Mi padre en esa locura que es el podcasting, el señor Jaime Snow, me dijo una vez que la podcastfera está llena de esqueletos atravesados por la luz de sol. Es una visión un poco macabra pero refleja como nada una dura realidad, la rapidez con la que nacen y mueren las ideas, en ese caso en particular, los programas donde mucha gente depositaba sus sueños. En el mundo del cómic pasa exactamente lo mismo. El fondo de armario de una editorial, al igual que el mundo de los podcast, también tiene sus esqueletos. Pero en este caso son todos aquellos personajes que no fueron lo suficientemente buenos o aceptados para estar en la brecha y fueron eliminados de la continuidad de la editorial o directamente eliminaron sus series pasando a ser una triste anotación mas el abultado obituario de la editorial de turno.

Los héroes a los cuales pertenece la historia de hoy son una prueba “viviente” de ello. Tomy Tomorrow, Homer Glint, Rick Purvis o Karel Sorensen son nombres que seguro que no os suenan de nada y no es de extrañar pues eran héroes del universo espacial de DC de los años 50 y 60. Héroes que vivían sus pequeñas y blancas aventuras en las páginas de las cabeceras más importantes de la época como Mistery in the Space o Showcase y que no aguantaron el envite de unos nuevos personajes que armados con superpoderes comenzaron a deleitar a los lectores apartando a estas revistas a una esquina olvidada en un abandonado cajón donde permanecieron mas de 30 años hasta que el guionista Howard Chayking acepto el reto de recuperar a estos héroes galácticos para contar una nueva aventura y demostrar que pueden estar a la altura de cualquier de señorito hipermusculado lleno de complejos envuelto en unas mallas de color llamativo.

La historia de Crepúsculo arranca con un anciano Homer Glint, antiguo Space Ranger, que hará de narrador rememorando una época en la que la galaxia cambio por completo. Durante 3 capítulos seremos testigos de cómo los hombres alcanzaron la inmortalidad, de cómo afecto la vida eterna de los humanos tanto a la galaxia como a ellos mismos y de cómo ellos mismos se encargaron de romper ese sueño en mil pedazos. Howard coge a todos los héroes icónicos de la edad de plata de DC y los obliga “vivir” juntos coexistiendo en el mismo tiempo y en el mismo espacio. Los humanifica, les quita el dorado halo de héroes y los obliga a tomar decisiones morales más que cuestionables que les afectará dramáticamente cambiándoles para siempre, demostrando que por mucho musculo, mucha sonrisa perfecta o muchos superpoder que se tenga ante todo es un ser humano lleno de temores, ambiciones e inseguridades, capaz de lo mejor y por supuesto, de lo peor. Todo esto con el claro objetivo de desmitificar el concepto de héroe blanco, casto y puro que reinaba en esa por aquellos años.

En el dibujo encontramos a un soberbio José Luis García López. Gran dibujante donde los haya firma un estupendo trabajo, la visión que tiene de este futuro con fuertes reticencias del pasado (retro-futurismo?) es magnífica y 20 años después sus conceptos e ideas siguen tan vigentes como el primer día. Sus diseños de personajes, trajes, naves, robots, ciudades, extraterrestres, es fabuloso. Todo tiene un aire “pulp” que nos trasladará inmediatamente a esas series de ciencia ficción de los años 60. Sus grandes panorámicas no tienen desperdicio y están llenas de detalles a descubrir, se nota el cariño, el tiempo y esfuerzo que García López ha puesto para dibujar esta obra. Además la narrativa visual de la que hace gala es tremenda, las viñetas fluyen de una a otra de manera perfecta. Y no encontraremos 2 páginas iguales. Mezcla de manera mágica los grandes planos con insertos de primerísimos planos ayudando a que el ritmo del guion no decaiga. Steve Oliff se encargar de bañar todo el dibujo con una paleta de colores llamativos y brillantes aportando a la obra todo el carácter "pulp" de las historietas de mitad del siglo pasado.

Crepúsculo se ha convertido en una grata sorpresa. Uno de esos cómics que escoges sin esperar nada y que te da una bofetada de genialidad haciendo que te preguntes como demonios han pasado más de 20 años sin que supieras de su existencia.

