En esta nueva reseña os traemos el primer número de Servamp, un manga publicado originalmente por la revista Monthly Comic Gene en abril de 2011, dibujado y escrito por el mismo autor, Strike Tanaka, que ahora podemos disfrutar gracias a ECC en una edición rústica de 184 páginas en blanco y negro.

¿De qué va todo esto? Bien, la historia de este cómic nos habla del estudiante de secundaria Mahiru Shirota, un tipo de lo más normal hasta que un día volviendo a casa de la escuela se encuentra a un pequeño gato negro abandonado en medio de la calle y decide rescatarlo para cuidarlo, y lo bautiza como Kuro. Para sorpresa de Mahiru, al volver a casa al día siguiente descubre que Kuro no es sólo un gato, de hecho esta es su forma durante el día, sino que se trata de un vampiro llamado Sleepy Ash, y que este es uno de los 7 pecados capitales, en este caso la pereza, y como podéis imaginar es bastante perezoso, o más bien vago... Al final no se trata de que no haga cosas, si no de que le cuesta hacerlas, un poco lo que nos pasa a más de uno... Lo más curioso es que el haber acogido a Sleepy y haberle dado nombre, sin querer Mahiru ha firmado un contrato que vincula a ambos, y la única forma de romper este contrato es que el vampiro beba la sangre de su dueño, haciendo a Sleepy el sirviente (servamp) del joven estudiante. Por otro lado tenemos al antagonista, otro vampiro llamado Tsubaki, el vampiro de la melancolía, que sería el octavo pecado, y que pretende declarar la guerra al resto de vampiros, mientras que Mahiru por otro lado tratará de reunir a los 7 pecados/vampiros para combatir al octavo, Tsubaki, un personaje de lo más interesante, carismático y enigmático. A partir de aquí entrarán en juego más personajes, compañeros de clase de Mahiru, e incluso otros vampiros.

El guión de este manga en general está bien, el planteamiento inicial es original, y la idea de representar los 7 pecados capitales con vampiros es buena. Pero el desarrollo del cómic me ha parecido un tanto abrupto, con demasiadas viñetas cargadas de texto en las que no explican absolutamente nada, y solo hay gente diciendo tonterías y chistes sin sentido. Con respecto al dibujo, yo personalmente soy partidario de trazos más limpios y mejor definidos, y el diseño de los personajes me ha parecido poco original, rozando el cliché, y demasiado infantil u orientados a los adolescentes. Esto tal vez sea un problema mío y a otro sector de lectores más familiarizados con el shōjo les encantará. Ya sabéis que sobre gustos no hay nada escrito.

Sólo queda por comentar que si os gusta este manga también hay anime, que se emitió a mediados de 2016.

Reseña: Servamp núm. 01 (Strike Tanaka)


En esta nueva reseña os traemos el primer número de Servamp, un manga publicado originalmente por la revista Monthly Comic Gene en abril de 2011, dibujado y escrito por el mismo autor, Strike Tanaka, que ahora podemos disfrutar gracias a ECC en una edición rústica de 184 páginas en blanco y negro.

¿De qué va todo esto? Bien, la historia de este cómic nos habla del estudiante de secundaria Mahiru Shirota, un tipo de lo más normal hasta que un día volviendo a casa de la escuela se encuentra a un pequeño gato negro abandonado en medio de la calle y decide rescatarlo para cuidarlo, y lo bautiza como Kuro. Para sorpresa de Mahiru, al volver a casa al día siguiente descubre que Kuro no es sólo un gato, de hecho esta es su forma durante el día, sino que se trata de un vampiro llamado Sleepy Ash, y que este es uno de los 7 pecados capitales, en este caso la pereza, y como podéis imaginar es bastante perezoso, o más bien vago... Al final no se trata de que no haga cosas, si no de que le cuesta hacerlas, un poco lo que nos pasa a más de uno... Lo más curioso es que el haber acogido a Sleepy y haberle dado nombre, sin querer Mahiru ha firmado un contrato que vincula a ambos, y la única forma de romper este contrato es que el vampiro beba la sangre de su dueño, haciendo a Sleepy el sirviente (servamp) del joven estudiante. Por otro lado tenemos al antagonista, otro vampiro llamado Tsubaki, el vampiro de la melancolía, que sería el octavo pecado, y que pretende declarar la guerra al resto de vampiros, mientras que Mahiru por otro lado tratará de reunir a los 7 pecados/vampiros para combatir al octavo, Tsubaki, un personaje de lo más interesante, carismático y enigmático. A partir de aquí entrarán en juego más personajes, compañeros de clase de Mahiru, e incluso otros vampiros.

El guión de este manga en general está bien, el planteamiento inicial es original, y la idea de representar los 7 pecados capitales con vampiros es buena. Pero el desarrollo del cómic me ha parecido un tanto abrupto, con demasiadas viñetas cargadas de texto en las que no explican absolutamente nada, y solo hay gente diciendo tonterías y chistes sin sentido. Con respecto al dibujo, yo personalmente soy partidario de trazos más limpios y mejor definidos, y el diseño de los personajes me ha parecido poco original, rozando el cliché, y demasiado infantil u orientados a los adolescentes. Esto tal vez sea un problema mío y a otro sector de lectores más familiarizados con el shōjo les encantará. Ya sabéis que sobre gustos no hay nada escrito.

Sólo queda por comentar que si os gusta este manga también hay anime, que se emitió a mediados de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario