Es difícil predecir si en el futuro las generaciones venideras verán a Los Últimos Jedi como un capítulo en la saga que significó una ruptura sin precedentes, provocando un desarraigo con la trilogía original de Lucas, o si podrá verse como el director Rian Johnson ha pretendido, una entrega que abra Star Wars a un nuevo futuro sin estar atado al lastre del pasado (para bien o para mal). Lo que está claro es que la película provocó una disparidad de opiniones muy clara entre el fandom, fruto de los tiempos modernos, donde las opiniones mayoritarias eran de ser una de las mejores entregas de siempre o bien que la película había sido un desastre absoluto.

Ahora nos ha llegado la adaptación al cómic, que de la mano de Planeta Cómic tenemos en un tomo único perfecto para disfrutar del tirón. Y puedo decir con toda rotundidad que el cómic sí que ha sido un éxito en la función que tiene este tipo de publicaciones, la de confirmar sensaciones y asentar ideas planteadas por el producto original. En este sentido era importante tener un guionista a la altura y aquí Marvel ha estado fina, ya que ha elegido a alguien digamos “de la casa”, el mismísimo Gary Whitta, autor del primer borrador de la historia de Rogue One y responsable de mucho de lo bueno que tuvo aquel spin-off. No queda claro si Disney acabó satisfecha con el trabajo de Whitta porque este se reforzó con las aportaciones de John Knoll, autor de varias de las escenas memorables de la cinta, mientras que el guión corrió a cargo de Chris Weitz y Tony Gilroy.

Pero lo cierto es que Whitta plasmó en Rogue One un espíritu que comparte Los Últimos Jedi, y es el de llevar Star Wars mucho más lejos con historias frescas y nuevos personajes que asuman el peso de la trama. Es cierto que en el caso de este cómic, el trabajo de base ya está hecho gracias al guión de Rian Johnson, quien también dirigió la película y pudo proponer su visión personal del segundo episodio de la trilogía de secuelas de Star Wars, pero el trabajo de guión de esta adaptación es vital para eliminar rebabas, centrar el foco en las tramas que importan y sobre todo reforzar las ideas principales que a pesar de llegar en el octavo episodio de esta franquicia, se postulan como los cimientos de la Star Wars que deben disfrutar las generaciones venideras.

En el cómic tenemos escenas nuevas, como por ejemplo al principio del mismo donde se nos muestran los pensamientos de Luke al saber que han dado con él, una secuencia que enmarcaríamos temporalmente en El Despertar de la Fuerza y que ayuda a crear una visión más clara del Luke Skywalker que nos encontramos aquí. Y lo bueno es que el guión de Whitta ayuda a perfilar al personaje de Luke, criticado ferozmente por legiones de fans que esperaban ver a un personaje ultrapoderoso en el uso de la Fuerza y que pudiera asestar el mazazo definitivo a La Primera Orden. En la película se vieron escenas de Luke muy desconcertantes, como cuando ordeña al trasunto de vaca marina alienígena para echar un trago de leche. Aquí se omite acertadamente y sin embargo no se diluye ese efecto de Luke ermitaño que intentan trasmitir.

Es importante siempre tener algunos aportes originales frente a la película y aquí tenemos alguno de bastante relevancia. Uno de los que he disfrutado es la pequeña despedida del almirante Ackbar, una figura muy querida por el fan (y no solo por su meme) durante décadas ya que estuvo presente en la trilogía original. Pero la mayor parte de estos cambios llegan por el lado de líneas de diálogo que se introducen para aclarar conceptos y reforzar mensajes. De ese modo, a pesar de ser un tomo que resume las escenas de la película, va al grano en las ideas principales y no deja sin respuesta las preguntas típicas de ¿Por qué Luke actúa así? ¿Cómo es posible que hayan matado al líder Snoke en la segunda película? No obstante, tener un guión tan preclaro supone un arma de doble filo y es que alguna trama que carecía de sentido e interés en la película, como lo historia de Finn y Rose en el casino de Canto Bight, queda más en evidencia.

En cuanto al arte del cómic contamos con Michael Walsh, dibujando para Marvel en Star Wars y Hawkeye y como artista encargado del color a Mike Spicer. Walsh tiene un dibujo basto y poco detallado, pero sus trazos menos limpios casan muy bien con el alma de Los Últimos Jedi, si bien es cierto que el cómic no pretende marcar ningún listón con el apartado artístico. No obstante tenemos varias páginas de altura, como la escena de lucha en la sala del trono, con un uso del color magnífico. Y en el tramo final disfrutaremos de una splash page de Luke frente a la primera orden en Crait que me dejó 5 minutos deleitándome con ella.

Este cómic no pretende hacerte cambiar de opinión si por ejemplo eres de los que no disfrutó con esta versión de Luke, o Kylo Ren te sigue pareciendo un Vader descafeinado. Pero lo que sí consigue es recordar por qué Ben Solo es uno de los grandes villanos de la franquicia y Snoke ha tenido ese final, o por qué nuestro amado maestro Jedi ha terminado siendo tan poderoso como intuíamos y a su manera ha mostrado el uso más brutal de la Fuerza que se ha visto nunca, o por qué hay una vida más que interesante más allá de la dinastía Skywalker. Me permito una última reflexión personal y subjetiva y es que yo sí espero que dentro de unas décadas los lectores volvamos a este tomo para rememorar por qué el episodio VIII fue tan impactante, transgresor y fabuloso.

Reseña: Star Wars Los últimos Jedi (tomo recopilatorio)


Aquel día, la muerte me dio tanto miedo que quise creer en un Dios más fuerte que ella. Y terminé escogiendo una vida parecida a la muerte. Para acostumbrarme.”

El autor suizo Zep (Philippe Chappuis) nos trae este cómic que nos invita a reflexionar sobre la existencia del ser humano en el sentido más poético de la palabra, a través de una la soledad de diversos personajes en distintas épocas. Es un cómic diferente, serio, no sé si decir literario o poético, pero digamos que su narrativa no es la habitual, y que más que contarnos una historia nos invita a la reflexión. Es una obra no apta para todos los públicos.  
"Hace 25 años, William eligió la soledad y el silencio ingresando en la orden cartujana. Cuando una herencia lo obliga a abandonar el monasterio para ir a París, descubrirá un mundo completamente nuevo, cuestionándose certezas forjadas hace tiempo y, sobre todo, reencontrándose con su antigua vida, ahora tan lejos…

Su encuentro con Méry, una joven decidida a aprovechar el poco tiempo que le queda a causa de una enfermedad incurable, lo confrontará con nuevas preguntas y complicará sus elecciones."

El dibujo es muy clásico, parecen ilustraciones a lápiz de las que se suelen hacer en clases de dibujo. Es extraño verlo en un cómic, pero funciona. Las viñetas tienen una distribución clásica de 8 o 9 por página, sólo que los bordes no están dibujados si no que el fondo de cada una de ellas se difumina con el fondo blanco de la página.

La edición que nos trae Planeta Cómic es de tapa dura en tonos lila que hacen un precioso contraste con el beig y anaranjado, son 96 páginas a color, y podéis comprarlo aquí.

Reseña: Un ruido extraño y hermoso (Zep)


Esta semana os traemos otro de nuestros variados "Reseñas de Maná", bien cargado de novedades y juegazos para todos los gustos, en el que os vamos a reseñar: Hitman 2, The World Ends With You: Final Remix, Dark Souls: Remastered, Diablo III: Eternal Collection, Pokemon Let's Go!, Soul Calibur VI, Super Mario Party, Call of Duty: Black Ops IIII, Tetris Effect, Luigi's Mansion, Call of Cthulhu, y Spyro Reignited Trilogy. ¿No querías sopa? Pues toma dos tazas. Que disfrutéis.
 

¡NUEVO PROGRAMA! RDM 5x14 – Reseñas de Maná: Black Ops IIII, Call of Cthulhu, Soul Calibur VI...


Hace unas semanas de la mano de la editorial Planeta Cómic nos llegó en una edición espectacular junto a la Enciclopedia de Monstruos de Dragon Quest (podéis leer aquí la reseña que hicimos), el primer tomo de Dragon Quest: Emblem of Roto, el manga basado en los videojuegos cuyos personajes lleva 30 años diseñando Akira Toriyama (Dragon Ball), de la mano del autor Kamui Fujiwara.

En este primer tomo, de los 15 que nos traerá Planeta Cómic, tendremos sobre todo presentación y orígenes de personajes, centrándonos en el protagonista de este manga, Arus, príncipe del Reino de Karmen y qué le sucede diez años antes del desarrollo de la historia. A parter de aquí tenemos una historia súper arqueotípica de bien contra el mal, el camino del héroe que se entrena para vencer al villano, recuperar su pasado, conocer amigos que le ayudarán y enemigos que tratarán sin éxito de impedir su objetivo. Vaya, una historia de Dragon Quest. Eso sí, muy disfrutable. 

"Han pasado muchos años desde que Loran y Karmen, los herederos del héroe legendario Roto, triunfaron sobre las fuerzas del mal. Llevando consigo un fragmento del mítico emblema de su abuelo, los dos hermanos han fundado su propio reino: el de Loran al norte y el de Karmen al sur. Pero después de cien años de paz y prosperidad, el mundo se ve amenazado de nuevo... Los malvados ejércitos están sitiando los últimos bastiones humanos, que caen uno tras otro.

Poseído por un demonio, el rey de Karmen lleva su reino a la ruina. Los únicos supervivientes de esta tragedia son el Príncipe Arus, heredero del héroe Roto, y Lunafrea, hija del general en jefe de los ejércitos de Karmen. Durante diez años, la joven mujer cría al pequeño Arus en el mayor secreto, a salvo de sus enemigos.

Pero, enloquecidos por una tropa de monstruos, nuestros dos héroes y sus compañeros deciden tomar el camino para contrarrestar el aumento de la oscuridad. Especialmente como en el reino gemelo de Loran, el heredero del trono nació a su vez. Bautizado Jagan, se ha aliado a las fuerzas del mal y ha jurado la pérdida de los humanos..."

No lo hemos comentado pero la historia del manga transcurre entre el primer y segundo videojuego.

La calidad del dibujo es muy buena, la narrativa es fluida, los personajes están bien diferenciados así como los diferentes monstruos, pero si que es verdad que los fondos podrían estar algo más trabajados, más aún en un mundo tan rico como es el de Dragon Quest. Eso sí, siempre nos quedará esa sensación de "ojalá lo hubiera dibujado Toriyama", pero eso ya es problema mío.

La Edición está increíblemente cuidada, con portadas en relieve, separador de páginas, los textos son coherentes por lo que sintuye un buen trabajo de traducción, y el tomo incluye algunas páginas a todo color, además de ilustraciones y portadas de la revista japonesa Gangan, para nuestro deleite. 376 páginas por 16,95€ que podéis adquirir aquí.

Reseña: Dragon Quest Emblem Of Roto nº 01/15 (Kamui Fujiwara)


Hoy vamos hacer algo distinto a lo habitual en las diferentes reseñas que un servidor escribe para el Blog de Reserva de Maná. Hoy no nos vamos a centrar en hablar de un manga, que también, si no de historia, de la historia del manga. Pero no os preocupéis que no voy a relatar los comienzos del cómic y sus antecedentes en Japón, eso ya lo hizo de manera extremadamente brillante mi compañero, y amigo, Alberto Martín en el programa 4X29 de este podcast y lo hizo de una manera tan brillante que yo no sería capaz de igualar y menos aún superar.

En lugar de eso vamos a avanzar un poco en el tiempo hasta la aparición de un autor que cambio para siempre el sentido del cómic japonés. Y es que la irrupción de Osamu Tezuka en el panorama editorial del Japón de los años 50 provocó no solo la frescura que trae con sigo un cambio generacional si no toda una revolución en la manera de contar historias que cambiaría para siempre tanto la industria japonesa como la influencia de la misma en el resto del mundo, ya que con él nació el manga tal y como lo conocemos ahora. Su manera de dibujar a los personajes, innovadora narrativa, la complejidad en los argumentos o su ritmo visual desafiaron lo establecido por maestros como Kitazawa o Shimokawa sentando además las bases de géneros tan conocidos como Shonen o el Sheinen. Osamu Tezuka no es el creador del manga, eso es evidente, pero si su Dios.