Podéis adquirir el cómic en este enlace: https://www.ecccomics.com/comic/crepusculo-3867.aspx

Reseña: Crepúsculo (Howard Chaykin y José Luis García López)


Mi padre en esa locura que es el podcasting, el señor Jaime Snow, me dijo una vez que la podcastfera está llena de esqueletos atravesados por la luz de sol. Es una visión un poco macabra pero refleja como nada una dura realidad, la rapidez con la que nacen y mueren las ideas, en ese caso en particular, los programas donde mucha gente depositaba sus sueños. En el mundo del cómic pasa exactamente lo mismo. El fondo de armario de una editorial, al igual que el mundo de los podcast, también tiene sus esqueletos. Pero en este caso son todos aquellos personajes que no fueron lo suficientemente buenos o aceptados para estar en la brecha y fueron eliminados de la continuidad de la editorial o directamente eliminaron sus series pasando a ser una triste anotación mas el abultado obituario de la editorial de turno.

Los héroes a los cuales pertenece la historia de hoy son una prueba “viviente” de ello. Tomy Tomorrow, Homer Glint, Rick Purvis o Karel Sorensen son nombres que seguro que no os suenan de nada y no es de extrañar pues eran héroes del universo espacial de DC de los años 50 y 60. Héroes que vivían sus pequeñas y blancas aventuras en las páginas de las cabeceras más importantes de la época como Mistery in the Space o Showcase y que no aguantaron el envite de unos nuevos personajes que armados con superpoderes comenzaron a deleitar a los lectores apartando a estas revistas a una esquina olvidada en un abandonado cajón donde permanecieron mas de 30 años hasta que el guionista Howard Chayking acepto el reto de recuperar a estos héroes galácticos para contar una nueva aventura y demostrar que pueden estar a la altura de cualquier de señorito hipermusculado lleno de complejos envuelto en unas mallas de color llamativo.

La historia de Crepúsculo arranca con un anciano Homer Glint, antiguo Space Ranger, que hará de narrador rememorando una época en la que la galaxia cambio por completo. Durante 3 capítulos seremos testigos de cómo los hombres alcanzaron la inmortalidad, de cómo afecto la vida eterna de los humanos tanto a la galaxia como a ellos mismos y de cómo ellos mismos se encargaron de romper ese sueño en mil pedazos. Howard coge a todos los héroes icónicos de la edad de plata de DC y los obliga “vivir” juntos coexistiendo en el mismo tiempo y en el mismo espacio. Los humanifica, les quita el dorado halo de héroes y los obliga a tomar decisiones morales más que cuestionables que les afectará dramáticamente cambiándoles para siempre, demostrando que por mucho musculo, mucha sonrisa perfecta o muchos superpoder que se tenga ante todo es un ser humano lleno de temores, ambiciones e inseguridades, capaz de lo mejor y por supuesto, de lo peor. Todo esto con el claro objetivo de desmitificar el concepto de héroe blanco, casto y puro que reinaba en esa por aquellos años.

En el dibujo encontramos a un soberbio José Luis García López. Gran dibujante donde los haya firma un estupendo trabajo, la visión que tiene de este futuro con fuertes reticencias del pasado (retro-futurismo?) es magnífica y 20 años después sus conceptos e ideas siguen tan vigentes como el primer día. Sus diseños de personajes, trajes, naves, robots, ciudades, extraterrestres, es fabuloso. Todo tiene un aire “pulp” que nos trasladará inmediatamente a esas series de ciencia ficción de los años 60. Sus grandes panorámicas no tienen desperdicio y están llenas de detalles a descubrir, se nota el cariño, el tiempo y esfuerzo que García López ha puesto para dibujar esta obra. Además la narrativa visual de la que hace gala es tremenda, las viñetas fluyen de una a otra de manera perfecta. Y no encontraremos 2 páginas iguales. Mezcla de manera mágica los grandes planos con insertos de primerísimos planos ayudando a que el ritmo del guion no decaiga. Steve Oliff se encargar de bañar todo el dibujo con una paleta de colores llamativos y brillantes aportando a la obra todo el carácter "pulp" de las historietas de mitad del siglo pasado.

Crepúsculo se ha convertido en una grata sorpresa. Uno de esos cómics que escoges sin esperar nada y que te da una bofetada de genialidad haciendo que te preguntes como demonios han pasado más de 20 años sin que supieras de su existencia.

Podéis adquirir el cómic en este enlace: https://www.ecccomics.com/comic/crepusculo-3867.aspx

No hay comentarios:

Publicar un comentario