La saga de videojuegos Persona está viviendo un momento dulce sin duda. Tras el exitoso lanzamiento de Persona 5 que ha aupado sus cotas de popularidad en occidente y el próximo lanzamiento de Persona 5 Royale, una versión con mejoras del juego lanzado en 2017 y Persona 5 Scramble, un musou basado en esta última entrega, la compañía Atlus demuestra que la franquicia está más viva que nunca.

Puede que muchos (me incluyo) miremos hacia atrás maldiciéndonos por no haber podido o querido probar en su momento los títulos anteriores y es que desde Persona 3, Atlus ha introducido en la serie un alma propia con grafismos, bandas sonoras, historias y personajes memorables. Parece un momento idílico para que aterrice en nuestro país el manga que adaptó entre los años 2007 y 2017 el juego Persona 3 y que llega a España ahora de la mano de ECC Ediciones.

Con dibujo y dirección a cargo de Shuji Sogabe y adaptando el guión de Yuichiro Tanaka, este manga viene a demostrar que adaptar un videojuego tan complejo como Persona 3 no solo es posible, si no que además puede hacerse bien y de manera fiel. Para aquellos lectores que no sean ajenos a la saga de videojuegos y no se hayan acercado nunca a este spin off de la franquicia Shin Megami Tensei, puede que el comienzo sea algo duro ya que nos encontramos ante un prólogo donde se nos mostrará al protagonista y su compañero luchando contra las sombras en un momento futuro.

Pero rápidamente la historia dará comienzo de manera muy similar al videojuego, con el protagonista Minato Arisato (se le bautiza así en el manga) llegando al instituto para comenzar un nuevo curso con sus desconocidos compañeros. Usando con mucha frecuencia un humor gamberro cuando sucede toda la parte social, con personajes caricaturizados a modo de garabatos en los márgenes de las viñetas como si de un cuaderno estudiantil se tratara. Pero cuidado, Persona 3 no es el típico seinen ambientado en la escuela secundaria donde los protagonistas se enfrentan a una horrible amenaza, aquí las formas y el fondo adquieren un papel capital y la profundidad de los personajes encierra muchos matices para ser apreciados por el lector.

En este primer volumen Minato andará algo perdido y confundido tras haber firmado el contrato que le atará a los Persona tal y como le confirmará Igor, personaje clásico de la franquicia que no podía dejar de aparecer en su Velvet Room. Minato descubrirá pronto una aterradora realidad y es que cada día existe una media hora oculta donde las “sombras” campan a sus anchas buscando víctimas mientras las personas normales se convierten en ataúdes ajenas a este limbo temporal.

Para hacerles frente, un grupo de personas formado por algunos de los estudiantes del instituto Gekkoukan tendrán que recurrir a los Persona, invocaciones de poderosos seres que son cuasi manifestaciones de sus propias esencias. En este volumen veremos como Minato invoca al propio Orpheus para luchar contra una de las sombras más grandes a las que se han enfrentado los héroes, para ello tendrá que usar una pistola para dispararse a su propia cabeza con lo que a través de este suicidio simulado, echar mano de su poder.

El dibujo del manga es algo caótico. Se echa en falta una apuesta más fuerte en la representación de enemigos a pesar de contar con un gran diseño de personajes y Personas a cargo del propio Sogabe, pero las secuencias de acción son confusas y poco claras y se hace un uso algo excesivo de desenfoques. Por otro lado el uso del punteado para el sombreado y los volúmenes en pelo y ropa es destacable y aporta vistosidad al dibujo. Además, ya hemos dicho antes que los característicos grafismos del juego son santo y seña del mismo y esto ha querido replicarse con el uso de tablas, gráficos, cartelería y distintos elementos visuales que han tendido un puente de plata entre manga y videojuego.

Este primer volumen de los once totales que abarcan la obra es un buen punto de partida para descubrir mejor una de las entregas más queridas de la franquicia Persona y además veremos como desde ECC se ha respetado la nomenclatura en francés de los capítulos y piezas originales que se mostraban en el juego. El Chapitre Un con sus 162 páginas puede ser vuestro por un precio de 7,95€.


Reseña: Persona 3 NÚM. 01 de 11 (Shuji Sogabe)



"Si me quisierais, os suicidaríais todos hoy" Spider Jerusalen.

En 1997 pudimos disfrutar en el cine de La princesa MononokeEl quinto elemento, o Starship Troopers, en la radio sonaba el Ok Computer de Radiohead, The Prodigy sacaba The Fat of the Land, y Garth Ennis escribía Transmetropolitan.

Transmetropolitan nos habla de un futuro a lo mejor no tan lejano, en el que se han logrado grandes avances en los campos de ciencia y la tecnología, pero en contra de lo que podíamos pensar, la sociedad se ha ido al garete con cada vez más corrupción, pobreza, desigualdad social, y enfrentamientos religiosos. De este "precioso" panorama quiso huir nuestro protagonista, el periodista Spider Jerusalen, pero eso fue hace cinco años, en el mejor momento de su carrera decidió retirarse a la montaña, pero su tiempo se acaba y debe cumplir un contrato ineludible. La única forma de hacerlo será volviendo a esa sociedad que tanto detesta y sobre la que un día (des)escribió con éxito, con un estilo periodístico que incomoda a la altas esferas, descubriendo las más sórdidas tramas de empresas, medios, políticos, y líderes religiosos.

Como protagonista absoluto tenemos a Spider Jerusalen, un tipo que para nada es un héroe, tampoco un villano, más bien un antihéroe aunque tampoco, ya que estamos ante un ser despreciable, con todos los vicios posibles y todos los adjetivos negativos que se nos ocurran, pero también tiene un objetivo "noble", que es el de sacar a la luz toda la mierda que rodea al poder, y a través de sus palabras y pensamientos conoceremos esta realidad. A Spider le acompañan sus dos ayudantes, Channon Yarrow, una tipa dura que hará las veces de guardaespaldas, e Yelena Rossini, ambas periodistas, que ayudaran a nuestro protagonista en sus aventuras e investigaciones, a la vez que forjarán una amistad entre ellas. Por último contamos con ese Editor "en la sombra" que es Mitchell Royce, el jefe de Spider.

Al guión tenemos como ya sabéis, a Warren Ellis, que se sale en este cómic. Es cojonudo como entiende el futuro como un fenómeno social, y no como viajes espaciales y otras locuras, que también las hay, o se intuyen, si no que construye una sociedad satírica y decadente que se encarga de apalizar pero a su vez cuidar hasta el más mínimo detalle. Todo lo que vemos en las páginas de Transmetropolitan es hasta cierto punto creíble, o por lo menos coherente. Las distintas razas, vehículos, religiones, fuerzas políticas, bares, barrios, armas, hasta comida y productos cosméticos, absolutamente todo está medido y pensando para que funciona como una máquina perfectamente engrasada de la que Ellis es el principal ingeniero. A todo esto hay que sumarle múltiples guiños, a obras de literatura, autores, cine, televisión, algunas más evidentes, otras menos, pero ahí están. Esta obra supone uno de los trabajos de Ellis más reputados y y la mejor representación de lo que es Warren Ellis en el mundo del cómic.

Ahora que está tan de moda la serie de Amazon, The Boys, a los lápices tenemos precisamente al dibujante de ese cómic, que no es otro que Darick Robertson, con un trabajo espectacular en el que destacan personajes bien definidos y de trazo grueso, mezclados con lo que pensamos que es la fuerte del autor, fondos plagados de detalles, basura, carteles, aparatos, ropa animales, las edificaciones, es realmente espectacular y te quedas embobado disfrutando de las viñetas en las que más se explaya el autor. También hay que destacar el uso anárquico que hace de las viñetas, mezclando todo tipo de tamaños, disposiciones, y sin ningún patrón aparente.

En definitiva, un cómic tremendo, que podrá cargar a algunos por su exceso de insultos, escatología y lenguaje provocativo, pero que es un sin lugar a dudas un cómics histórico, con un personaje icónico, y un futuro cyberpunk de lo más decadente y atractivo. Una crítica a la sociedad actual que no te debes perder. Transmetropolitan es un cómic que busca provocar y reivindicar, es periodismo de calle, es sucio, asfixiante, es honesto, es original, igual que Spider Jerusalén.

ECC Ediciones nos trae esta nueva edición de Transmetropolitan, en un tomo (de cinco) recopilatorio que contiene los 12 primeros números de la serie, en formato cartoné con 336 páginas a todo color, prólogo de Garth Ennis, bocetos de páginas, ilustraciones, portadas de autores como Frank Quitely o Moebius, y otros extras, y que tenéis disponible para compra aquí.



Reseña: Transmetropolitan LIBRO 1 de 5 (Warren Ellis y Darick Robertson)

Segunda vez que me paso por el blog este mes para reseñar un cómic, o novela gráfica. Y estoy tan feliz que podría hasta cantar… qué coño… voy hacerlo, NA NA NA NA NA BATMAAAN, NA NA NA NA NA BATMANNN. Y es que sí queridos reserveros, Batman vuelve a pasarse este mes (anda, ¡como yo!),  por el blog de Reserva de Maná tras la excelente reseña que mi compañero David Valero nos trajo a primeros de mes. En esta ocasión os traigo un pedazo de cómic, perdón novela gráfica, que adelantándome a las conclusiones finales voy a decir que este 'Batman y Robin Eternos' es uno de los cómics indispensables en vuestra colección.
¿Y qué tiene de especial este 'Batman y Robin Eternos'? Pues que la primera parte de este “dúo dinámico”, preparaos para oír todos los apodos conocidos de esta pareja desde que soy lector de cómics, se encuentra ausente. Bueno ausente, ausente del todo no lo está, pero casi. Bruce Wayne esta desmemorializado, es decir, no recuerda nada de su alter ego Batman. Esto como podréis comprobar provoca un caos en “Ciudad Gótica” donde los malhechores campan a sus anchas y una marea de nuevos y pipiolos héroes intenta contener como pueden la ola de crímenes que asola Gotham, desde que el caballero de la noche decidió tomarse unas amnésicas vacaciones. Así es como nos darán a conocer a Spoiler, Cass, Bluebird o un grupo de alegres justicieros que se hacen llamar “Los Robins”. Y entre tanta criminalidad que asola la ciudad, un nuevo enemigo emerge de entre las sombras con un plan que no solo atañe a Gotham sino a  todo el mundo. Para detener esta amenaza no quedará más remedio que todos los “ex-chicos maravilla” trabajen en equipo para detener el tremendo plan criminal de Madre y Craen. Dick Grayson tendrá que tomarse un descanso de su trabajo en Spyral y trabajar codo con codo con Capucha Roja, Red Robin y Damian Wayne, el actual Robin, para detener un maléfico plan en el que parece que todo el mundo está “en el ajo”, incluido nuestro amado caballero oscuro. Todo un genial thriller cuyas líneas maestras han sido marcadas por un Scott Snyder totalmente desatado y un James Tynion IV en un claro momento de iluminación divina. Pero si sólo dijéramos esos nombres estaríamos dejando en la sombra a otros genios como Steve Orlando o Tom King que van hilvanando todo el esqueleto de esta genial historia de acción con geniales diálogos y momentos ultra épicos. 
Además, y para terminar este apartado, hay que apuntar que 'Batman y Robin Eternos' goza de un ritmo asombroso casi, y perdonad que use términos que beben de otros medios audiovisuales, televisivo. No es que cada capítulo termine con un cliffhanger del tamaño de una montaña, que lo hace, si no que recuerda mucho al cine de acción de cineastas como Nolan en el que toda la obra es un gigantesco tercer acto lleno de acción desde el minuto uno y prescinden de largas presentaciones o valles en la trama.
En la parte visual tenemos un trabajo a la altura del guión. Aunque tenemos varios artistas dibujando esta enorme aventura, Paul Pelletier o Scott Eaton por nombrar algunos,  todos se esfuerzan por mantener el mismo estilo durante todas las páginas para que todo la obra se muestre lo más homogénea y cohesionada posible y que un artista renuncie a su estilo en pos de la identidad propia de la obra es de agradecer. A todo esto ayuda, y mucho, el enorme trabajo de todo el equipo de entintado y coloreado del cómic, pues logra en todo momento transmitir el ambiente que pide el argumento.

