Esta semana volvemos a los cómics para hablar de Scott Pilgrim, la obra creada por Bryan Lee O’Malley. Seis maravillosos tomos con un sabor a cultura pop, música underground, videojuegos, manga y relaciones sentimentales. También comentaremos la película “Scott Pilgrim contra el mundo” dirigida por Edgar Wright, y el videojuego que salió a raíz de la peli ahora descatalogado. Que disfrutéis.
  

¡NUEVO PROGRAMA! RDM 4x40 – Especial SCOTT PILGRIM


Volvemos con “Joyas del anime” y lo hacemos con una de las series de nuestra vida, Neon Genesis Evangelion o sencillamente Evangelion, creada por Hideki Anno, que nos maravilló en los años 90 (y lo sigue haciendo) con los EVA, NERV, los ángeles, los dogmas religiosos y sus chaladuras de cabeza. Repasaremos sus 26 capítulos y el intento de final que nos brindaron con The End of Evangelion a lo largo de 3 horas y media de programa. Que disfrutéis.
 

¡NUEVO PROGRAMA! RDM 4x39 – Joyas del Anime: Neon Genesis Evangelion


Esta semana os traemos una tertulia de lo más interesante en la que hablamos sobre H. P. Lovecraft y su influencia en los videojuegos. En la primera parte del daremos un repaso a los orígenes y obra del autor de los mitos de Cthulhu y el Horror Cósmico, y en la segunda mitad comentaremos varios títulos de influencia lovecraftiana como Bloodborne, Alone in the Dark, Amnesia y muchos más. Que disfrutéis.
 

¡NUEVO PROGRAMA! RDM 4x38 – Lovecraft en los videojuegos


Esta semana volvemos al cine con la mejor excusa posible, ir a ver la película del momento de la que todo el mundo habla, el evento cinematográfico del año, y una de las mayores (y mejores) superproducciones de la década. Hablamos de Vengadores: Infinity War, el decimonoveno título del Universo Cinematográfico de Marvel que nos ha ENCANTADO. Que disfrutéis.
  

¡NUEVO PROGRAMA! RDM 4x37 – Vengadores: Infinity War


Reconozco que me encanta consumir casi cualquier tipo de producto relacionado con Star Wars, pero siempre me encanta descubrir uno que me deja tan buen sabor de boca como el que tratamos hoy. Los cómics obviamente son una parte fundamente de esta afición que le profeso a la saga creada por George Lucas hace ya más de cuatro década, y por ello disfruto el doble cuando cae en mis manos uno que me hace devorarlo de la primera a la última página. Y el recopilatorio de la grapa de Han Solo que ha publicado Planeta Cómic en tapa dura es un gran exponente de este ejemplo.

Posiblemente sea el mejor cómic del nuevo Universo Expandido que he leído, ya que Marjorie Liu ha conseguido escribir una historia fiel al personaje, que destila esencia Star Wars en todas sus páginas, y que se integra perfectamente en toda la arquitectura formada por las películas, series, novelas y cómics. Suena fácil pero nada más lejos ya que si bien una de las principales críticas a estas obras es el escaso riesgo asumido a la hora de recrear el devenir de personajes, pocas veces se consigue ofrecer un producto tan redondo como el que tenemos en Han Solo sin sacar demasiado los pies del tiesto para que el tío Disney no arquee la ceja.

La historia está ubicada temporalmente en algún momento entre la batalla de Yavin (al final del episodio IV en las películas) y la invasión al planeta Hoth (al comienzo del episodio V), y de hecho aunque la vestimenta del bueno de Han es prácticamente idéntica a la que vemos cuando le conocemos por primera vez en el celuloide, la de la princesa Leia está a medio camino entre ambas películas, contribuyendo a crear una suave transición y sensación de progreso en la trama.

El argumento girará obviamente sobre nuestro contrabandista favorito, quien se verá envuelto en una misión secreta para la rebelión consistente en el rescate de unos espías que están amenazados de muerte por una información muy importante que podría ayudar a la causa de la alianza. Como tapadera, el bueno de Han y su fiel copiloto y amigo Chewbacca tendrán que participar a bordo del halcón milenario en una de las mayores carreras de naves de la galaxia: el Vacío del Dragón.

Como hemos dicho anteriormente, el cómic aporta su grano de arena a la franquicia al ayudar a tejer buena parte del trasfondo motivacional de Solo para unirse a la causa rebelde, en un momento en el que no estaba claro todavía que fuera a renunciar a su anterior vida delictiva para servir a un bien general. El personaje de Han crecerá incluso a lo largo del cómic gracias a la interacción con la pléyade de alienígenas que pilotan las naves rivales. El torneo del Vacío del Dragón consistirá en llegar antes que el resto al final del trayecto sorteando las trampas que amenazan en cada etapa del recorrido, pudiendo parar a repostar en varios planetas.

Uno de los puntos fuertes del cómic será por tanto el gran número de escenas de vuelo atmosférico y sobre todo en el espacio en las que el halcón milenario se luce a placer con muchísimas viñetas de acción mostrando el vuelo de la fragata coreliana más famosa de la galaxia. Aquí hay que quitarse el sombrero con el dibujo de Mark Brooks y el color de Sonia Oback, capaces de recrear a la perfección las escenas de batalla y persecución en el espacio que son parte fundamental del sello Star Wars.

Los trazos de Brooks han recreado perfectamente a Han Solo a imagen y semejanza de Harrison Ford, algo lógico si tenemos en cuenta que hasta hace dos días hemos asociado al personaje al popular actor de Chicago que le ha dado vida incluso en su versión sexagenaria que ya vimos en El Despertar de la Fuerza. A las puertas del estreno de Han Solo: Una historia de Star Wars, es de esperar que en el futuro puedan llegar cómics en los que un Solo con la cara del joven Alden Ehrenreich comience a ser algo más habitual. En cualquier caso tanto el guión como los lápices han querido otorgar mucho protagonismo también a los aliens que competirán contra Han o que deberán ser rescatados, mención especial al personaje de Loo Re Anno que brilla tanto en sus diálogos como en su aspecto físico.

A lo largo de todo el tomo seremos testigos de los pensamientos, reflexiones y dudas de Han de una forma que prácticamente solo han sido plasmadas en las distintas novelas que ha protagonizado. Además, en la historia no van a faltar un par de giros en el guión que sorprenden al tratarse de un tomo recopilatorio de solo cinco grapas pero que consiguen atrapar la atención del lector durante todo el viaje, dejando también algunos instantes que para un servidor han pasado al olimpo de los mejores momentos recreados en un cómic de Star Wars, como esa última página con la que acaba esta historia.

Tanto si somos fans incondicionales de Han Solo, como si queremos disfrutar de una buena historia original que ayude a ofrecer nuevos matices de este personaje tan carismático, este recopilatorio es una opción ideal para sumergirnos de nuevo en las viñetas de esas galaxia muy, muy lejana.

Reseña: Han Solo Tomo Recopilatorio (Marjorie Liu)


Esta semana os traemos un variadito de juegos indie (y no tan indie) en el que reseñamos: Owlboy, Sundered, Slain: Back from Hell, Don't Starve: Nintendo Switch Edition, Extinction, Nex Machina, Ruiner, y Furi. Como veis, un montón de títulos que os recomendamos (menos uno de ellos) con gráficos geniales y un musicón de escándalo. Que disfrutéis.
 

¡NUEVO PROGRAMA! RDM 4x36 – Juegos Indie (y no tan Indie) vol.6


Desde que allá por 2016 se mostraran las primeras páginas de Moonshine, la expectación por el nuevo trabajo que la dupla mágica formada por Brian Azzarello y Eduardo Risso estaba a punto de culminar, crecía en términos exponenciales. No era para menos, siendo el primer trabajo del dúo para la editorial Image y tratándose además de una historia en la que se entremezclaba la licantropía con los entresijos del contrabando de alcohol durante la ley seca.

De primeras parece una mezcla extraña, pero si alguien es capaz de llevarla a buen puerto ese es sin duda el talentoso escritor de Cleveland y aquí no nos ha defraudado en absoluto. Estrenada en 2017, ahora nos llega de la mano de Planeta Cómic el libro uno que recopila los seis primeros capítulos de la obra.

Moonshine relata cómo Lou Pirlo, un aspirante a contrabandista de alcohol en los Estados Unidos de la ley seca, busca labrarse un renombre su oriunda Nueva York consiguiendo que un licorista de la Virginia profunda acceda a vender su delicioso néctar a un mafioso de la gran manzana. Lo que en un primer momento parecía un sencillo trabajo en un pueblo de paletos se convierte rápidamente en una espiral de sangre y caos causada por una bestia despiadada que es capaz de mutilar con sus garras y afilados colmillos. Es por ello que el bueno de Lou tendrá que valerse de su habilidad como escapista de situaciones funestas para lograr seguir de una pieza.

Azzarello me parece un maestro a la hora de crear y desarrollar personajes en pocas páginas y aquí vuelve a demostrarlo con la presentación de un protagonista que enseguida se desnuda emocionalmente ante el lector, mostrándonos sus temores y pensamientos más profundos en un lenguaje coloquial, así como una adicción al alcohol que le causará muchos problemas a lo largo de todo el tomo.

Sería injusto dejar fuera de la ecuación a personajes tan memorables como Hiram Holm, el fabricante de alcohol al que quieren engatusar desde la gran ciudad para surtir de botellas todos los bares clandestinos posibles, y que cabalgando entre una personalidad rural muy marcada y los secretos que parece esconder.

Los personajes femeninos de peso no podían faltar y en este número tenemos tres de importancia creciente como son Cissy, la niña que habita en el alojamiento donde se hospeda Lou; Delia, una afroamericana vive con el resto de su comunidad en la espesura del bosque repudiados por los hombres blancos del pueblo de Spine Ridge; y por último Tempest, la hija del licorero que se presenta como una atracción fatal para el protagonista.

La traducción a nuestro idioma ha logrado mantener matices como el acento paleto del pueblo donde se desarrollan los acontecimientos, o las expresiones en italiano propias de la mafia instalada en América por aquel entonces y que hacen acto de aparición en determinados momentos.

Sin duda el arte en la pluma de Azzarello no podría lucir tan bien en esta historia si no estuviera acompañado de los lápices de Risso, o quizá no serían necesarios, pero en cualquier caso tras el fastuoso trabajo de ambos en Vertigo con 100 balas, no hay mejor pareja de baile que el dibujante argentino. Que Risso ha creado un estilo propio plenamente reconocible no es un secreto y su buena mano brilla especialmente en este cómic donde tenemos muchas escenas nocturnas en las que las sombras lo inundan todo y las luces son las encargadas de dibujar a los personajes (serán brillantes ciertas viñetas como en la que le encienden un cigarro a Lou). A pesar de su estilo alejado del realismo, Risso nos conduce con destreza a través de los Apalaches para desentrañar la trama diseñada por Azzarello sin un solo instante en donde decaiga el interés por saber qué sucede realmente en este pueblecito apartado.

Completando este primer libro, la edición de Planeta Cómic incluye una galería de portadas firmadas por artistas de relumbrón como Frank Miller, Dave Johnson, Jock, Lee Bermejo, Juan Doe, Cliff Chiang y Jill Thompson. Es el broche de oro a la primera etapa del trepidante viaje que plantea Moonshine, uno de esos cómics que exige hacernos a nosotros mismos el favor de leerlo. Una auténtica joya en tapa blanda que te embriagará en la tinta de sus 152 páginas.

Reseña: Moonshine nº 01 (Brian Azzarello)