De su mano y su pluma han salido las mayores aventuras del cómic japonés y entre ellas está la que vamos hablar hoy. Astroboy no es solo un manga más, es él manga. Cuenta con el honor de ser la primera serie japonesa emitida en Estados Unidos, eso en los años 60, no es moco de pavo y su protagonista ha trascendido a icono de la cultura popular japonesa llegando a ser embajador de los próximos juegos Olimpicos de Tokyo 2020. Todos estos datos wikipedicos, no creáis que salen de otro lado, los digo para que no pensemos en este volumen que nos trae Planeta como otro recopilatorio más. Los cómics e historias que se narran en sus páginas son parte de la cultura de un país, y que algunos además hemos tenido la suerte de que sean también parte de nuestra infancia.

Este primer volumen, de siete, que nos trae Planeta Cómic asistimos a la génesis y primeros pasos de nuestro protagonista. AstroBoy es un androide creado por el profesor Tenma, ministro de un futuro ministerio de ciencia, a imagen y semejanza de su hijo Tobio que acaba de fallecer en un accidente de coche. Crea al androide gracias a los más actuales y modernos avances científicos dotando a Astro de una fuerza e inteligencia sin igual. Pero pronto se dará cuenta de que Astro solo es una máquina perfecta, pero al fin y al cabo una máquina que jamás podrá reemplazar el vacío que la muerte de su hijo ha dejado en su interior. Tenma reniega de su hijo cibernético y lo entrega a manos de Hamegg y su cruel circo. Tras esto es recogido por el profesor Ochanomizu que lo adopta como su nuevo guardián personal. Tras un primer capítulo donde rápidamente Tezuka despacha los orígenes de nuestro protagonista se irán sucediendo una serie de aventuras donde Astroboy, nuestro protagonista, luchará contra el crimen y la injusticia usando sus variados poderes mientras va buscando encajar en un mundo que no comprende y donde demostrará ser más humano que su propio creador.

El dibujo que nos vamos encontrar en este primer volumen es una muestra de la revolución que supuso para el mercado oriental. Los personajes que aparecían en sus páginas eran sometidos a una occidentalización, si ese término existe, de sus rasgos. Los ojos rasgados pasaban a ser grandes y redondos, al igual que las siluetas de los personajes pasaban ser más estilizadas y era evidente la influencia que supuso la nueva animación de Walt Disney en los dibujos de Tezuka, algo que nunca negó. La narrativa visual de estas primeras historias sin ser nada del otro mundo si que rompían con el estilo estático establecido. Las viñetas ya no serían nunca más simétricas y vemos como la distribución de la pagina queda al servicio de la historia, y no al revés, dando mayor dinamismo y ritmo al argumento de estas historias. Y aunque aun estaba lejos de los diseños y maravillas que Tezuka terminaría regalándonos ya se podía intuir en estas infantiles historias, eso no se puede negar, eran el comienzo de un cambio que revolucionaría el mundo del cómic. Para ponernos en situación antes de cada capítulo el propio Osamu Tezuka nos introducirá en la historia a través de una pequeña historieta que nos pondrá en situación, explicándonos cuáles eran sus inquietudes o el panorama social reinante en los tiempos en los que el dios del manga dibujaba dicha historia, todo un regalo para los fans que podremos saber lo que pensaba y sentía este genio mientras daba vida a nuestro androide favorito.

Todo lo dicho debería de ser suficiente para convenceros de que os hagáis con este cómic que más que un recopilatorio es un pedazo de la historia de esta afición que, si estás leyendo esto, ambos compartimos y amamos.

Reseña: Astro Boy nº 01/07 (Osamu Tezuka)


Nuevo episodio de 'Efecto Sonoro' el spinoff de la factoría RDM en el que Jaime Snow en solitario traerá las mejores Bandas Sonoras de sus videojuegos favoritos, pinchando una selección de temas de cada juego sobre los que se comentarán algunos detalles. En este segundo episodio podéis escuchar la BSO de The Legend of Zelda: Ocarina of Time, compuesta por el Director Koji Kondo. Que disfrutéis.
 

Efecto Sonoro 02: Ocarina of Time


Como cada año la Reserva se reúne una vez más para comentar los nominados a The Game Awards, analizando cada categoría, dando nuestros favoritos, y comentando quién falta y quién sobra. Más de tres horas de tertulia hablando de lo que más nos gusta, los videojuegos. Qué disfrutéis.
 

¡NUEVO PROGRAMA! RDM 5x13 – The Game Awards 2018: La porra de los GOTY