Y El Señor le dijo a Noé: <> De sobra es conocido este pasaje de la Biblia, el del Diluvio Universal.

Cullen Bunn (Xmen, Deadpool), acompañado de Juan Doe (American Monster) nos presenta un segundo arca, dirigida por el hechicero Shrae, nuestro protagonista, que por encargo del mismo diablo ha de poner a salvo a las criaturas del inframundo.

La idea de Dark Ark es genial, y se nota que el autor estaba entusiasmado por plasmarla en un cómic, documentándose para surtir el arca de monstruos mitológicos como los ogros, las mantícoras, unicornios, nagas, vampiros, y un sinfín de criaturas que moran en las profundidades, mezclando suspense, aventura y terror. A pesar de esto, queda un primer tomo algo atropellado, con ganas de querer contar mucho en muy poco tiempo, sin ir de manera directa por otra parte, donde te presentan múltiples personajes con enjundia pero que no les termina de sacar partido, puesto que se pisan unos a otros.

En cuanto al dibujo y la narrativa de Doe no ayudan al guión de la obra, siendo en muchos casos monótona, abusando de elementos narrativos como la voz en off como artefacto para hilvanar distintas secuencia. No obstante, podríamos destacar en este apartado los colores escogidos, dando lugar a ambientes muy diferenciados como serían por ejemplo las escenas de la familia de Shrae o las de los prisioneros humanos, de colores tristes y apagados, junto con los de los monstruos, los cuales son mucho más vivos, representando un poco el carácter histriónico de éstos.

En conclusión, un cómic con mucho potencial que no ha sabido aprovechar este primer tomo pero que te deja con ganas de más, lo cual al final es prácticamente lo que importa.

Editado por Planeta Cómic, nos trae los 5 primeros números de esta serie en un tomo cartoné de 144 páginas a color, con algunas portadas alternativas espectaculares incluidas por 14,95 €. La calidad que aporta esta editorial como de costumbre muy, muy alta.



Reseña: Dark Ark - Tomo 1 (Bunn y Doe)


Este primer tomito de Superman Año Uno, nos muestra la destrucción del planeta Krypton, un breve vistazo al viaje de Kal-El a través de las estrella hasta llegar a La Tierra, algo que me ha parecido muy interesante porque nos va contando detalles como que la nave tiene hologramas de sus padres, la voz de su madre cantando una nana, que si vomita (entendemos también cuando se hace caca y pipí) la nave se encarga de limpiarse y limpiarle, etc. Pueden parecer tonterías, pero realmente son detalles que si nos ponemos a pensarlos, están ahí.

Seguimos con el aterrizaje de nuestro (todavía no) héroe en los vastos campos de Smalville, y a partir de aquí viviremos de la mano de la familia Kent la infancia del joven Clark, desde niño aprendiendo a saltar, volar, levantar tractores, controlar sus poderes oculares para no prenderle fuego a la casa, posterior llegada al colegio e instituto de Smalville, cómo seguir ocultando sus poderes ante los enfrentamientos contra los abusones de clase, cómo revelar su secreta a su amada, y un montón más de anécdotas y vivencias que veremos en este cómic, al que yo mas bien llamaría "Año Cero", en lugar de Año Uno.

Con respecto a los autores, Frank Miller, archiconocido e idolatrado por todos, hace algo poco usual en él, no parecer él. Y es que en esta historia del Hombre de Acero vemos un ejercicio de contención, dándonos una historia, amena, rápida, ligera, para todos los públicos y sin pretensiones. En cuanto al apartado gráfico contamos con un clásico como John Romita Jr., que está lejos, lejísimos de su mejor nivel. La portada sin ir mas lejos es, siendo generosos, atroz. Fijaos en las piernas… En definitiva, Superman Año Uno – Libro Uno es el comienzo de una historia que todos conocemos, el origen de Superman, o mejor dicho de Clark Kent, ya que pese a que tenemos un pequeño vistazo a lo sucedido en Krypton, esta es la historia de un niño, un huérfano, un granjero, que se convertirá en el mayor héroe de todos los tiempos.

Esta edición de 64 páginas a todo color y tapa dura la podéis encontrar en la web de ECC Ediciones.


Reseña: Superman Año Uno – Libro uno (Miller y Romita Jr.)


Llevaba oyendo maravillas de Mr. Milagro, cuando se me dio la oportunidad de obtener este integral, durante meses. Obviamente, Tom King es un guionista de bastantes garantías que en muy poco tiempo se ha ganado un sitio en la mesa de los mayores y las capturas del sucio pero estimulante dibujo de Mitch Gerads cebaban poco a poco mi curiosidad sobre esta obra que se tornaba en continua receptora de halagos por parte de muchas voces de confianza. Así que, como digo, cuando se me concede la oportunidad de leer y reseñar el integral publicado por ECC, me abracé a ella tan fuerte como pude.

Suelo tener suerte, o buen ojo, eligiendo tebeos que desconozco. Porque este es un buen momento como cualquier otro para reconocer que no, no conocía la existencia de este personaje, ni del Cuarto Mundo, ni de la inmensa mitología detrás de su nacimiento. Afortunadamente en ECC también piensan en los que como un servidor, no estamos tan dentro del mundillo, por lo que este tomo incluye un pequeño apartado de personajes con sus orígenes y motivaciones. Pero lo que iba. Que suelo tener suerte, o buen ojo, para elegir tebeos siguiendo opiniones y recomendaciones ajenas y este es el mejor ejemplo.

Mr Milagro es justamente eso. Un auténtico milagro. En un panorama donde la inmens mayoría de los fans de los tebeos exigen historias “oscuras y adultas” buscando básicamente sangre, violencia y palabrotas, Tom King ofrece un título que tiene todo eso y además es oscuro y adulto, sin dejar de ser un tebeo de superhéroes. Y es que esta historia, más allá de una introducción que homenajea a los seriales televisivos, arranca con la victoria absoluta y aplastante del Darkseid que ha obtenido por fin la ecuación de la antivida, y con Scott Free, nuestro protagonista, intentando quitarse la vida en el baño.

Pero este planteamiento, como podréis suponer habiendo leído los anteriores párrafos, deja paso a una clara doble lectura. Una superficial en la que se aborda este conflicto a nivel cósmico, y una segunda que presenta una reflexión profunda sobre muchísimos temas que nos ahogan una vez llegada la etapa adulta. La alienación social, la convivencia en pareja, la depresión, la conciliación laboral. Todo aquello que estando solos podría aplastarnos y de lo que solo saldremos airosos si contamos con la compañía adecuada que nos ayude a salir adelante.

Pero si Tom King está superlativo en la redacción, no le anda a la zaga Mitch Gerads. El dibujo de este hombre es absolutamente demencial en tanto a la calidad del trazo, que es sucio, pero enormemente estimulante, como en la capacidad de narrar con las expresiones, el color, el entintado, y las retículas de 9 viñetas. Además se encarga de las portadas alternativas, que si me preguntan a mí, son bastante mejores que las ya de por sí estupendas portadas principales dibujadas por Nick Derington.

Cierra con broche de oro este integral el guión original del primer número. Todo esto en una edición estupenda como nos tiene acostumbrados ECC. Portada dura, papel satinado de buen gramaje en un tomo grande pero sin ser aparatoso, que cabe en cualquier mochila para que puedas leerlo de camino al trabajo, aunque quizás la mejor manera de degustar esta obra es sentado tranquilamente en tu sillón favorito con un buen café a lado.

Porque Mr Milagro es como el buen café. Profundo, con matices, que requiere tiempo y paciencia para que sus aromas penetren y dejen el poso necesario. Mr MIlagro es uno de los mejores tebeos de superhéroes que puede leerse ahora mismo, y los 35 euros que cuesta me parecen pocos para agradecer a Tom King y a Mitch Gerads el haber creado esta colección. Compradla, leedla y disfrutadla.


Reseña: Mr Milagro (Tom King y Mitch Gerads)


Aniquilar a toda la población de una ciudad para sobrevivir. Una idea bastante burra la que nos propone el trío de guionistas compuesto por Jeff King, también conocido por ser el guionista de “Ladrón de guante blanco” (yo he puesto la misma cara que tú), Scott Lobdell (X-men y Generación X), y Dan Jurgens (Boster Gold). Y sí, hay que reconocer que el concepto es un poco bestia pero realmente es algo bastante común en el día a día. La supervivencia del más fuerte es una idea que se ve a diario en todos los ámbitos de nuestra vida. En la educación los mejores estudiantes son los que pasan de curso en detrimento de sus compañeros menos dotados, en el deporte solo los más aptos son los que se llevan el primer premio y en el entorno laboral luchamos, literalmente, contra el resto de aspirantes para ganar un buen puesto de trabajo… Es algo que predomina no solo en el ámbito de ser humano sino que es inherente de la propia naturaleza.

Evidentemente en Convergencia se coge esa premisa y le eleva a la enésima potencia de la barbarie para crear el hilo argumental de este enorme evento de DC, a la altura, para algunos, de Crisis Infinitas o Flashpoint. El punto de partida de esta saga no puede ser más prometedor Braniac a recorrido todas las líneas temporales, de todos los universos posibles, recolectando ciudades que iban a ser destruidas milésimas de segundos después borrándolas, y a sus habitantes, de la continuidad. Pero las intenciones del supervillano no son benévolas. Ha creado un mundo donde albergar todas estas ciudades y bajo la supervisión del infame Talos, un secuaz con la fuerza de un planeta, para mantenerlas a salvo hasta que Braniac comience un cruel experimento. Todas las ciudades se enfrentarán unas a otras. La última ciudad que quede con vida ganará el mayor premio imaginable, un sitio en la realidad, una segunda oportunidad para existir.

Evidentemente estas ciudades no son Madrid, Barcelona o Murcia. Metropolis, Gotham, Central City, Coast City y todas las grandes urbes del universo DC son las que poblarán este laboratorio planetario. Y, también evidentemente, entre sus ciudadanos de a pie también se encontrarán todos los superhéroes que vigilan y protegen dichas ciudades. Por lo tanto estamos ante un cómic que es un gran crossover que va a reunir a todos los “supers” del universo DC, pero no solo los actuales, sino que también poblarán sus páginas todas las versiones temporales de estos mismos, incluidos algunos de ellos que en su día quedaron fuera de la continuidad de la editorial. Así que preparaos para ver a vuestros héroes preferidos pero además a todos los que alguna vez estuvieron dibujados en una viñeta: Thomas Wayne como Batman, Val-zod como Superman, Alan Scott como Green Latern, Jay Garric como Flash y muchos, muchos más. Aunque la acción se centra en los personajes de Tierra 2.

Como he dicho antes, todo parte con una idea bastante prometedora y durante los primeros números se desarrolla bastante bien pero pronto se convierte en una fiesta donde lo que, al parecer, más importa es el homenaje por el homenaje, sacar uno y otro personaje icónico enfrentarlos entre sí, luego entre la más vario pinta galería de villanos y cuando creíamos que no se podía hacer nada más presentar un último y poderoso villano para que todos se deban de unir para presentar épica batalla y llenar cuantas más splashpage mejor. No me entendáis mal, yo no me quejo de esto. El cómic cumple con su cometido, me maravilla las batallas épicas que encierra este enorme volumen de más de 300 páginas, me encanta ver como un Shazam desesperado le curte el lomo a varios Superman, un Thomas Wayne en el papel de un Batman pasado de vueltas o ver a todos mis flash favoritos en una sola página; da gusto ver como se puede conformar un personaje tan bien como lo hacen con Talos. Pero tras leerlo me deja un regusto raro en el paladar… una sensación de que esto podría haber sido algo más que un simple ejercicio de contentarnos a los fan y que su historia podría a ver sido algo… no se…más trascendente. Había mimbres para contar pero al final se quedó en una historia muy bonita pero vacía de contenido “real”.

En el dibujo Convergencia hace honor a su nombre ya que hasta 5 dibujantes dejan su impronta en este evento de DC. Esto se debe a que esta mini saga se alargo durante 8 números, más otros 8 de un segundo volumen. ¿Que hayan tantas manos metidas en la misma bolsa quiere decir que el dibujo esta descuidado? Respuesta corta: NO, para nada. Respuesta larga: NO, para nada…peeeero si es cierto que a cada número encontramos unas versiones distintas de cada héroe y aunque toda la obra sigue unos patrones claros y unas líneas maestras es cierto que se notan diferencias entre la narrativa visual de cada artista. No obstante, y aunque personalmente prefiero que la editorial encargue el peso de estos eventos a un solo dibujante, todos los personajes están reflejados con el cariño que se esperaría y durante todos los 8 números de Convergencia asistiremos a representaciones de numerosos momentos tan maravillosamente reflejados que dan para póster.

En definitiva, Convergencia es un arco argumental que da lo que promete, 300 páginas de continuo homenaje a todos, o casi todos, los héroes que durante estas décadas han dado horas y horas de aventuras a todos los fans de la editorial DC y encima para la ocasión, y como ya es habitual en ECC, el tomo llega con extras como portadas alternativas, bocetos y una serie de extras que hacen que la compra de este tomo sea una inversión más que recomendable.


Reseña: Convergencia (VVAA)


Literariamente hablando soy una persona que no hace diferencias entre los géneros de las obras que lee, me gustan todos. Si están bien escritos, tienen una narrativa potente o una historia suficientemente interesante, y en mi caso confieso que sigo la máxima de “con que me entretenga me vale”, me da igual cual sea el género literario. Está claro que tengo mis preferidos, como todos. En mi estantería las obras, ya sean libros o cómics, de ciencia ficción y la fantasía son las predominantes; creando una especie de apartheid literario en sus baldas donde las novelas de autores como Asimov, Lewis Carroll, Tolkien o J.K.Rolling son los que se llevan los mejores y más visibles puestos. Aunque si tengo que elegir entre papa y mama tengo que decir que las obras de fantasía son las que más me fascinan y a quién no.

-¿A ti no? ¡Pues será porque eres un raro sin infancia!

Elfos, orcos, trasgos, lugares fantásticos… pero si hay algo por lo que el género de la fantasía es mi preferido es sin duda la magia. Ese misterioso y arcano poder para controlar los elementos, para hacer que ocurra lo inimaginable. Me maravillan los hechizos rimbombantes que resuena en los viejos pasillos de Howards o esa sutil, casi susurrada, magia que reinaba en la Tierra media de Tokien. Quizás por eso este “Sombras de Magia. El príncipe de acero” me haya cautivado tanto y tan rápido. Ver un mundo donde la magia no se ha olvidado, donde es un recurso natural, algo podríamos decir, porque no, cotidiano que envuelve, que da forma y que une la sociedad de esta tierra fantástica de Arnes donde… 

…“Vamo’h a calmarno”… Voy a frenar un poco porque me estoy viniendo muy arriba y es posible que el amigo que está leyendo estas líneas no sepa de qué diablos estamos hablando. Así que vamos a situarnos. “El príncipe de Acero” es el primer volumen de una serie de novelas gráficas que vienen a complementar el universo que V.E Schwab ha creado en su trilogía de fantasía “Sombras de Magia”. Unos libros publicados recientemente en España y que gracias a su sorprendente mundo han arrasado en ventas en medio mundo. En esta saga literaria existen 4 mundos paralelos, unidos y separados a la vez. Mundos donde la magia fluía como el agua y era tan común como la lluvia. Un día el primero y más poderoso de estos mundos se corrompió por un uso y abuso de una magia prohibida, esta corrupción pronto se contagio al segundo de ellos. Temeroso de que la enfermedad llegará a al suyo el tercer mundo se encerró en si mismo cortando así cualquier contacto y comunicación con el resto de realidades. Es aquí en esta aislada realidad donde se desarrollará la historia de Maxim Maresh durante los libros “Una magia más oscura”, “Concilio de Sombras” y “Conjuro de Luz”.

Estas novelas gráficas, publicadas ahora por Planeta Cómic, vienen a situarse antes de lo acontecido en la saga principal, es decir, actuaría como una precuela de dicha trilogía, contándonos la juventud del Rey Maxim, antes de ser rey, cuando solamente era príncipe, el principie de acero. Un príncipe un tanto rebelde, que busca la manera de aventurarse en las realidades perdidas y buscar así una solución a esa corrupción. No temáis los que os acercáis por primera vez a este universo ya que la guionista de la obra es también V.E. Schwab, y en apenas 2 páginas nos resumen muy fácilmente las reglas de estos mundos e igual de rápido nos pone en nos presenta en apenas 2 páginas las reglas de este nuevo mundo. De manera igual de ágil nos presenta a los personajes, que suponemos, serán los protagonistas de esta historia. El rey Nokil, padre de Maxim, al sumo sacerdote Tieren, a Ia joven guardia Isra, a la temible pirata Arisa y a todo el elenco de secundarios que ayudarán al príncipe de acero en su primera aventura, que se desarrollará en la portuaria ciudad de Verose. El cómo y el porqué esta allí nuestro príncipe y las cualidades mágicas de cada uno de los protas dejaré que seáis vosotros mismos los que tengáis el dulce placer de descubrirlo por vosotros mismos.

Andrea Olimpieri ha sido la acompañante, a los lápices, de Schwab. Andrea es un joven ilustrador italiano cuyo trabajo más relevante ha sido trabajar en el comic de Dishonored. Esto ha jugado a favor de la obra ya que su estilo artístico y narrativa visual aportan un aire de frescura a una obra que por el titulo apunta más solemne. Lo conciso del guión se apoya en unos dibujos extremadamente estilizados y ágiles que alcanzan su máxima expresión escenas de lucha donde podemos ver un uso de la magia en combate muy innovador, consiguiendo secuencias de acción fluidas y espectaculares. Al color encontramos a Erica Eren que aporta un excelente uso de luz y sombras jugando acertadamente con los contrastes entre colores vivos contra otros más fríos.

En definitiva y para no alargar mucho más esta reseña solo apuntar que este “El príncipe del Acero” consigue ser un cómic excelente y que seguro que contentará al fan de las novelas gracias a una historia que encaja, o encajará, perfectamente con los hechos que ocurrirán en un futuro y por todo el material extra como entrevistas con la autora, bocetos o portadas alternativas que trae este primer volumen. Pero el esta novela tiene un doble merito ya que ademas de contentar al fan seguro que encandilará al profano del universo de Schwab animándolo a leer las novelas de la trilogía “Sombras de Magia”.


Reseña: Sombras de magia El príncipe del acero (V.E. Schwab)


Voy a confesaros una cosita, y os lo voy a decir sin paños calientes, sin rodeos…no tengo imaginación. Con el paso de los años y la continua presión del abrumador peso de la vida la fantasía se ha ido diluyendo dejando mis reservas de creatividad en una eterna reserva, la justa para mantener conversaciones con el resto de humanidad pero insuficiente para crear nada. Quizás, seguramente, es por eso por lo que me gusta tanto escribir reseñas. Porque no hay que imaginar nada, solo tengo que describir y comentar lo que veo. Seguramente es por eso por lo que una de las profesiones que menos envidio es la de guionista. Ufff solo de pensar en tener que ponerme a calentarme la cabeza para dar vida a una historia ya me da pereza. No te envidio para nada a unos de los protagonistas de hoy, el señor Snyder. Porque poneos a pensar un momento como tiene que ser ese momento en el que te tienes que escribir una nueva historia sobre Batman, SOBRE BATMAN. Que se puede contar de un personaje del que se vienen contando historias desde los años 40, es que el señor Wayne tiene ya 70 años…y que bien se conserva el jodío. Pues el señor Snyder ha pensado que lo mejor que había que hacer con un personaje del cual ya se había contado casi todo era hacer un borrón y cuenta nueva… Tranquilos no os alarméis, dejad de nuevo las antorchar en el suelo porque esto, gracias a dios, no se trata de otro reboot del personaje… o casi no. Y es que en Batman: El último Caballero de La Tierra en lugar de presentarnos el quincuagésimo enfrentamiento de Batman contra las fuerzas del mal se nos presenta una nueva idea, que si bien al comienzo nos dejará con el esfínter apretao, es un giro maravilloso a la historia del murciélago de Gotham.

El último Caballero de La Tierra nos presenta una ida maravillosa. Y si Batman en realidad no existiera? Y si todo lo que nos han contado durante 70 años no hubiera ocurrido? Y si toda la cruzada del Caballero Oscuro fueran solo delirios producto de la caótica mente un demente? Este es básicamente el arranque del primer volumen de los tres que compran este arco narrativo en el que Snyder y Capullo pretenden dar un giro de tuerca más en las andaduras del príncipe de Gotham y su alter ego en mallas. Y no pienso contar nada, más. Os tenéis que conformar con esas 90 palabras a modo de introducción en esta obra, y de mi palabra, pues no quiero chafar ni una de la revelaciones y sorpresas que nos tiene preparado Snyder en un guión, que al menos, en este primer volumen quiere romper bastante los esquemas del lector. Tranquilos, eh… tu sal de twitter que te veo venir! El comic esta llenito de todas las referencias al Batman clásico. En todo momento, al menos en su primera mitad, nos encontraremos en un ambiente, más o menos, reconocible y confortable para el fan del murciélago…pero a la vez Snyder y Capullo van dejando semillitas, pequeños detalles, aquí y allá para preparar la senda de lo que realmente va a suceder. Todo esto contado con un ritmo bastante constante, quizás más merito por el continuo desconcierto del lector que se ve arrastrado por todas esas sensaciones del “algo no encaja aquí” y el “pero que me estas contando Snyder” que lo empujan continuamente de una viñeta a la siguiente, que por los méritos del guionista.

No podemos terminar sin dedicar unas líneas al trabajo del siempre cumplidor señor Capullo. Dibujos estilizados, encuadres efectivos y una narrativa visual sencilla, pero impactante cuando tiene que serlo, hacen del último Caballero de La Tierra un trabajo que si bien no será recordado como los mejores del tito Greg sí que entra muy bien por los ojos. Poco más os puedo contar de Batman: El último Caballero de La Tierra, un tomito de apenas 56 paginas que se lee de un tirón y que ECC te lo pone en bandeja por apenas 11 euritos.


Reseña: Batman El último Caballero de La Tierra (Snyder y Capullo)


Qué tiempos aquellos en los que yo empezaba a ir a librerías y tiendas especializadas, mi interés por los cómics era cada vez mayor, y ya no sólo se limitaban al dominical del ABC, “Gente Menuda”, que nos compraba mi abuelo en los tiempos de antaño, que dirían en Friends. Gente Menuda, publicación por cierto en la que conocí a los dos autores de este tebeo, Todd McFarlane y Erik Larsen, dos de los fundadores de de Image Comics, y de hecho los dos únicos que siguen ahí, con sus respectivas colecciones (Spawn y Savage Dragon), como únicas supervivientes y testigos de aquella maravillosa era en la que Marvel sufrió una “fuga de cerebros” y, seamos sinceros, todos flipábamos muchísimo con lo que publicaba Image, tanto por la calidad del dibujo, del papel, del color, y por qué no, en algunos casos también del guión. Eran tiempos de músculos, dientes dientes (que es lo que les jode), armas y bolsillos, muchos bolsillos. Y era los McFarlane, Larsen, Lee, Liefeld, y Silvestri de entonces los que mejor hacían esas macarradas.

Más de 25 años después de todo aquello llega a mis manos este Spawn: Satan Saga Wars, de la mano de Planeta Cómic. Un tomo que ha resultado ser un soplo de aire fresco a la colección y al personaje, introduce nuevos poderes, habilidades del traje, está lleno de acción, dice adiós al tono serie de épocas anteriores y hace lo mejor que podía hacer, no tomarse en serio a sí mismo, introduciendo al personaje en el infierno para combatir contra quien ya podéis imaginar. Eso es, Satanás, en todo su esplendor, con secuaces tan efectivos como Hellion, demonios de todo tipo, y un buen puñado de tópicos del infierno, donde Spawn tendrá que ir a rescatar a su amada Wanda, aderezados con sangre, fuego y muerte. Y lo mejor de todo, la historia termina dejando a nuestro particular héroe en una posición súper interesante de cara a futuros números.

Un tomo rústica recopilatorio de los números #256-262, de la colección regular USA, que publicó Image Cómics entre 2015-2016, con guión de Todd McFarlane y Erik Larsen, y dibujo de varios autores: El propio Todd McFarlane, Szymon Kudranski, Jonboy Meyers, y el más relevante en esta colección, Erik Larsen, uno de mis favoritos porque es un tío que hace absolutamente lo que de la gana, inventando todo tipo de monstruos y personajes, y metiendo siempre muchísimos personajes en esas viñetas cargadas de acción, con el trazo rápido y grueso que le caracteriza, pero como siempre súper dinámico. Me conquistó con Spider-Man, me enamoró con Savage Dragon, y a día de hoy no ha perdido ni un ápice de frescura. El tomo consta de 160 páginas a todo color que incluye las portadas originales, que también son a cargo de Todd McFarlane y Erik Larsen.

Si os ha gustado lo que os he contado no os lo pensáis, y entrad en la web de Planeta Cómic para adquirirlo a un precio de 16,95€


Reseña: Spawn Satan Saga Wars (Todd McFarlane y Erik Larsen)