Disparos, explosiones, puñaladas, humor negro y coñas lapidarias antes de dar el tiro de gracia al siguiente habitante del condado de Bodycount. Creo que así es como definiría en una sola frase Assassin Nation.

Y es que el último trabajo de Erika Henderson y Kyle Starks publicado bajo el sello Image, muy prolífico en tebeos más indies, y que nos trae a España Planeta Cómic, es una suerte de traducción en viñetas de aquel rollito, aquella sensación, aquel ambiente en el que nadie tenía asegurada su supervivencia que se genera en Ases Calientes. La película de Joe Carnahan es una ensalada de tiros llena de colores saturados y frases de esas que a los más talluditos nos gustaba ponernos de estado en el Messenger.

Pero basta ya de rascar comparaciones rebuscadas y referencias añejas. Vamos con lo que vamos. Rankin es el líder del segundo clan criminal más importante de la ciudad y antaño era considerado el mejor asesino a sueldo del mundo. Esto, como podréis imaginar, le pone en el punto de mira de muchas, muchísimas pistolas. De hecho ahora mismo está intentando descubrir quién lleva semanas intentando atentar contra su vida. Así que ni corto ni perezoso, contrata a los veinte mejores asesinos a sueldo para protegerlo y deshacer el misterio de una vez por todas.

Pero claro. Poner a veinte individuos que se ganan la vida rajando gañotes, reventando cabezas, petando patatas, arrancando la vida de otros individuos tenía que acabar, por narices, en follón.

Un follón del que no voy a contar más por el bien de los alérgicos a lo spoilers, pero adelanto, eso sí, que es francamente divertido. Kyle Starks teje una trama de investigación con sus giros y sus revelaciones, pero trufada de humor negro y violencia. La naturaleza coral de la obra ayuda mucho a mantener la tensión en este aspecto, pero a su vez juega en detrimento de ciertos personajes, que están definidos de manera simplona, o desarrollados de forma apresurada. Es innegable, además, la influencia de Garth Ennis, con ese tono gamberro y ligero que impregna cada diálogo, y esos personajes que son tan singulares como mortales. Los diálogos guardan muchas reminiscencias de películas como Snatch, pero consigue mantener su personalidad y no permite que las referencias y las influencias se coman lo principal, que es contar su propia historia.

Una historia ilustrada de forma más que competente por Erika Henderson, a la que ya vimos poner en marcha su talento en La Imbatible Chica Ardilla. Su estilo claro, fluido y limpio hace un más que interesante contraste con una historia tan violenta, y de hecho choca un poco ver dibujados sesos y vísceras sin ningún tipo de cortapisa con este aspecto tan luminoso, con tonos pastel y de fuertes contrastes, y con un trabajo del color excelente, obra también de Henderson La edición, como ya nos tiene acostumbrados Planeta, es en tapa dura y con papel de buen gramaje. No obstante, este tomo contiene los números del 1 al 5 de la miniserie, pero en esta edición se ha optado por no separar los capítulos y esta decisión no le hace precisamente un favor a la lectura, generando saltos narrativos extraños. Además la traducción no es de las mejores que hemos tenido, con construcciones anómalas y preguntas donde no siempre procede.

Así pues, una interesante, ligera y divertida historia de asesinos que se lee como un tiro porque el guión y el dibujo llevan este tebeo en volandas. Si te sobran 16 euros y buscas un rato entretenido leyendo algo nada profundo ni que te cambie la vida, quizás sea buena idea que hagas una parada por tu tienda y te hagas con este Assassin Nation.


Reseña: Assassin Nation (Erika Henderson y Kyle Starks)


En serio os digo que no sé qué hacéis leyendo esto. De verdad, ¿por qué estáis aquí pudiendo leer los dos primeros volúmenes de Babyteeth, disfrutando de esta obra tan divertida como frenética? ¿Aún aquí? Bueno, veo que no tenéis remedio. En cualquier caso, dejadme cantaros las alabanzas de este segundo volumen. Porque, señoras y señores, dejadme deciros que se trata de uno de los cómics que más estoy disfrutando y del que esperaba, como agua de mayo, este segundo recopilatario. Un segundo volumen que no hace más que confirmar las excelentes sensaciones que me dejó el primero y que expande y desarrolla la historia de una manera inesperada y sorprendente.

Para todos aquellos que no sepáis aún de qué va este cómic (y no hayáis leído mi primera reseña) os lo explico muy brevemente: Sadie es una joven de dieciséis años que se quedó embaraza y ha dado a luz un bebé, Clark, que resulta ser el Anticristo, aquel que ha de llegar para provocar el Apocalipsis y acabar con todos los pecadores. Si ello no fuera suficiente dolor de cabeza, existe una organización secreta, La Silueta, que trata de matar a Clark para evitar el fin del mundo. Sadie, su hermana, Heather, y su padre deberán tratar de evitar que La Silueta acabe con Clark: pero no estarán solos porque El Camino, una suerte de secta, les ayudará para salvar y proteger al Anticristo.

Esta es la premisa de una obra que derrocha sangre, humor, terror, ternura y giros, muchos giros argumentales que no os dejarán casi ni respirar. Donny Cates tiene un don (!) para crear una personajes que, con muy pocas viñetas, quedan trazados perfectamente: Sadie, Heather y su padre son un trío protagonista de los que no querrás despegarte ni un segundo gracias a su fuerte personalidad. Pero la magia de Cates no queda solo aquí: en este segundo volumen sigue desarrollando la trama y cerrando el primer arco, en el que vemos el papel de El Camino y hace que los protagonistas se reencuentren con cierto personaje que cierra interrogantes y abre otros.

El ritmo es desenfrenado, con litros y litros de sangre, con un sentido del humor que mezcla lo macabro y lo gore con lo tierno y lo familiar. Un tono que no permite que nos aburramos ni un solo segundo y que nos obliga a leer página tras página sin descanso. Creedme que antes de lo que pensáis estaréis esperando que llegue ya el tercer volumen.

El dibujo de Garry Brown hace posible que convivan el horror más extremo nacido del Infierno con la ternura propia de la infancia: algo extremadamente difícil pero que Brown sabe alcanzar con suma facilidad. Cierto es que cuando más frenética y sangrienta es la acción, mejor casa con el dibujo de Brown, aunque no es menos cierto que en los momentos más pausados también sabe crear una ambientación llena de tensión. A todo ello ayuda la excelente edición de Planeta Cómic, con tapas duras y a todo color, y con unos pequeños añadidos finales en el que vemos el proceso de creación: desde el guión hasta la plasmación final que podemos leer.

Creedme cuando os digo que Babyteeth es una de esas obras que desearíais no acaba de leer nunca: sus personajes, las situaciones, los giros argumentales, las nuevas líneas que se van abriendo... Todo hace que la lectura de sus números sean una auténtica maravilla al alcance de pocos creadores. Una obra ineludible para los amantes del terror y lo fantástico. Y si miento, que se abra ya el séptimo sello y se desate el Apocalipsis sobre la Tierra.


Reseña: Babyteeth nº 02 (Donny Cates y Garry Brown)


Hay cambios en la vida que marcan y dejan huella en el interior de nuestras personalidades. Más aun si estos cambios suceden en cierto momento de nuestras vidas, cuando la personalidad se está formando y se va forjando la persona que un día seremos. Cambiar de ciudad, adaptarse a un nuevo barrio, encajar en un nuevo instituto, comenzar un nuevo trabajo, hacer nuevas amistades…pueden suponer un estrés desmesurado para cualquier joven en plena orgía de hormonas. Pues coged eso y pasarlo por un filtro super heroico, esto es lo que más o menos Mark Russell nos viene a contar en Los Gemelos Maravilla.

Zan y Jayna son unos gemelos que han tenido que abandonar su planeta a la fuerza y que han sido acogidos por Superman en la tierra. Dejar atrás Exxor y adaptarse a la vida en la Tierra es solo una de las muchas pruebas que tendrán que afrontar, que no es pequeña, y a la que hay que sumar el llevar una doble vida ocultando sus superpoderes a la gente ”normal” y usarlos para salvar el mundo, y el día, a su manera. Esto es como os podéis imaginar una historia de superhéroes pero desde un punto de vista juvenil y desenfadado, quizás en exceso, dejad que me explique. Tanto las situaciones cotidianas en el instituto como los enfrentamientos con los villanos están blanqueadas y suavizadas en exceso y es bastante difícil tomar en serio no solo a la pareja protagonista si no al resto de elenco que desfilan por el cómic, y eso que se tira de fondo de armario y las primeras espadas de DC tienen sus líneas en esta historia, y nos cuesta mucho, por mucho que lo intentamos, engancharnos con la pareja protagonista y con las situaciones cotidianas a las que tienen que hacer frente. Al final la historia va siempre a medio gas y parece que nunca termina de arrancar. Es posible que el nombre de Russell, guionista que le dio una vuelta de tuerca al personaje de "El león Melquiades" en Exit Stage Left: The Snagglepuss Chronicles, le juegue una mala pasada pues quizás se esperaría más del cómic que debería abanderar la nueva línea de Wonder Comics, apadrinada por el propio Bendis.

A los lápices encontramos a un Stephen Byrne que tampoco ayuda demasiado a que esta historia nos la terminamos de tomar en serio. No estoy diciendo que el dibujo se malo, al contrario. Byrne hace un trabajo excelente con un dibujo claro y limpio en todo momento pero demasiado infantilizado. Este “problema” se ve acentuado con la paleta de color que el propio Byrne usa y que da a todo el cómic un aspecto en exceso infantil.

Pero todo esto son unas impresiones muy preliminares, ECC nos trae en este primer número las 3 primeras grapas USA y la cosa solo acaba de arrancar. Es muy probable que cuando reseñe el segundo volumen de estos Gemelos Maravilla tenga que comerme mis propias palabras porque hay muy buenos mimbres en estas páginas para que de aquí salga una gran historia.


Reseña: Los Gemelos Maravilla 01 de 03 (Mark Russell y Stephen Byrne)


Para esta ocasión nos vestimos con nuestro mejor traje para hablar de Tamara de Lempicka, novela gráfica basada en la vida, parte de ella, de la destacada pintora de art déco, cuya aparición y esplendor se vivió en los años veinte y treinta, en el periodo de entreguerras, con grandes fiestas cosmopolitas, dejando atrás, no por mucho tiempo, los horrores de La Gran Guerra.

Tamara de Lempicka es una afamada pintora polaca afincada en París en los años 20, aclamada por todos, en un momento de su vida donde atraviesa una pequeña crisis de inspiración y de matrimonio. Como buena artista, pasa las noches de fiesta en fiesta, rodeada del mundo de la farándula, explorando y dando rienda suelta a su deseo sexual, mientras en casa tiene a un marido deprimido tras haberlo perdido todo al huir de la revolución bolchevique.

Virginie Greiner es la encargada de plasmar parte de la biografía de Lempicka, dejándonos claro el espíritu indómito de una mujer adelantada a su época, con todos los valores que por suerte reinan hoy en día: mujeres independientes, fuertes, libres para tomar sus propias decisiones, cosa que por desgracia no ocurría en aquellos tiempos.

A los lápices y color está Daphné Collignon, donde más reluce esta novela. A pesar de que las líneas son muy sencillas, resultan espectaculares, dotando de una expresividad pasmosa las caras de los personajes, destacando la sensualidad que consigue transmitir en muchas viñetas con escenas de sexo, todo acompañado de una paleta de colores elegante, que es lo que este cómic requería.

Planeta Cómic nos trae esta edición muy cuidada, que incluye una breve biografía de la pintora con algunas de sus impresionantes obras, en formato cartoné de 56 páginas por 20 euros que sin duda merecerá la pena por descubrir a este personaje tan interesante.

En conclusión, es una novela atípica sobre un personaje también atípico adelantado a su época, con un dibujo extraordinario y que no debería pasar desapercibido.