Como ya adelanté al principio 'Batman y Robin Eternos' es una obra que no puede faltar en vuestra estantería, y esta vez no hace falta que seáis fans del justiciero de la capa y los repelentes de tiburones, SPOILER: Aquí salen, ya que todo el protagonismo recae en la alianza de sus ex sidekicks, y nuestro querido hombre murciélago sale más bien poco. Lo dicho, que te lo compres que es seguramente el cómic que más vas a disfrutar este verano, y encima con una pedazo edición que nos brinda ECC, tomo en cartoné (integral omnibus), que contiene los números 1 al 26 USA, 592 páginas a todo color que puedes adquirir aquí.

Reseña: Batman y Robin Eternos Integral (VVAA)



Cuando alguien me pregunta cuál es mi cómic de Batman favorito la respuesta siempre es la misma: El Largo Halloween. Y es que el dúo creativo formado por Jeph Loeb y Tim Sale me encandiló tanto en ese volumen como en Victoria Oscura y en lo que hoy nos atañe, las historias que originaron aquellas y que forman Batman Caballero Maldito. La buena noticia es que esta recopilación ahora vuelve reeditada por ECC Cómics bajo el sello DC Black Label con lo que ello conlleva, una auténtica edición de lujo en cartoné, serigrafía en escala de grises y un acabado en negro para las páginas que lo hace lucir espectacularmente bien en la mano.

Batman Caballero Maldito fue un proyecto surgido de los propios Loeb y Sale cuando propusieron al editor Archie Goodwin hacer un especial de Halloween alrededor del Caballero Oscuro de Gotham, el resultado no pudo ser mejor ya que estamos ante historias únicas, deliciosamente escritas y dibujadas y que además se inspiran en una festividad norteamericana mezclando villanos, eventos y sucesos del pasado de Bruce Wayne y su alter ego.

Este tomo está dividido en tres historias independientes: Miedos, Locura y Fantasmas. Cada uno de estos tres capítulos nos mostrará personajes y eventos distintos y lo cierto es que el conjunto ofrece un resultado pata negra. Con el primero de estos capítulos, Locura, Batman tendrá que hacer frente a Jonathan Crane (más conocido como El Espantapájaros) quien intenta extender el miedo y la paranoia por la ciudad gracias a su siniestro gas. En sus idas y venidas, Batman tendrá que lidiar con la promesa de encontrar el amor en los brazos de Jillian, una misteriosa mujer que aparece y descoloca por completo al bueno de Bruce remarcando una de las maldiciones que acompañan a nuestro justiciero, la imposibilidad de formar una familia y encontrar la felicidad junto a alguien.
La segunda historia tendrá como protagonistas además del propio Batman al comisario Gordon y su hija Bárbara, quienes tendrán que lidiar con el Sombrerero Loco, el antagonista en esta ocasión. Si la amenaza no era suficiente por sí misma, Bruce se verá atormentado por el recuerdo de su madre y la relación que guarda con el libro de Alicia en el país de las maravillas.

En el último de los capítulos titulado como Fantasmas, Loeb nos ofrece un guión en el que adapta la historia de Un cuento de Navidad, de Charles Dickens. Y como sucede en aquella ocasión Batman recibirá la visita de tres espíritus en los que veremos la cara de archienemigos como Hiedra Venenosa y el Joker. No serán los únicos en hacer acto de presencia ya que Lucius Fox tendrá gran relevancia y de hecho aquí veremos el origen de la Fundación Wayne de ayuda a los desfavorecidos, mientras que por el lado de los villanos también se dejará caer El Pingüino, formando parte de un elenco que aporta diversidad y variedad a esta historia corta.

Jeph Loeb nos deja en los tres capítulos un guión remarcable en el que la limitación de páginas no le impide crear historias independientes con fuerza, ritmo y que profundizan en los sentimientos y miedos de Batman mientras refuerzan su carácter, usando en los tres caos a Halloween como piedra angular. A su lado Tim Sale demuestra que le tiene cogido el punto de forma magistral al hombre murciélago y sus villanos creando diseños que ha ido manteniendo posteriormente en las historias que mencionaban al principio de la reseña. Además el uso contenido del color, con páginas en las que apenas podemos tener 3 o 4 tonos distintos lejos de ir en su contra unido al dominio de sombras e iluminación le dan un aspecto único, reconocible y que probablemente pueda ganarse tu corazoncito como hizo conmigo.

Este tomo de ECC es casi una edición de coleccionista, está formado por 192 páginas encuadernadas en cartoné , con el prólogo de Archie Goodwin que le dedicó en 1996 y tiene un precio de 21,50€. Si sois amantes de Batman no podéis dejarlo escapar.

Reseña: Batman Caballero Maldito (Jeph Loeb y Tim Sale)



Un vez más Planeta Cómic nos trae un nuevo título de la editorial americana independiente Adtershock, de la cual ya hemos reseñado algunos títulos como American Monster.

Unholy Grail habla del mito del Rey Arturo, los caballeros de la mesa redonda, de una espada maldita (Excalibur), de Ginebra, de la Dama del Lago, y de un mago, en palabras de Cullen Bunn “El demonio... que no tenía nombre en su propia lengua infernal pero al que los seres humanos llamarían Merlín... se escondía enroscado entre las sombras.

Este cómic nos cuenta la historia de Arturo Pendragón, rey de los bretones. Una historia legendaria, que siempre hemos conocido adornada para ser un cuento, pero nada más lejos de la realidad, ya que al igual que en todo ascenso al poder, hay víctimas, y en este caso no pocas. Esta versión del mito artúrico es una auténtica sangría, y no sólo de los enemigos de los protagonistas, si no de inocentes. Una versión oscura de lo que nos habían contado hasta ahora, y que además debemos añadirle una serie de elementos sobrenaturales y de terror para tener un cómic de lo más interesante.

La aventura arranca con el mago Merlín viajando hacia el castillo de Uther Pendragón, padre de Arturo, que está apunto de morir y quiere que su hijo le suceda, sin tener en cuenta los deseos del resto de nobles señores que le han apoyado hasta ahora. Merlín será el encargado de tutelar a Arturo y convertirlo en Rey. Una vez logrado, el Rey Arturo se encargará de unificar a todos los nobles para llevar a cabo su sueño, construir Camelot. Aquí ya empezamos a ver algunos elementos sobrenaturales, como la Dama del Lago convertida en una especie de monstruo lovecraftiano, la maldición del Santo Grial conseguido por Perceval con la intención de salvar Albión, un demonio que asesina y mata a uno de los protagonistas con oscuras intenciones, y alguna sorpresa más que prefiero no revelar.

Hay que decir que tratar estos personajes siempre es un plus de cara a atraer nuevos lectores. Y con nuevos quiero decir que no hayan acudido a la obra por recomendación de otros, o directamente no conozcan a los autores. ¿Cómo jugársela sin ninguna referencia? Pues hombre, yo creo que el mito artúrico es de sobra conocido y atrayente como para que “piquemos”.

En el guión ya sabéis, el bueno de Cullen Bunn (Uncanny X-Men y Deadpool) moviéndose donde más cómodo está, con una historia que mezcla los elementos sobrenaturales o de terror, con una de las leyendas europeas más famosas del mundo. Cabe comentar que no es su mejor trabajo, ya que el ritmo es bastante lento, y aunque lo que propone es muy atractivo, está contado de una forma irregular y algo confuso.

El dibujo corre a cargo del serbio Mirko Colak (Punisher), un trabajo sobresaliente, tal vez lo mejor del cómic, sólo superado por el color, que en este caso lo pone nuestra compatriota, la malagueña María Santaolalla, que consigue con su buen trabajo un dibujo mucho más llamativo y espectacular.

Este tomo incluye los cinco primeros números del gran éxito de la editorial AfterShock. Dispone de 144 páginas a todo color, en tapa dura, y cuenta con prólogo del propio Cullen Bunn, Galería de portadas alternativas, proceso de creación de algunas páginas, y una muestra de guión. Una excelente edición que podéis adquirir por 14,95€ aquí.

Reseña: Unholy Grail (Cullen Bunn)



Regresa el Marshal Bass, vuelve un sheriff de los duros de verdad y lo hace de la mano de la editorial ECC en su segundo volumen, Asesinatos Familiares, donde profundizaremos en el personaje y disfrutaremos de una trama historia casi independiente que de nuevo firman el dúo formado por el guionista Darko Macan y el artista Igor Kordey.

Asesinatos Familiares nos presentará una nueva aventura de River Bass, a quien la familia Defoe ha puesto precio a su cabeza tras lo acontecido en el volumen pasado. Teniendo que lidiar con cazadores de recompensas mientras intenta apresar a un peligroso delincuente, el azar del destino querrá que Bass dé a parar a una granja aislada a las afueras de Drayheave donde una familia de asesinos mantiene una doble vida de aparente normalidad y macabra realidad. Esta familia pondrá en diversos aprietos a nuestro Marshal pero por suerte (o desgracia) esta vez cuenta con un compañero de viaje algo molesto, Turtle, un torpe cazador de recompensas que iba tras sus pasos para capturarle vivo y que intentará que a su codiciado botín no le suceda nada.

Si en el primer libro destacábamos la capacidad de Macan de crear al personaje, esta vez tenemos que hacer mención obligada a su habilidad de crear historias sólidas pese a tener varios giros de guión y auto conclusivas en apenas 56 páginas. Y es que además de la típica persecución del delincuente también habrá hueco para el amor y la atracción que experimentará el propio Bass al enamorarse de Sabien, la preciosa hija del matrimonio Vanderkolk que parece arrastrada contra su voluntad a una vida deleznable y a quien el Marshal.

Si alguien pensaba que el tono del cómic iba a bajar en crudeza ya puede ir pagando la ronda ya que de nuevo tendremos momentos de violencia verbal, física y sexual aunque eso sí, sufridos indistintamente por protagonistas y antagonistas tal y como sucedería en la vida real en el salvaje oeste americano.

El arte del cómic sigue siendo francamente espectacular desde la propia portada que tanto en calidad de dibujo como en color muestra un aperitivo de lo que veremos dentro, si bien el dibujo en el cuerpo del cómic mantiene el toque europeo de Kordey que tan bien le sentaba en la anterior entrega. El dibujante no flaquea en mostrar algún desajuste sin importancia en proporciones anatómicas si esto puede traducirse en una representación más clara de la acción narrativa y como ya sucediera en Black & White, tenemos una nueva splash page para endulzar todavía más el resultado. El uso del color para apoyar la iluminación sigue siendo magistral y tiene buena parte de culpa del magnífico acabado general.

No puedo acabar sin volver a recomendar a todos los amantes del western una historia que está sabiendo mezclar también esos elementos del género noir donde el antihéroe busca dar caza a los asesinos mientras lucha con el mundo para liberarlo de todo tipo de monstruos. Y es que leyéndolo se confirma ese dicho que afirma que “siempre hay un pez más grande”. Su precio es de 12,95€ debido al gran formato en tapa dura a pesar de que estamos ante solo 56 páginas pero se ajusta a vuestro presupuesto tendréis la recompensa de colocar una joya más en vuestra estantería, que podéis comprar aquí.

Reseña: Marshal Bass Asesinatos Familiares (Darko Macan e Igor Kordey)



Flash regresa al Blog de Reserva de Mana dispuesto a demostrar que no hay nada más rápido que el velocista escarlata, es un apodo de “abuelo carca” pero es lo que con la edad ya me toca ser. En “La Velocidad de la Oscuridad” el guionista Joshua Williamson, padre de la excelente “La Liga de la Justicia vs Escuadrón Suicida”, nos trae una interesante historia donde el joven Barry Allen y su side-kick Kid Flash deben hacer frente a un antiguo enemigo al que creían aliado, Shade y su capacidad de dominar las sombras.

En este arco argumental, perteneciente DC Renacimiento, Williamson nos cuenta como Barry continua con el entrenamiento de Wally West en el conocimiento y dominio de la fuerza de la velocidad. Pero aunque Flash es el hombre más rápido del universo, lo siento por ti Superman límpiate las lagrimas pero eso es así, no llega a ser omnipresente y no puede estar dos sitios a la vez. Por esta razón mientras Barry cuelga su traje “colorao” y está disfrutando de su vida “normal” junto a Iris descubre amargamente como Kid Flash esta enfrentándose al crimen el sin ninguna supervisión. Y no solo es una actividad que está desarrollando en Central City, Wally en su afán por demostrar a Flash que es digno de la fuerza de la velocidad, también se escabulle para enrolarse esporádicamente en aventuras con los Titanes. Ante tal descubrimiento Flash no le queda otra opción que dejar fuera del entrenamiento a Wally West (Kid Flash), cosa que no se toma demasiado bien y en su intento por demostrar que Flash está equivocado se adentrará en el peligroso mundo de las sombras y arrastrará a la oscuridad a Iris y a Flash. Y como dirían en el mítico “Un, dos, tres”, buscad en wikipedia aquellos nacidos a partir del 2000, “Hasta aquí puedo leer”.

En este entretenido y rápido de leer, normal siendo Flash “guiño, guiño”, Williamson no solo enfrenta a Flash y Kid Flash a una oscuridad física sino que también es alegórica ya que la relación entre los dos velocistas está envuelta en la oscuridad de la desconfianza y ambos tendrán que buscar la luz del vinculo que les unía tan profundamente, no sólo como amigos si no como héroes, para reconciliarse y volver a confiar el uno en el otro, cosa bastante difícil para Barry que se siente profundamente traicionado por los actos de un Wally West obsesionado con demostrar a su maestro que ya esta preparado para enfrentarse al mundo el solo, ahhhh juventud divino tesoro...

Llegamos ahora a la parte más variopinta de este tomo, el dibujo. Y esto lo digo de manera literal. Williamson se rodea de hasta 4 dibujantes para dar vida a su guión: Jorge Corona, Felipe Watanabe, Davide Gianfelice y Neil Googe, todos ellos grandes lápices dentro y fuera de DC. Como resultado “La Velocidad Oscura” es un crisol de estilos que van desde el trazado más dinámico de Corona o al dibujo más clásico de Watanabe. Esta mezcla de estilos pueden ser toda una explosión visual o, dependiendo del lector, una ruptura con la armonía del guión. Esto ya va a gusto del consumidor por que como se dice por ahí “para gustos colores”. En cualquier caso todos y cada uno de ellos hacen un excelente trabajo en su parcela que se ve, además, muy favorecido gracias al genial trabajo de Plasencia y Sotomayor en el coloreado de las viñetas, en este apartado si que hay unanimidad en el trabajo llenando el cómic de contrastes entre el mundo real y el de las sombras.

La Velocidad Oscura es un interesantísimo arco argumento que no te puedes perder si eres fan de Flash y que continúa a “El Relampago cae Dos Veces”, pero que no es necesario leer para poder disfrutrar de esta nueva aventura del Hombre más rápido de la tierra.

ECC Ediciones nos trae este tomo recopilatorio formato cartoné, de 128 páginas a color, que podéis adquirir aquí.

Reseña: Flash La Velocidad de la Oscuridad (Joshua Williamson)