Dicen que el amor es cosa de dos, pero también se comenta que, a veces, uno más uno no es igual a dos. Daisuke Imai, el autor del manga Historias de Kioto, viene a mostrarnos estas dos caras del amor con una historia agridulce en el que su mayor virtud es explicar una misma historia desde dos puntos de vista diferentes: el de los implicados en esta compleja historia de amor, la insegura Chihiro Kadowaki y el calculador Yukichi Horikawa. Y, como mandan los cánones, este romance agridulce comienza con un pequeño malentendido, un encuentro fugaz en el que un espejo será el origen de esta particular narración a dos bandas.

La curiosidad de esta obra es, como os comentaba, la dualidad de puntos de vistas: la obra constará de seis volúmenes en total, tres dedicados a Chihiro y otro tres a Yukichi. ¿Esto quiere decir que podemos leer únicamente los tres volúmenes dedicados a Chihiro y comprender toda la historia? Pues sí y no, porque aunque ciertos hechos se repiten en ambas lineas narrativas (al fin y al cabo, siendo consecuentes, las narraciones convergen en varios puntos) y es cierto que podemos seguir tranquilamente el hilo desde un único punto de vista, donde realmente se enriquece esta obra es en el descubrimiento de lo que le sucede al otro. En las múltiples ocasiones en las que se encontrarán, cada uno habrá vivido una serie de acontecimientos que le harán actuar de una manera u otra: si sólo tirarnos del hilo de una historia nos quedaremos a medias.

Otro de los alicientes es descubrir el abanico de personajes secundarios que dan color y trasfondo a los protagonistas: es ahí, quizás, donde más brilla este manga, pues no sólo nos ofrece la historia centrada en este romance, sino que tanto Chihiro como Yukichi tienen su propia narración, con unos personajes secundarios que alimentan una serie de subtramas que son la sal de esta relación. Esto no hace más que abrir nuevas puertas para mostrarnos nuevos paisajes de la personalidad de los protagonistas, pero también aumentando el interés de la trama. Con ello quiero decir que cada una de las "partes" de este manga tiene entidad propia, su propio peso y su entidad.

Enmarcado en lo que podríamos llamar el "slice of life", es decir, en la cotidianidad, el día a día de sus personajes, este ambicioso y costumbrista manga sabe explotar de una manera muy inteligente un género tan trillado como el del romance. Y pese a lo encorsetado del género al que pertenece, este desdoblamiento del punto de vista, este espejo que abre la narración y que sirve de metáfora evidente para el juego que propone, es una obra que no debería pasar desapercibida para todos aquellos que quieran una propuesta diferente: divertida, tierna y romántica, Historias de Kioto es un manga que se lee con enorme facilidad y que propone algunas ideas formales muy interesantes para un género un tanto trillado.

Gracias a la Editorial ECC podemos disfrutar de estos dos tomos en formato rústica, con 176 páginas en blanco y negro a un precio de 8,95€ cada uno.

Reseña: Historias de Kioto. A propósito de Chihiro y A propósito de Yukichi (Daisuke Imai)


La editorial ECC recupera en Tomorrow Stories está publicación episódica que bajo el sello America’s Best Comics permitió a Alan Moore crear una rara avis dentro del mundo del cómic. Acostumbrado como nos tiene el irrepetible autor de Northampton a guionizar historias únicas, aquí ideó una divertidísima serie en la que distintos personajes transitaban entre el cómic de superhéroes, la cultura pulp y un humor ácido muy peculiar.

En cada parte tendremos a un protagonista con una historia corta que servirá para que Moore de rienda suelta a su imaginería, lance de paso diversas críticas sociales y sobre todo para encumbrar el trabajo de los distintos artistas que le acompañan en cada número. Y es que si por algo se caracteriza Tomorrow Stories es por la frescura que aporta el poder conjugar a un equipo creativo con gente tan variopinta como Kevin Nowlan, Rick Veitch, Melinda Gebbie o Hilary Barta entre otros encargándose del dibujo.

Los personajes y tramas que componen Tomorrow Stories están perfectamente identificados entre sí. En primer lugar tenemos a Jack B. Quick, un niño prodigio inventor que vive en el pequeño y rural Queerwater Creek y que vivirá situaciones tan inverosímiles como la creación de agujeros negros, multar a la luz por ir borracha o una rebelión de cerdos paramilitares. A lo largo de estas historias, el humor de Moore brillará especialmente aunque el resultado no sea tan sólido como en sus grandes obras de renombre y de hecho el propio personaje en sí no tenga tanto relumbrón por sí mismo. Kevin Nowlan se encarga del dibujo más detallado de todos los que componen la serie y que destaca incluso por encima del trabajo del propio Moore.

Uno de los personajes sin complejos que aparecen en Tomorrow Stories protagoniza el arco de historias con mayor carga sexual. Se trata de la justiciera Telaraña, quien reúne todos los tópicos de los cómics de vengadores urbanos: enmascarada, misteriosa, expeditiva y con cierto punto de arrogancia. Pero si por algo destaca es sin duda por el dibujo irregular y con altas dosis de erotismo de Melinda Gebbie, el cual irá mutando en ocasiones con composiciones a medio camino entre el dibujo y la fotografía, en otras como meras ilustraciones de un relato corto o bien en un homenaje a los cómics apaisados europeos del siglo XX. Una mezcla que no os dejará indiferentes pero que sirve de excusa para plasmar algunas de las tramas más irreverentes que ha creado Moore. Imperdibles los insultos y el lenguaje que usan sus personajes.

Si Telaraña aporta el distintivo de justiciera, First American y su compañera U.S. Angel representan la parodia del género del superhéroe estadounidense, donde Jim Baikie se encarga de los lápices en una historia en la que tendremos villanos a cada cual más rocambolescos enmarcando una feroz crítica a la telebasura.

Apartándose de los anteriores, las peripecias de Camisa Gris nos relatan como este vengador que hará las veces de investigador, agente y detective puede llegar allá donde la policía no puede llegar en un claro homenaje a Spirit. Rick Veitch forma tándem de nuevo con Moore tras 1963 y Supreme, esta vez con un serial en el que el humor negro tendrá una gran dosis de protagonismo y donde la violencia explícita no puede faltar siendo suavizada por un dibujo con carácter propio.

Por último se nos presenta a Salpicón Brannigan, la tinta hecha héroe o viceversa, donde el divertido dibujo de Hilary Barta se conjuga a las mil maravillas con el color aportado por Jeremy Cox en una obra que basa sus cimientos en un argumento disparatado con múltiples referencias continuas multitud de productos y obras ya sean Pokemon, Hellboy o La Cosa del Pantano.

La serie cuenta además con los típicos guiños de las publicaciones originales como un número especial de Navidad bajo el arco de First American en el que tendremos un crossover de todos los personajes que componen esta serie. ECC no ha querido faltar a la cita con una encuadernación a la altura en un formato que sirve para recoger en sus 336 páginas las 12 entregas publicadas originalmente entre 1999y 2002, y que componen esta serie ya mítica de ABC para hacer las delicias de los lectores más inconformistas.

Reseña: Tomorrow Stories (Alan Moore)


Esta semana os traemos una nueva entrega de nuestros variados “Reseñas de Maná”, en el que os hablamos de: Los Pilares de la Tierra, Hyrule Warriors: Definitive Edition, Shantae Half Genie Hero, Shin Megami Tensei Strange Journey Redux, Late Shift, Donkey Kong Country: Tropical Freeze, el libro “Sobre Mario”, Little Nightmares: Complete Edition, y Naruto Shippūden: Ultimate Ninja Storm Trilogy. Coged papel y lápiz porque os vais a apuntar más de un título… Que disfrutéis.
 

¡NUEVO PROGRAMA! RDM 4x43 – Reseñas de Maná: Tropical Freeze, Hyrule Warriors, Little Nightmares…


Frank Le Gall, creador de Spirou, nos trae esta preciosa historia que no es lo que parece, ya que igual que sucede con otros cómics "infantiles", oculta mucho más de lo que pensamos, y sólo es una herramienta o un recurso para ocultar esa doble lectura para adultos que seguro sabréis saborear si os atrevéis a pasar las mágicas páginas de esta obra, algo así como El Alquimista hecho tebeo, para que nos entendamos.

El hilo conductor de esta historia es tan simple como la vida misma, es el camino de un niño que busca respuesta a infinidad de preguntas que seguro nos hemos hecho en algún momento de nuestras vidas, pero lo importante serán las situaciones y personas con las que se va cruzando en este viaje, y que nos harán reflexionar sobre aspectos de la vida desde un punto de vista adorable. Como si de una especie de Forrest Gump o Benjamin Button se tratara, pero llevado al tono de este cómic.

Los protagonistas serán Said, un pastor del desierto el cual intenta saber dónde van las hormigas, lugar en el que encontrará todas las respuestas a cada una de las preguntas vitales, y los diferentes seres que aparecen en su camino, cada cual más inolvidable que el anterior, incluyendo cómo no al otro protagonista, la cabra gruñona llamada Zakia. No daré más detalles al respecto, pero conforme avance la historia y nuestro viaje con los personajes, al finalizar llegas a una conclusión, ¿qué más da dónde van las hormigas? No sé si me entendéis, pero básicamente es que lo importante no es el destino si no el trayecto hasta este.

El dibujo de Michel Plessix, es un auténtico deleite, y reconocemos perfectamente el estilo del autor, y de hecho muchos personajes de esta obra nos recordarán a los de otras. Una pena que no se haya editado en color (como nos consta que sí se ha hecho en otros países), porque una buena acuarela le hubiera sentado de lujo.

En definitiva, Allí donde van las hormigas es un tebeo precioso que nos arrancará más de una sonrisa mientras disfrutamos de un arte delicioso que nos hará sentir niños de nuevo. La Editorial Planeta Cómic edita esta edición de tapa dura, 72 páginas, y tiene un precio de 25€

Reseña: Allí donde van las hormigas (Frank Le Gall)


El laureado y reconocido guionista americano Jason Aaron nos trae esta historia basada en el Antiguo Testamento de la Biblia, pero dándole su toque personal para que se reconozca la marca del autor, y nos siga resultando atractiva esta premisa que ya hemos visto similar en otros productos como por ejemplo la película de “Noe” protagonizada por Russell Crowe, y lo hace acompañado del equipo creativo responsable de Scalped, obra imprescindible para cualquier amante de los cómics y fan de Aaron.

Lo que nos cuenta este primer volumen de Los Malditos (deseando que llegue el segundo), son los días previos al diluvio universal, sólo que en este caso no es la calma que precede a la tormenta sino todo lo contrario, ya que nos encontramos con un mundo que se ha ido a la mierda, literalmente. No, en serio, en la primera escena de este cómic vemos al protagonista emerger de una ciénaga de excrementes y orín, y no es otro que Caín, hijo de Adán y Eva, y hermano (y asesino) de Abel. El creó, o como dicen en el cómic, inventó el asesinato, y es por esto que lleva consigo la maldición de tener que vagar por el mundo hasta el fin de los tiempos son poder morir, algo que os podéis imaginar que se ha convertido en su único objetivo, encontrar a alguien o algo que le mate.

Algunos os estaréis preguntando si la historia del Arca de Noé y la de Caín y Abel distan muchos años, pues sí, 1600 concrétamente, la edad de Caín. Y efectivamente el segundo protagonista no es otro que Noé, el cual viaja por todo el mundo junto a su familia y una pareja de cada especie, buscando todo tipo de seres vivos para salvarlos del castigo de Dios que está por llegar. Un mundo repleto de tribus salvajes, violencia, criaturas horripilantes, canibalismo y todo tipo de atrocidades con las que tendrán que lidiar ambos personajes.

A los lápices nos encontramos con un R.M. Guéra en estado de gracia, al que se le ve muy suelto dibujando toda la ponzoña y violencia que exige esta historia, así como los personajes y bestias que aparecen en ella. Además, a este buen trabajo contribuye en gran medida el color de Giulia Brusco, que se desenvuelve a la perfección en ese mundo oscuro, sucio y lleno de sangre, muerte y excrementos.

En el guión tenemos al gran Jason Aaron, que sin ser este su mejor trabajo, porque se trata de una historia en la que no tenemos grandes giros de guión ni recursos narrativos que nos hagan explotar la cabeza, sí que gozamos de personajes muy bien escritos, tanto principales como secundarios, y una descripción de ese mundo decadente al borde del colapso que pide a gritos un reinicio en forma de diluvio universal, maravilloso.

Un cómic excelente que nos trae una interpretación de la biblia macarra y violenta, más concrétamente del Antiguo Testamento, y que nos esperan muchas más historias interesantes si el equipo creativo continúa por el mismo camino.

Este tomo comprendes los números del 1 al 5 de la Edición original de “The Goddamned” de Image Comics, a todo color y en formato rústica, que edita Planeta Cómic por un precio de 16,95€

Reseña: Los Malditos n°1. Antes del diluvio (Jason Aaron)


Esta semana volvemos a hablar de videojuegos y lo hacemos de la mejor forma posible, con el triunfal regreso de #GodOfWar, en el que analizamos el último juego de la saga durante tres horazas de programa. Primera parte SIN SPOILERS. Que disfrutéis. ¡CHICOOO!
 

¡NUEVO PROGRAMA! RDM 4x42 – Monográfico: God of War


Hace relativamente poco en este mismo Blog, y escrito por este mismo ser que suscribe estas palabras, hablamos de uno de mis personajes favoritos de DC. Mira tú por donde el destino ha querido que vuelva a verme las caras con Shazam en esta nueva aventura guionizada y dibujada por el señor Jeff Smith.

Vaya por delante que no he leído absolutamente nada del señor Smith. De hecho tengo que declarar que hasta el día de hoy, y porque he ojeado algo por "San Google", no tenía ni pajolera idea de quién era o que hacía con su tiempo libre este caballero. Y de admitir, con cierta vergüenza, que me he llevado una gran sorpresa ya que este hombre tiene tal cantidad de premios Eisner como para llenar toda la sección de estanterías del Ikea de mi provincia gracias, entre otras, a su obra magna Bone y que desde aquí, y con vosotros de testigos, me comprometo a leérmelos….o por lo menos darle una oportunidad.

En esta “La Monstruosa Sociedad del Mal” el de Pensilvania nos cuenta de nuevo los orígenes de Shazam. Pero se aleja de esta visión contemporánea de la que estamos disfrutando, o no depende de a quien le preguntes, en estos momentos. Smith se aleja del Billy Batson adolescente que impuso el genial Geoff Johns para traernos al protagonista con el que arranco nuestro héroe en Wiz Comics. Billy vuelve a ser ese huérfano de 10 años que sobrevive, a duras penas, a la dura ciudad gracias a la mendicidad y a la ayuda de unos pocos amigos como Tawky. Este regreso a la infancia propicia que Smith imprima en el guión la visión cándida e ingenua de un niño ante un mundo que es, a todas luces, injusto y peligroso. Una muestra de ello es la visión que el autor nos muestra del antagonista por antonomasia de Shazam. Silvana es ahora un pequeño ser, literalmente, lleno de maldad que ansía ante todo el control y el poder. Además ahora ocupa un cargo electo con lo cual las diferencias entre lo representan ambos personajes no pueden estar más en las antípodas: Billy el niño pobre y desvalido contra Silvana el rico y poderoso, representando así la brutal diferencia de clases que realmente existe hoy en día en nuestra sociedad.

A la hora del dibujo nos encontramos a los trazos típicos de Jeff Smith. Su dibujo limpio y sencillo, quizás demasiado cerca de la caricatura para mi gusto, que transmite toda la magia y fantasía que deben de tener todas las historias de Shazam. Es verdad que tampoco hace uso de artes visuales elaboradas o de encuadres cinematográficos que nos dejen con la boca abierta, de hecho lo más espectacular que podemos ver gráficamente hablando será la primera transformación de Shazam pero eso no importa ya que este cómic no va de eso, va de sumergirse en el rio de fantasía e imaginación que te haga disfrutar de las historias de Shazam y ese es un objetivo que Smith consigue de sobra.

Y llegados al final de la reseña como podéis ver no he hablado del argumento del cómic No es que me haya olvidado, es porque se trata del punto más flojo del cómic No porque sea una mala historia, que no lo es, si no más bien porque vuelve a ser otra presentación del superhéroe, de su mundo y de su villano y que sigue a pies juntillas los cánones de este tipo de historias. Si destacaré la relación entre Billy y su hermana y con la del propio “Shazam” que aportan un punto simpático a la historia. Otra cosa que no ayuda a este argumento es que se trate de una obra sin continuidad como si se enmarcara dentro de la serie “Elseworld” y nos deja con esa sensación agridulce del “y ahora qué”. Gran cómic para los amantes de Shazam, que en España nos contamos con los dedos de una mano, y que es una genial puerta de entrada para grandes y pequeños a su mágico mundo.

Reseña: ¡Shazam! La Monstruosa sociedad del Mal (Jeff Smith)