Reseña: Tamara de Lempicka (AA. VV.)


Y El Señor le dijo a Noé: <> De sobra es conocido este pasaje de la Biblia, el del Diluvio Universal.

Cullen Bunn (Xmen, Deadpool), acompañado de Juan Doe (American Monster) nos presenta un segundo arca, dirigida por el hechicero Shrae, nuestro protagonista, que por encargo del mismo diablo ha de poner a salvo a las criaturas del inframundo.

La idea de Dark Ark es genial, y se nota que el autor estaba entusiasmado por plasmarla en un cómic, documentándose para surtir el arca de monstruos mitológicos como los ogros, las mantícoras, unicornios, nagas, vampiros, y un sinfín de criaturas que moran en las profundidades, mezclando suspense, aventura y terror. A pesar de esto, queda un primer tomo algo atropellado, con ganas de querer contar mucho en muy poco tiempo, sin ir de manera directa por otra parte, donde te presentan múltiples personajes con enjundia pero que no les termina de sacar partido, puesto que se pisan unos a otros.

En cuanto al dibujo y la narrativa de Doe no ayudan al guión de la obra, siendo en muchos casos monótona, abusando de elementos narrativos como la voz en off como artefacto para hilvanar distintas secuencia. No obstante, podríamos destacar en este apartado los colores escogidos, dando lugar a ambientes muy diferenciados como serían por ejemplo las escenas de la familia de Shrae o las de los prisioneros humanos, de colores tristes y apagados, junto con los de los monstruos, los cuales son mucho más vivos, representando un poco el carácter histriónico de éstos.

En conclusión, un cómic con mucho potencial que no ha sabido aprovechar este primer tomo pero que te deja con ganas de más, lo cual al final es prácticamente lo que importa.

Editado por Planeta Cómic, nos trae los 5 primeros números de esta serie en un tomo cartoné de 144 páginas a color, con algunas portadas alternativas espectaculares incluidas por 14,95 €. La calidad que aporta esta editorial como de costumbre muy, muy alta.



Reseña: Dark Ark - Tomo 1 (Bunn y Doe)


Este primer tomito de Superman Año Uno, nos muestra la destrucción del planeta Krypton, un breve vistazo al viaje de Kal-El a través de las estrella hasta llegar a La Tierra, algo que me ha parecido muy interesante porque nos va contando detalles como que la nave tiene hologramas de sus padres, la voz de su madre cantando una nana, que si vomita (entendemos también cuando se hace caca y pipí) la nave se encarga de limpiarse y limpiarle, etc. Pueden parecer tonterías, pero realmente son detalles que si nos ponemos a pensarlos, están ahí.

Seguimos con el aterrizaje de nuestro (todavía no) héroe en los vastos campos de Smalville, y a partir de aquí viviremos de la mano de la familia Kent la infancia del joven Clark, desde niño aprendiendo a saltar, volar, levantar tractores, controlar sus poderes oculares para no prenderle fuego a la casa, posterior llegada al colegio e instituto de Smalville, cómo seguir ocultando sus poderes ante los enfrentamientos contra los abusones de clase, cómo revelar su secreta a su amada, y un montón más de anécdotas y vivencias que veremos en este cómic, al que yo mas bien llamaría "Año Cero", en lugar de Año Uno.

Con respecto a los autores, Frank Miller, archiconocido e idolatrado por todos, hace algo poco usual en él, no parecer él. Y es que en esta historia del Hombre de Acero vemos un ejercicio de contención, dándonos una historia, amena, rápida, ligera, para todos los públicos y sin pretensiones. En cuanto al apartado gráfico contamos con un clásico como John Romita Jr., que está lejos, lejísimos de su mejor nivel. La portada sin ir mas lejos es, siendo generosos, atroz. Fijaos en las piernas… En definitiva, Superman Año Uno – Libro Uno es el comienzo de una historia que todos conocemos, el origen de Superman, o mejor dicho de Clark Kent, ya que pese a que tenemos un pequeño vistazo a lo sucedido en Krypton, esta es la historia de un niño, un huérfano, un granjero, que se convertirá en el mayor héroe de todos los tiempos.

Esta edición de 64 páginas a todo color y tapa dura la podéis encontrar en la web de ECC Ediciones.


Reseña: Superman Año Uno – Libro uno (Miller y Romita Jr.)


Llevaba oyendo maravillas de Mr. Milagro, cuando se me dio la oportunidad de obtener este integral, durante meses. Obviamente, Tom King es un guionista de bastantes garantías que en muy poco tiempo se ha ganado un sitio en la mesa de los mayores y las capturas del sucio pero estimulante dibujo de Mitch Gerads cebaban poco a poco mi curiosidad sobre esta obra que se tornaba en continua receptora de halagos por parte de muchas voces de confianza. Así que, como digo, cuando se me concede la oportunidad de leer y reseñar el integral publicado por ECC, me abracé a ella tan fuerte como pude.

Suelo tener suerte, o buen ojo, eligiendo tebeos que desconozco. Porque este es un buen momento como cualquier otro para reconocer que no, no conocía la existencia de este personaje, ni del Cuarto Mundo, ni de la inmensa mitología detrás de su nacimiento. Afortunadamente en ECC también piensan en los que como un servidor, no estamos tan dentro del mundillo, por lo que este tomo incluye un pequeño apartado de personajes con sus orígenes y motivaciones. Pero lo que iba. Que suelo tener suerte, o buen ojo, para elegir tebeos siguiendo opiniones y recomendaciones ajenas y este es el mejor ejemplo.

Mr Milagro es justamente eso. Un auténtico milagro. En un panorama donde la inmens mayoría de los fans de los tebeos exigen historias “oscuras y adultas” buscando básicamente sangre, violencia y palabrotas, Tom King ofrece un título que tiene todo eso y además es oscuro y adulto, sin dejar de ser un tebeo de superhéroes. Y es que esta historia, más allá de una introducción que homenajea a los seriales televisivos, arranca con la victoria absoluta y aplastante del Darkseid que ha obtenido por fin la ecuación de la antivida, y con Scott Free, nuestro protagonista, intentando quitarse la vida en el baño.

Pero este planteamiento, como podréis suponer habiendo leído los anteriores párrafos, deja paso a una clara doble lectura. Una superficial en la que se aborda este conflicto a nivel cósmico, y una segunda que presenta una reflexión profunda sobre muchísimos temas que nos ahogan una vez llegada la etapa adulta. La alienación social, la convivencia en pareja, la depresión, la conciliación laboral. Todo aquello que estando solos podría aplastarnos y de lo que solo saldremos airosos si contamos con la compañía adecuada que nos ayude a salir adelante.

Pero si Tom King está superlativo en la redacción, no le anda a la zaga Mitch Gerads. El dibujo de este hombre es absolutamente demencial en tanto a la calidad del trazo, que es sucio, pero enormemente estimulante, como en la capacidad de narrar con las expresiones, el color, el entintado, y las retículas de 9 viñetas. Además se encarga de las portadas alternativas, que si me preguntan a mí, son bastante mejores que las ya de por sí estupendas portadas principales dibujadas por Nick Derington.

Cierra con broche de oro este integral el guión original del primer número. Todo esto en una edición estupenda como nos tiene acostumbrados ECC. Portada dura, papel satinado de buen gramaje en un tomo grande pero sin ser aparatoso, que cabe en cualquier mochila para que puedas leerlo de camino al trabajo, aunque quizás la mejor manera de degustar esta obra es sentado tranquilamente en tu sillón favorito con un buen café a lado.

Porque Mr Milagro es como el buen café. Profundo, con matices, que requiere tiempo y paciencia para que sus aromas penetren y dejen el poso necesario. Mr MIlagro es uno de los mejores tebeos de superhéroes que puede leerse ahora mismo, y los 35 euros que cuesta me parecen pocos para agradecer a Tom King y a Mitch Gerads el haber creado esta colección. Compradla, leedla y disfrutadla.


Reseña: Mr Milagro (Tom King y Mitch Gerads)