Ay, siempre es un placer leer (o releer) a nuestro mago del caos favorito. Debería ser obligatorio disfrutar de Alan Moore una vez al año, como mínimo. Y ahora que está retirado, o no, siempre es de agradecer estos tomos recopilatorios que nos trae en este caso ECC Ediciones.

No voy a entrar a hablar sobre el genio de Northampton, el cual es de sobra conocido, ni sobre su obra en general. Hoy traemos una colaboración que mantuvo en los locos años noventa con la editorial Image, recién creada entonces por un grupo de 'autores de fortuna' encabezados por Jim Lee y McFarlane allá por 1992. Series como Spawn, Cyberforce, Youngblood o Savage Dragon, copaban las estanterías de nuestros quioscos y librerías especializadas, y al bueno de Moore le encomendaron la reestructuración del equipo de acción encubierta (C.A.T.) WildC.A.T.S tras el 'fallecimiento' del grupo original. Aquí he de decir que falta en la edición una explicación de dónde viene todo esto, y quién es quién, tanto para quienes no conozcan este universo como quien sí lo haga pero no recuerde el contexto por el pequeño detalle de que hayan pasado más de veinte años desde su publicación. Es por ello que recomendamos estar más o menos al tanto de todo lo que ha ido sucediendo ya no sólo en la Image clásica (que también), sino en el Universo WildStorm más reciente, para que por lo menos le suenen los nombres de algunos personajes, los que hemos comentado y muchos otros, que han tenido bastante protagonismo en su propia serie o de forma grupal.

En una primera parte de la historia tenemos a dos grupos de WildC.A.T.S. Por un lado tenemos a Mr. Majestic y Savant que se disponen a reunir a otro grupo de antihéroes como T.A.O, organismo tácticamente aumentado, a Max Cash, hermano de nuestro viejo conocido Grifter y la violenta Maxine Manchester, alias Ladytron. El modus operandi de este nuevo equipo será mucho más violento y directo que el anterior, casi que podríamos decir que disfrutan con la violencia nuestros tres fichajes. Esta trama irá dejando paso al “regreso” del grupo original. , ya que descubrimos que no sólo no estaban muertos, sino que estaban yendo al planeta Khera, pensando que es el paraíso, pero nada más lejos de la realidad, ya que se encuentran con una sociedad discriminatoria en la que los kheranos y daemonitas, enemigos clásicos de la colección original, se encuentran en una guerra que deparará más de una sorpresa que hará cambiar la percepción de nuestros héroes noventeros.

En la segunda parte del cómic tenemos la unión de ambos grupos de WildC.A.T.S, con mucha más acción que la anterior, pero por desgracia con un guión menos sólido.

Como broche final esta edición nos “regala” el número 50 de la colección, que sirve para ver cómo ha quedado el grupo pasado el tiempo tras la etapa de Moore, y también hace las veces de broche final a la historia tratado en este tomo cerrando algunos cabos sueltos.

Del guión no podemos contar mucho más de lo que hemos contado sin entrar en spoilers que pudieran lastrar la experiencia. El apartado artístico, por desgracia, es de suspenso. No un cero, pero dibujar algo de Moore es una responsabilidad enorme y hay que estar a la altura. Si bien es cierto que participan muchos, muchísimos dibujantes (y esto no ayuda a hacerte con los personajes ni con la historia), por nombrar a algunos tenemos a Kevin Maguire, Ryan Benjamin, Jim Lee o Mat Broome, y ninguno de ellos está en su mejor estado de forma, dando a sensación de no tener ganas de hacer lo que está haciendo. Dibujo del estilo noventero que tanto daño hizo, hay que decir que tampoco van hasta arriba de esteriodes como tan mal nos tenían acostumbrados. El color y la narrativa gráfica a la altura del dibujo.

ECC Ediciones nos trae este arco argumental en un tomo único cartoné de 400 páginas a todo color, que comprende los números USA 21-34 y 50, por 35,50€, precio ajustado para la calidad del tomo y el número de páginas, sello de esta editorial.

En conclusión, este cómic de Alan Moore, a pesar del dibujo, es muy recomendable, si bien falta bastante información sobre el contexto que para gente virgen de este gran universo Wildstorm hará que no lo disfruten tanto, hay que decir que los personajes introducidos son la leche, y sumándolos a los anteriores conforman un cóctel explosivo.

Reseña: WildC.A.T.S de Alan Moore (Tomo recopilatorio)


Ay, siempre es un placer leer (o releer) a nuestro mago del caos favorito. Debería ser obligatorio disfrutar de Alan Moore una vez al año, como mínimo. Y ahora que está retirado, o no, siempre es de agradecer estos tomos recopilatorios que nos trae en este caso ECC Ediciones.

No voy a entrar a hablar sobre el genio de Northampton, el cual es de sobra conocido, ni sobre su obra en general. Hoy traemos una colaboración que mantuvo en los locos años noventa con la editorial Image, recién creada entonces por un grupo de 'autores de fortuna' encabezados por Jim Lee y McFarlane allá por 1992. Series como Spawn, Cyberforce, Youngblood o Savage Dragon, copaban las estanterías de nuestros quioscos y librerías especializadas, y al bueno de Moore le encomendaron la reestructuración del equipo de acción encubierta (C.A.T.) WildC.A.T.S tras el 'fallecimiento' del grupo original. Aquí he de decir que falta en la edición una explicación de dónde viene todo esto, y quién es quién, tanto para quienes no conozcan este universo como quien sí lo haga pero no recuerde el contexto por el pequeño detalle de que hayan pasado más de veinte años desde su publicación. Es por ello que recomendamos estar más o menos al tanto de todo lo que ha ido sucediendo ya no sólo en la Image clásica (que también), sino en el Universo WildStorm más reciente, para que por lo menos le suenen los nombres de algunos personajes, los que hemos comentado y muchos otros, que han tenido bastante protagonismo en su propia serie o de forma grupal.

En una primera parte de la historia tenemos a dos grupos de WildC.A.T.S. Por un lado tenemos a Mr. Majestic y Savant que se disponen a reunir a otro grupo de antihéroes como T.A.O, organismo tácticamente aumentado, a Max Cash, hermano de nuestro viejo conocido Grifter y la violenta Maxine Manchester, alias Ladytron. El modus operandi de este nuevo equipo será mucho más violento y directo que el anterior, casi que podríamos decir que disfrutan con la violencia nuestros tres fichajes. Esta trama irá dejando paso al “regreso” del grupo original. , ya que descubrimos que no sólo no estaban muertos, sino que estaban yendo al planeta Khera, pensando que es el paraíso, pero nada más lejos de la realidad, ya que se encuentran con una sociedad discriminatoria en la que los kheranos y daemonitas, enemigos clásicos de la colección original, se encuentran en una guerra que deparará más de una sorpresa que hará cambiar la percepción de nuestros héroes noventeros.

En la segunda parte del cómic tenemos la unión de ambos grupos de WildC.A.T.S, con mucha más acción que la anterior, pero por desgracia con un guión menos sólido.

Como broche final esta edición nos “regala” el número 50 de la colección, que sirve para ver cómo ha quedado el grupo pasado el tiempo tras la etapa de Moore, y también hace las veces de broche final a la historia tratado en este tomo cerrando algunos cabos sueltos.

Del guión no podemos contar mucho más de lo que hemos contado sin entrar en spoilers que pudieran lastrar la experiencia. El apartado artístico, por desgracia, es de suspenso. No un cero, pero dibujar algo de Moore es una responsabilidad enorme y hay que estar a la altura. Si bien es cierto que participan muchos, muchísimos dibujantes (y esto no ayuda a hacerte con los personajes ni con la historia), por nombrar a algunos tenemos a Kevin Maguire, Ryan Benjamin, Jim Lee o Mat Broome, y ninguno de ellos está en su mejor estado de forma, dando a sensación de no tener ganas de hacer lo que está haciendo. Dibujo del estilo noventero que tanto daño hizo, hay que decir que tampoco van hasta arriba de esteriodes como tan mal nos tenían acostumbrados. El color y la narrativa gráfica a la altura del dibujo.

ECC Ediciones nos trae este arco argumental en un tomo único cartoné de 400 páginas a todo color, que comprende los números USA 21-34 y 50, por 35,50€, precio ajustado para la calidad del tomo y el número de páginas, sello de esta editorial.

En conclusión, este cómic de Alan Moore, a pesar del dibujo, es muy recomendable, si bien falta bastante información sobre el contexto que para gente virgen de este gran universo Wildstorm hará que no lo disfruten tanto, hay que decir que los personajes introducidos son la leche, y sumándolos a los anteriores conforman un cóctel explosivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario