Bueno, bueno, bueno. ¿Sabéis cuando empezáis a leer un cómic y sabes bien que no te va a dejar ir hasta que hayas leído su última página? ¿Sí? Pues entonces os hacéis una idea de lo que os espera en el momento en el que abráis Babyteeth y os adentréis en la trágica historia de Sadie Ritter. Lo cierto es que desde Saga, la magnífica obra de Brian K. Vaughn, pocas obras habían conseguido engancharme de forma tan inmediata y merecida: la obra de Donny Cates y Garry Brown tiene fuerza, tiene, como se diría, punch, te agarra y no te deja ir en ningún momento. Háganme caso, aunque sólo sea por esta vez, y háganse un favor: acérquense a esta obra sin pensarlo dos veces porque os va a sorprender muy gratamente.

Gran parte de la culpa de que no podamos dejar de leer la tiene el guion por su inteligente estructura y sus personajes: Sadie Ritter es una joven de 16 años que se ha quedado embarazada. Únicamente se lo ha comunicado a su hermana Heather, una peligrosa sociópata con un largo historial delicitivo que trafica con drogas y que protege a su hermana de todo aquel que quiera hacerle daño. Algo que le irá de fábula a Sadie porque Clark, el hijo de la protagonista, no es un simple bebé: se trata del Anticristo, que ha venido a tirar abajo las barreras que separan nuestro mundo del demoníaco. La Silueta, un extraño grupo que opera en la sombra, se dedica a acabar con todas las encarnaciones del Anticristo y están decididos a matar a Clark, para lo que enviarán a una serie de asesinos. A esto hay que sumarle la aparición en nuestro mundo de un mapache demoníaco que hará las cosas un tanto más complicadas si cabe...

¿Qué? ¿Os parece poco? Sí, el argumento creado por Donny Cates es una absoluta locura pero... ¡funciona! Y funciona gracias a sus personajes: todos y cada uno de ellos son creíbles. Desde la indecisa Sadie, una joven adolescente que aún no sabe ni por donde camina, hasta Heather, quien pese a su sociopatía la aprecias por ser una hermana mayor tan comprometida en la protección de su hermana (y por sus drásticos métodos, para qué engañarnos), pasando por el padre de ambas, un piloto del ejército que deparará alguna que otra sorpresa. Ya no es solo que estos personajes tengan un carisma que nos encandilará, sino que su retrato es realista dentro de un texto profundamente fantasioso, creando una brecha por donde nos vamos a colar. Se intuyen en el horizonte muchos otros personajes, lo cual acrecienta las expectativas por lo que nos va a deparar la obra.

Esto nos lleva al otro gran punto a favor de la obra: las constantes referencias a futuros sucesos. Este ir y venir dentro de la narración genera una serie de expectativas que alimenta nuestra ganas de seguir leyendo. Una jugada inteligente que, de nuevo, me recuerda a la narración de Saga. Este horizonte que se nos va dibujando poco a poco y que sabemos que vamos a tardar en alcanzar solo hace que acrecentar nuestro interés en una historia que, ya de por sí, es altamente atractiva.

Sumémosle un dibujo de Garry Brown duro y anguloso, escabroso y oscuro para recrear este universo tan oscuro y violento en el que se van a mover los personajes. Además hemos de sumar a ello algunas soluciones visuales muy imaginativas que enriquecen el apartado visual, repleto de claroscuros. Ciertos toques de gore van a dar las notas de horror necesarias para que no podamos apartar la mirada de esta obra en la que dibujo y guion se dan la mano para atraparnos sin remedio.

Por todo, Planeta Cómic tiene una gran baza a su favor con esta nueva colección del sello Aftershock: con este primer tomo, que recopilar los cinco primeros número, se nos abren las puertas a una serie que vamos a seguir de cerca porque va a dar mucho que hablar por su gran calidad. Yo sería capaz de seguir a Sadie hasta el mismísimo infierno para poder leer sus (des)venturas. Sinceramente, imprescindible.

Reseña: Babyteeth nº 01 (Donny Cates y Garry Brown)


Tan sabio como el maestro Yoda, tan poderoso como el maestro Windu”. Estas palabras que Anakin le dedicaba a Obi-Wan en la trilogía de precuelas no eran una mera adulación, eran fruto de una admiración sincera y profunda y desde que las escuché se avivó en mí el deseo de saber más sobre ese personaje interpretado en la gran pantalla por Samuel L Jackson.

Años después he podido leer una aventura centrada en este Maestro Jedi, ya que Planeta Cómic ha reunido en un único tomo recopilatorio las cinco grapas que conforman el arco de Mace Windu: Jedi de la República. Para ello al frente del guión han colocado a Matt Owens y en el dibujo ha estado Denys Cowan con los lápices y Roberto Poggi con las tintas, contando de manera excepcional en el cuarto número con Edgar Salazar y Scott Hanna para estos mismos menesteres.

Mace Windu es un personaje que me gusta mucho debido a esa seguridad en sí mismo, a esa personalidad que le hace incluso lucir bien un sable de luz violáceo, a ese inmenso poder del que ya en las películas hace incluso gala plantándole cara al mismísimo Darth Sidius y que solo la gran traición de Anakin parece poder quitar de en medio. Pero antes de que ese funesto momento llegue, Mace Windu: Jedi de la República nos sitúa en el tumultuoso marco de las Guerras Clon, justo a caballo entre El Ataque de los Clones y La Venganza de los Sith, ya que al propio Mace se le asigna una misión como General Jedi de inspeccionar el planeta jungla Hissrich, donde se ha detectado una fuerte actividad clon.

El guión de Owens ha dispuesto a Windu de forma que a pesar de que ostenta el rango de Maestro Jedi, es tratado casi más como un militar y con cierto grado de altivez desde el propio Consejo Jedi, dándole órdenes y mostrándonos a un Windu distinto cuya autoridad puede dejar al lector algo desubicado en esta escena principal. Por suerte esa sensación se desvanece rápido al conformar a su comando de expedición con tres personajes de resultado final totalmente dispar.

Por un lado tenemos a Rissa Mano, una Caballero Jedi que es una gran experta como piloto e ingeniera además de tener mucho potencial para la lucha, algo que pese a que sobre el papel nos dice cosas buenas, lo cierto es que es quizás el personaje más desaprovechado de todo el cómic. En segundo lugar tenemos a Kit Fisto, miembro del consejo y un viejo conocido del fan de Star Wars ya que ya incluso en las películas hemos podido verle en acción, tanto en el episodio II usando la fuerza, como en el episodio III muriendo ante Palpatine durante el intento de arresto del peligroso canciller. En último lugar tenemos al gran personaje del cómic: Prosset Dibs del cual hablaremos con algo de detenimiento una vez que nos hayamos situado en la historia.

Y es que los cuatro juntos llegarán a Hissrih y verán como la diezmada población local sufre de la explotación que hace el ejército separatista de los droides sobre la superficie del planeta, el trillado argumento del canto a la naturaleza que aquí por suerte sirve de espoleta para un espinoso tema que promete mucho calado en la nueva etapa de Star Wars tras su compra por Disney. Y es que este irrelevante planeta contiene una gran fuente de energía natural y el consejo Jedi parece dispuesto a estudiar su impacto y posibles beneficios.

Para el bueno del maestro Prosset ese ansia del Consejo Jedi por evitar que el ejército droide se hiciera con esa fuente de energía muestra dudas sobre la ética de los actos e intenciones del Consejo abriendo de nuevo el melón que trae a colación el propio Luke Skywalker en Los Últimos Jedi sobre la vanidad de los Jedi y como se pudieron alejar de su camino al convertirse en armas de guerra en manos de la República.

El cómic tiene algún momento muy interesante como la aparición del General Grievous, omnipresente cuando los droides separatistas hacen acto de presencia, pero también alguna sombra protagonizada en esta ocasión por el antagonista del volumen, el androide mercenario AD-W4, un autómata que solo se mueve por dinero pero al cual le falta peso, alma y matices para ser un personaje que sea mínimamente memorable. La presencia del androide parece por momentos metida con calzador por dar algo más de empaque a la amenaza separatista, aunque desde luego serán las propias tribulaciones en el seno de la avanzadilla Jedi las que nos mantengan pegados a las páginas.

Sin duda el punto álgido será conocer mucho más a fondo a Mace Windu, su pasado, su forma de actuar y de entender el código Jedi y también como no sus artes de combate, área donde destaca (“tan poderoso como el maestro Windu”), ya que la trama de la amenaza al planeta y la energía queda muy diluida en un segundo plano.

Aunque tenemos viñetas francamente buenas, el nivel general de los lápices no me ha parecido tan redondo como en otros productos similares, a pesar de que se agradece que se mantenga el manual de estilo en la maquetación a la hora de colocar letreros para planetas o eventos, dando homogeneidad en este sentido al nuevo universo expandido y siendo todo un acierto este aspecto. El cambio de dibujante en la cuarta grapa afea algo el conjunto pero nos permite también apreciar distintas aproximaciones a la acción y a los personajes con lo que entrará mucho en juego la valoración que hagamos de un apartado artístico que es una montaña rusa de altibajos e irregularidades.

Con Mace Windu: Jedi de la República no estamos ante uno de los productos top que han salido en cómics en los últimos años, pero sí ante una oportunidad de oro para los fans de este Maestro Jedi de conocer mucho más de su vida, obra y psicología. Su precio en la horma habitual de 16,95€ ofrece 120 páginas y encuadernación en tomo, así que si sois amantes del personaje no podéis tener mejor excusa para haceros con él aquí.

Reseña: Star Wars Mace Windu (Denys Cowan)


Yo no conocía a Conan por los cómics, mucho menos por la obra original de Robert E. Howard, si no por (entiendo que al igual que muchos de los que estáis leyendo esto), la maravillosa película dirigida por John Milius e interpretada por un joven Arnold Schwarzenegger, que pese a no ser su primera película, supuso el lanzamiento total como estrella de Hollywood. Cómo olvidar esa historia de venganza, los bárbaros, esos reinas y civilizaciones antiguas que recordaban a otras que conocemos como la egipcia, o el imperio mongol, la sangre, las mujeres, la brujería, los monstruos... Sin duda estaba ante uno de los universos más atractivos jamás creados, y quería saber más, pero no sé por qué, por aquél entonces los cómics que había de Conan no eran santo de mi devoción. Creo que todos hemos pasado por varias etapas como lector, y una de ellas es la de "Pero esto es muy viejo, ¿no?". Bueno, por suerte esta enfermedad tiene cura, y años más tarde me haría con el primer tomo de 'Conan el Bárbaro', de Roy Thomas y Barry Windsor-Smith, y quedé fascinado, pese a que el dibujo era "antiguo" y carecía de color.

Pues bien, dejando de lado las historias de abuelo cebolleta, la Editorial Planeta Cómic nos brinda en forma de tomos recopilatorios este Conan La Leyenda, la mítica serie de Dark Horse que dieron a luz el ganador del Eisner, Kurt Busiek (Marvels, Astro City), y Cary Nord (pese a que luego llegarían Timothy Truman y otros dibujantes como Greg Ruth), y este primer volumen se encarga de recopilar los siguientes número los tomos originales 0, 1 y 2 de Conan: La leyenda (Conan #1-15, 23, 32, 45-46 del 2005-2008).

Habían pasado casi ocho años desde que Marvel publicara la última serie de Conan, y fue Dark Horse la encargada de volver a darle vida de la mano de Kurt Busiek, que dotó al personaje de una frescura inimaginable en ese momento, y un nuevo punto de vista y de partida. Y lo de "nuevo" podríamos entrecomillarlo, ya que se trata de una versión basada en los relatos originales de Robert E. Howard, el padre del género de Espada y Brujería. En este sentido hay que decir que esta etapa de Conan adapta 'La Hija del Gigante Helado', 'El Dios del Cuenco', que será el primer encuentro de Conan con el hechicero Thoth-Amón, y que será el eje central del tomo, o 'La Torre del Elefante', una de las mejores historias del bárbaro, que revelan a Conan que hay vida más allá de nuestra comprensión y nuestro mundo.

El propio Busiek cuenta en el prólogo cómo Conan no le llamaba la atención en su día (como a mí), pero acabó por convertirse en uno de sus personajes favoritos. Y creo que él intenta evitar esta sensación, con una forma de relatar la historia en la que ya nos dejan ver que Conan es algo más que un hombre, una leyenda, casi un Dios que vemos reflejado en esa estatua derribada que encontramos en las primeras páginas del cómic, y que nos invita a querer saber más y más de él. La idea de una nueva civilización que llega a las antiguas tierras salvajes, ahora en ruinas, y a través de escritos que comienzan a relatar los orígenes de Conan, me parece sublime, así como la evolución del personaje, a fuego lento, sin saltos temporales demasiado bruscos. El cómic se toma su tiempo para mostrarnos al cimmerio de bebe, niño, adolescente, un joven guerrero, y un adulto curtido en mil batallas y camas de preciosas mujeres. Aquí no hay sólo batallas y duelos, que también, si no que tendremos escenas emotivas, personajes molones como Connatch, el abuelo de Conan, y todo ello ejecutado por el dibujo de Cary Nord (intercalando trabajo con Greg Ruth para las partes de Conan joven), que claramente imita el estilo de Frank Frazetta, que podríamos decir que es EL DIBUJANTE en mayúsculas de bárbaros, y con muy buen resultado he de decir. Desde luego, estamos ante un cómic muy regular en todos sus aspectos, en el que no encontramos altibajos, y todo su conjunto roza una calidad altísima.

En definitiva, un pedazo de cómic que ha supuesto mi reencuentro con el personaje tras muchos años sin saber de él, y que ahora la Editorial Planeta Cómic nos trae este imponente tomo de 504 páginas a todo color, en tapa dura, que cuenta además con unos precioso bocetos de Greg Ruth con notas del dibujante, y que puedes adquirir aquí por 30€.

Reseña: Conan La leyenda INTEGRAL nº 01/04 (Kurt Busiek)


Esta semana toca dar un repaso a todo lo acontecido los últimos días, que es mucho y muy bueno. Ese pedazo de tráiler de Death Stranding, las presentaciones de Google Stadia, EA Play, el E3 2019 AL COMPLETO, con Final Fantasy VII Remake, Keanu Reeves, un nuevo Zelda... ¿Os parece poco? Dadle al play y disfrutad.
 

¡NUEVO PROGRAMA! RDM 5x41 – Death Stranding, el E3, y otras cosas del querer


Esta semana lo damos todo para hablar de Sekiro: Shadows Die Twice, el último título de From Software, y sin lugar a dudas uno de los mejores juegos del año. Preparad la Katana Mortal y vuestros implantes favoritos para la Prótesis Shinobi, porque os vamos a hacer el Contraatque Mikiri con este monográfico de tres horas y media, durante las que recorreremos Ashina de la mano, la única que nos queda. Que disfrutéis y recordad, dudar es morir...
 

¡NUEVO PROGRAMA! RDM 5x40 – Monográfico: SEKIRO Shadows Die Twice


De las leyes que rigen este frágil universo en el que vivimos, la tercera ley de Newton quizás sea la más palpable en el día a día de esas pequeñas criaturas que poblamos esa pequeña mota de polvo que es la Tierra. “Cuando un cuerpo ejerce una fuerza sobre otro, éste ejerce sobre el primero una fuerza igual y de sentido opuesto”, aunque esto parezca algo solo útil para los "cerebritos" que se encierran en laboratorios de universidades desentrañando el próximo secreto de la física, esta es una ley que nos afecta diariamente a todos nosotros. Quizás si la reducimos a una expresión más corta, más cotidiana, como que “Toda acción tiene una reacción” seamos conscientes de la gran fuerza que ejerce sobre nosotros. El batir de alas de una mariposa en el campo de Cartagena causa un huracán en Kuala Lumpur, o el hecho de que no te hayas lavado los dientes esta mañana influye, o no, en que hoy te despidan. Como bien dijo Merovingio en Matrix Reloaded,  “Somos esclavos de la causalidad”.

Es cierto que esté es un tema ya manido y tratado cientos de veces tanto en cómics, como en literatura o cines. Pero si hay un cómic, una historia, donde este motivo ha tenido unas consecuencias que han perdurado durante el tiempo ese es Flashpoint. Los hechos ocurridos en esta pequeña saga de tan solo 6 grapas, 5 si contamos que el primero se trataba de un número doble, han permeado profundamente en las historias de la editorial de DC, tanto, que fueron el origen, no solo de los malogrados NEW 52, si no que aun son palpables en sagas posteriores como Renacimiento.

Pero si leemos solo esos números, editados también por ECC en un tomo bajo el mismo nombre, estaríamos perdiendo gran parte de su compleja historia, ya que las ramificaciones de Flashpoint van más allá de esos pocos números. La historia que Geoff Johns edifica sienta las bases para multitud de arcos que nos harán ver a los personajes más famosos de DC como nunca antes los hemos visto. Por eso ECC ha editado “Flashpoint XP”, 4 volúmenes donde no solo nos cuentan la historia donde el velocista escarlata lo cambiará todo para siempre, también podremos disfrutar de todos los arcos y sagas que acompañaron la gran historia que el arquitecto de DC, Geoff Johns, tenía en mente desde la primera vez que se puso sus manos en la sala de maquinas de Flash. Conoceremos mejor que nunca las motivaciones de Zoom, asistiremos a una guerra a muerte entre Temiscira y la Atlántida, donde toda Europa se verá afectada, conoceremos a la versión más violenta y cruel de Batman, o asistiremos al nacimiento de una extraña “liga de la justicia” capitaneada por Cyborg. Todo esto y mucho más contenido adicional como portadas, ilustraciones e información extra en una edición de autentico lujo con portadas y lomos lenticulares que dan a la colección un aspecto totalmente espectacular.

Y si habéis llegado hasta aquí es posible que os hayáis dado cuenta de que no he comentado absolutamente nada del argumento de Flashpoint. No es que lo haya olvidado si no porque, aparte de que no se trata aún en este primer volumen, no quiero “spoilear” nada sobre un evento que lo cambio todo y que es lectura indispensable tanto si eres fan de DC como si no lo eres. Un volumen que lo puedes disfrutar tan solo con pinchar aquí.

Reseña: FLASHPOINT XP VOL. 01 (DE 4)


American Monster, un nombre muy apropiado para esta historia que no hace alusión precisamente al terrorífico aspecto del protagonista (que también), si no a otro tipo de monstruos, asesinos, pederastas, traficantes, mafiosos, ultraderechistas religiosos, y demás calaña de la América más profunda, paleta y violenta, al más puro estilo Azzarello, aunque a mí me ha recordado bastante a los Paletos Cabrones de Jason Aaron...

Este cómic nos narra la historia de Theodore Montclare, un antiguo militar que fue desfigurado por el fuego en la guerra, y que años después llega al pueblo rural donde transcurre todo para resolver una incógnita sobre su pasado, que determinará su futuro. Un tío de dos metros, musculoso, con cara de pocos amigos, y piel de color rojo, recurso más que interesante del dibujante para representar sus quemaduras. Asesinatos, mentiras, reencuentros, ajuste de cuentas, todo eso y mucho más nos espera en esta historia de (parece) venganza. A parte de este arco principal, Azzarello divide la historia en diferentes tramas, la del protagonista, los adolescentes del pueblo que nos regalan algunas escenas muy buenas, y un viejo conocido con el que comparte tatuajes y pasado (veremos si futuro), otro ex militar que se gana la vida traficando con armas junto a su banda de moteros, y que tiene los mismos problemas que cualquier otra organización criminal, como por ejemplo lucha de territorios con el otro grupo armado del cómic, unos fanáticos religiosos a las órdenes de un reverendo que busca una nueva guerra santa. Pese a que son historias paralelas, obviamente se irán cruzando hasta llegar al mismo punto en común, que es Theodore Montclare.

A pesar de todo esto que acabo de comentar, el cómic no está exento de escenas de cotidianidad en el bar del pueblo, la cafetería, gasolinera, y nos presenta a varios secundarios muy carismáticos pese a contar con pocas lineas de diálogo, e incluso escenas divertidas.

El guionista como ya hemos dicho, no es otro que Brian Azzarello, uno de los nombres propios más reconocibles de los últimos años, que despuntó con su imprescindible 100 balas, y que la mayor parte de su carrera ha estado vinculado a DC, destacando su última etapa en Wonder Woman, y su trabajo en Batman: El Caballero Oscuro III junto a Frank Miller. Pese a que tiene sus detractores (digo yo), me parece uno de los guionistas más sólidos del panorama actual. Y con respecto a American Monster, no es que sea su mejor trabajo, pero si un buen trabajo.

A los dibujos tenemos Juan Doe, un artista muy peculiar, ya que además de llevar a cabo toda la parte gráfica del cómic (lápiz, tinta y color), tiene un estilo súper particular y reconocible, lo cual considero una característica fundamental en un dibujante. Y es que además narra de una forma excelente y lleva igual de bien una escena de acción, como una cotidiano o de sexo. Sin duda el dibujo de Doe es lo mejor del cómic.

La Editorial Planeta Cómic nos trae este tomo recopilatorio de la editorial Aftershock, en tapa dura, con 128 páginas a todo color, que incluye las portadas originales de los cinco números americanos que contiene, así como una breve biografía de los autores. Actualmente está a un precio de 14,95€ y puedes adquirirlo aquí.

Reseña: American Monster Vol.1 (Brian Azzarello)