libros compuestos por cuentos, a las narraciones cortas, a los autores que sólo realizan relatos breves. Quizás sea porque se asocia la calidad con la cantidad o porque cuando entramos en una historia nos gusta que dure, que los personajes nos acompañen largo tiempo. Sea como fuere, a mí siempre me ha parecido que era tremendamente complejo crear un relato breve con unos pilares sólidos para calar en los lectores, para provocarnos esa necesidad de seguir desarrollando en nuestra cabeza el mundo que nos han dejado vislumbrar: la imaginación en poder del lector.

Todo esto me sirve para hablaros de Holliday Junction, la obra editada por ECC que recopila diferentes narraciones cortas de Keigo Shinzô publicadas entre 2014 y 2016. Y si algo queda claro de esta interesante recopilación es que Shinzô es un autor que sabe jugar muy bien con los tiempos muertos, esos momentos en los que el tedio inunda a sus personajes, para hacer evidente que incluso en esos momentos en los que parece no ocurrir nada, incluso ahí puede acontecer lo improbable: un destello que ilumine a los hastiados protagonistas o que los fulmine sin miramientos. De vacaciones, El hermano y su hermanita, El señor Matsuda en el estanque y ¡Ánimo, Yôichi! son buena muestra de lo que digo: dos amigos de la infancia que se reencuentran, el día a día de dos hermanos, las horas muertas de un anciano que va a pescar a un estanque y la carrera de un joven aspirante al podio de una competición de triatlón son el marco para hacer aflorar la belleza de la cotidianidad, darle una pátina de brillo al mate del día a día. Y lo consigue con sorprendente facilidad: una maravilla del costumbrismo.

Pero esta recopilación no se queda aquí, sino que incorpora otro tres relatos que difieran, en mayor o menor grado, de lo mostrado anteriormente. El que más se aleja del tono de los relatos comentados es, sin duda, el más divertido y desenfadado de todos ellos: Godzilla Couple se publicó en un especial sobre el monstruo más icónico de Japón y es un divertimento en el que una pareja trata de mantener relaciones sexuales mientras Godzilla asola la ciudad. Divertida y con ciertos toques eróticos se trata de una curiosidad que esbozará una sonrisa en sus lectores. En otro de los relatos recopilados, Shinzô se asoma a un tema controvertido: una posible relación en un veinteañero y una estudiante de quinto de primaria. Un tema muy peliagudo que, me temo, no está al nivel del resto.

Finalmente, llegamos a la que es, para mí, la joya de la corona de esta recopilación: Un año en la vida de Bun-chan, un gato doméstico. Con claras resonancias al clásico de Natsuem Sôseki, Soy un gato, Shinzô hilvana una narración casi sin palabras desde el punto vista de un gato. Con una delicadeza impresionante narra el devenir del felino protagonista a lo largo de un año: una pieza exquisita, preciosa y que no precisa de diálogo alguno para crear momentos de gran belleza y tristeza. Una auténtica maravilla.

Por todo ello, Holliday Junction es un recopilatorio de narraciones breves que no os deberías perder. Sobre todo si, como a mí, os enamora el costumbrismo bien ejecutado, los retratos de tiempos muertos en los que los protagonistas parecen no estar haciendo nada, pero en los que, si rascamos un poco bajo esa superficie, encontramos todo un mundo de emociones escondidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario