Podcast de videojuegos donde el mejor anime, cine, series y cómics también tendrán su espacio. Escúchanos cada semana y apóyanos haciéndote fan en ivoox.
Volvemos con Junji Ito, y volvemos con un libro de arte realmente espectacular, Junji Ito Artwork: Mundo grotescoque ya desde la primera toma de contacto nos llama la atención esas portadas en plata y negro, acompañadas de una fantástica ilustración.

Reza el prólogo (o introducción), que este libro de arte recopila los más de 30 años de carrera del maestro. Una recopilación de ilustraciones de sus obras más representativas y de obras más recientes también. En definitiva, 133 fascinantes láminas a color y detallados dibujos en blanco y negro, reunidos por primera vez, que incluye además comentarios del autor sobre todas las obras y una entrevista en la que el maestro desgrana su técnica, desde la gestación de las ideas hasta los materiales que emplea.

En la sección dedicada a "Tomie" vemos su especial predilección por la mujer como elemento terrorífico. Asesinas fantasmagóricas y seres imposibles del más allá. “Uzumaki“, uno de sus mejores trabajos, nos enseña la obsesión enfermiza por las espirales. En la sección "Otras obras", vemos todo lo que puede dar de sí el autor, ya que hay espacio para el terror, pero por supuesto también para la belleza, ya que es un artista con un gusto exquisito en todo lo que hace. Es aquí donde podemos ver las influencias lovecraftianas, el mundo submarino, gatos, la inspiración en cuadros famosos, escenas terroríficas de instituto, y cómo no, seres grotescos y nauseabundos.

Por último tenemos una jugosa entrevista dónde nos cuenta qué elementos tiene en cuenta cuando hace una ilustración, las personas que hayan influido o que tenga presentes a la hora de dibujar, de qué manera aborda sus creaciones, desafíos para el futuro, etc.

Y para terminar, un genial un índice ilustrado con comentarios del maestro en cada uno de los dibujos que aparecen en este libro.

ECC nos trae esta edición de super lujo de, tapa dura, 152 páginas en blanco y negro y a color, imprescindible para todos amantes del artista, e incluso para aquellos que lo desconozcan pero les guste coleccionar este tipo de libros, o busquen inspiración para el terror y lo imposible. Para un servidor, desde luego es una obra indispensable.



Reseña: Junji Ito Artwork: Mundo grotesco

 



Pocas veces una simple página ha resumido tan bien el contenido de una obra como en esta ocasión. Batman, con una sonrisa orgullosa en la boca, satisfecho de sí mismo, preguntando directamente al lector: “Mola, ¿eh? - ¿Qué me dices, chaval? - ¿Mola o qué?”. Toda una declaración de intenciones. Pero es que esto es precisamente All-Star Batman y Robin, El Chico Maravilla… una obra nacida para molar. Diseñada desde su concepción para ser lo más molón que el noveno arte hubiese visto jamás.


Las renovaciones y nuevos arranques han sido un recurso muchas veces utilizado por las grandes editoriales del género superheroico para dar un nuevo impulso a sus series más veteranas tratando de darles un nuevo aire y liberarlas, aunque sea un poco, de las ataduras de la continuidad eterna. Así que, cuando en 2005 DC Comics anunció el lanzamiento de su sello All-Star no fue una sorpresa para nadie. La principal novedad de esta iniciativa tenía que ver, más que con los personajes, con sus autores: la idea era que estas series estuviesen en manos de auténticas estrellas tanto en los guiones como a los lápices… como bien indica su propio nombre, un auténtico All-Star.


All-Star Batman y Robin, El Chico Maravilla fue el título escogido para arrancar esta nueva aventura editorial volviendo a narrar los orígenes de Robin y su difícil relación con el Caballero Oscuro. Publicado originalmente en 10 números entre 2005 y 2008, los elegidos para dar vida a semejante empresa fueron posiblemente las dos estrellas más grandes del mundillo comiquero en aquel momento: el guión correría a cargo de Frank Miller, uno de los autores más reputados y responsable de algunos de los mejores títulos en la historia de Batman como El Regreso del Caballero Oscuro o su Año Uno.


El dibujante escogido (o tal vez fuese al revés y el dibujante escogiese el trabajo) fue nada menos que Jim Lee, posiblemente la estrella más brillante y uno de los nombres con más poder en el mundillo comiquero del momento. Un auténtico dream team a los mandos del proyecto más ambicioso de DC hasta la fecha. Con semejantes mimbres, ¿qué podía salir mal?


Hay que decir que el trabajo de Miller y Lee da exactamente lo que promete, y que lo hace desde su mismo arranque: en sus tres primera páginas ya encontramos unas espectaculares ilustraciones acrobáticas de Dick Grayson y una deslumbrante Vicky Vale a página completa con una sugerente lencería rosa como único complemento. Y a partir de ahí la cosa no hace nada más que crecer en su búsqueda de la molonidad absoluta.


Miller nos ofrece una versión de Batman muy cercana a la que ya nos ofreció en los títulos mencionados anteriormente, tanto que casi podríamos decir que este All-Star podría haber sido perfectamente un Año Uno y Medio. En una Gotham más oscura, sucia y decadente que nunca, el Caballero Oscuro se presenta como un psicópata violento, cruel, frío, brutal, sádico y desequilibrado que disfruta haciendo daño a sus víctimas… por muy delincuentes que estos sean.


Pero no solo es Batman: el resto de personajes parecen empeñados en demostrar lo badass que son con cada frase que sale de sus bocas. Wonder Woman no necesita más que un par de páginas para hacer que Clint Eastwood en El Sargento de Hierro parezca una hermanita de la caridad. Canario Negro es una máquina de triturar machotes y pisotearlos con sus tacones de aguja en una cruzada personal contra el heteropatriarcado más baboso… y así podríamos seguir con todos y cada uno de los habitantes y situaciones de esta obra.


Jim Lee no quiere quedarse fuera de esta molonidad extrema y aprovecha todas las oportunidades que le brinda la narración para lucirse a través de primerísimos planos llenos de dinamismo y posturas imposibles. Sinceramente, se me hace difícil recordar alguna otra obra con tal cantidad de splash pages y de impactantes páginas dobles como esta… pero es que como las páginas dobles les debían parecer poco, Lee se atreve a incluir una ¡sextuple! página desplegable con la excusa de mostrar la batcueva en todo su esplendor.


Con semejante nivel, la edición Deluxe que nos trae ECC dentro de su línea DC Black Label no podía quedarse atrás y está a la altura de la ambición del tebeo. Presentado en tapa dura con una sobrecubierta transparente que completa la portada original, el volumen viene cargado con una buena cantidad de extras entre los que se incluyen un prólogo de Bob Schreck (editor de la serie en su lanzamiento original), portadas alternativas a cargo de artistas de la talla del propio Frank Miller, Neal Adams y Frank Quitely, bocetos y estudios de personajes, biografías… y la joya de la corona: el guión completo del primer número junto, página por página, junto a los lápices originales de Jim Lee.


Tengo claro que este All-Star Batman y Robin, El Chico Maravilla no es, ni de lejos, la mejor obra del Caballero Oscuro. Pero posiblemente sea la más autoconsciente y la más ambiciosa, todo un disfrute visual por el que querremos detenernos en cada viñeta y recrearnos en sus ilustraciones. Léelo y a continuación respondes a la pregunta que Batman planteaba al comienzo de esta reseña: “Mola, ¿eh? - ¿Qué me dices, chaval? - ¿Mola o qué?”.




Reseña: All-Star Batman y Robin, el chico maravilla. Edición Deluxe (Frank Miller y Jim Lee)

 

Más allá de filias y fobias personales, hablar de Alejandro Jodorowsky es hablar de un creador todoterreno. Todo un hombre del renacimiento en nuestros días. Autoproclamado psicomago, ensayista, cineasta, poeta, dramaturgo, actor, novelista… y también guionista de cómics. Y, ojo, que aunque lo nombre en último lugar, su vinculación con el mundo del cómic ha sido verdaderamente prolífica con más de 200 títulos publicados desde que comenzó su actividad en 1966.


Chileno de nacimiento, aunque nacionalizado francés, es precisamente en el mercado galo donde ha desarrollado su labor más importante y reconocida en el mundo del noveno arte. No es casualidad que a su llegada a Francia rápidamente encajase con el ideario y la visión artística de los Humanoides Asociados (Métal Hurlant) a los que se unió en 1978 con la publicación de Los Ojos de Gato, su primera colaboración con el maestro Moebius. A este título le seguirían grandes sagas como El Incal (también con Moebius), El Lama Blanco (con George Bess), La Casta de los Metabarones (con Juan Giménez) o la que nos ocupa en esta ocasión, Cara de Luna en colaboración con el artista François Boucq.


Originalmente publicado en cinco álbumes entre 1992 y 2004 (2005 y 2006 en su edición española), Norma Editorial ha tenido a bien publicarla en un único volumen integral con el que podremos disfrutar de la historia completa planteada por Jodorowsky y Boucq. El título, Cara de Luna, hace referencia al nombre del protagonista, cuyo rasgo principal es… precisamente no tener ningún rasgo facial diferencial ni personalidad alguna más allá de una bondad e inocencia puras, mostrando un rostro plano y muy blanco, literalmente como la cara de la luna.


La acción se desarrolla en la distópica isla de Damanuestra en la que la población malvive, especialmente las clases más pobres, sometida por dos grandes dictaduras. Por un lado el régimen político y religioso del líder supremo Kondukator, una mezcla de las iglesias católica y judía, del nazismo y del comunismo, que gobierna con mano de hierro apretando más de la cuenta a los más desfavorecidos, y por otro la tiranía de la propia naturaleza que lanza feroces tsunamis contra los niveles inferiores de la isla… donde no viven precisamente los más ricos.


Como no podía ser de otra manera, toda esta estructura se tambaleará con la súbita aparición de una misteriosa figura, Cara de Luna, capaz de controlar la fiereza de las olas subvirtiendo así el orden establecido. Un rayo de esperanza para el pueblo que por primera vez soñará con derrocar al régimen y terminar con la opresión. Bajo el envoltorio de una potente aventura de ciencia ficción, Jodorowsky no pierde la ocasión para volver a tocar algunos de sus fetiches y temas más recurrentes: algunos iconos como el huevo, el laberinto o las criaturas subterráneas, el sexo ritual, el misticismo y el hermetismo… pero por encima de todo encontraremos un ataque frontal contra la religión organizada utilizada como mecanismo de control. Con matices, eso sí, según se muestra durante el tramo final...


Mención especial merece el excelente trabajo de François Boucq, sobre todo en la construcción del mundo distópico en el que se desarrolla la obra. Diseños arquitectónicos retrofuturistas, extrañas máquinas y artilugios, vestuario, criaturas imposibles… así como la representación de paisajes y elementos naturales, especialmente todo lo relativo al mar y al majestuoso y terrible oleaje que azota la isla de Damanuestra.


La edición de este integral, siguiendo la línea a la que Norma Editorial nos tiene acostumbrados, se presenta en un lujoso volumen de más de 300 páginas a todo color en tapa dura y grueso papel de alto gramaje, manteniendo el tamaño original de tipo álbum europeo. Por si fuera poco, además de incluir todo el contenido previamente publicado, se incluyen dos completos dossieres (al principio y al final) con abundante material complementario en forma de textos, bocetos e ilustraciones que harán las delicias de cualquiera que desee profundizar más en la la obra.




Reseña: Cara de Luna. Edición Integral (Alejandro Jodorowsky y François Boucq)

 

Si me preguntasen sobre cuál es mi elemento favorito dentro del Batmanverso, no creo que me lo pensase demasiado antes de contestar con una única palabra: Arkham. Y no solo por el juego que ha dado a todo tipo de escritores para utilizarlo como elemento narrativo en muchas aventuras del Caballero Oscuro, sino porque además ha servido como excusa perfecta para dejar de lado la vertiente más detectivesca o superheroica de los personajes y centrarse en su psique, abordando el abismo de la locura en sus múltiples formas.


No en vano, no podríamos entender la propia figura de Batman sin asociarla al trauma de Bruce Wayne ocasionado por el asesinato de sus padres, que ha dado pie a tantísimas historias a lo largo de la vida del personaje en cualquiera de los medios en los que ha aparecido, ya sean tebeos, películas, series o videojuegos. A estas alturas parece claro asumir que Batman no existiría sin este duro golpe psicológico, pero… ¿realmente es así? Batman: Asesino de Sonrisas está aquí para sembrar la duda en nuestros corazones.


Batman no existe. Ya lo sabes.”


Así de contundente es la frase, directamente extraída de las páginas del libro, que se utiliza como reclamo en la contraportada. Este one-shot, de apenas 48 páginas, nos vuelve a plantear un escenario con el que ya nos habíamos encontrado en alguna ocasión: ¿y si Batman no fuese más que una ilusión, la manera de lidiar con sus propios traumas, en la mente de Bruce Wayne? Para conocer la respuesta a esta pregunta, tendremos que sumergirnos, y dejarnos llevar, por la historia que nos plantea Jeff Lemire.


Aunque se trata de una historia independiente, que puede ser leída (y disfrutada) de forma autónoma, lo cierto es que está planteada como una suerte de epílogo al anterior trabajo de Lemire, Sorrentino y Bellaire en su serie Joker: Sonrisa Asesina, recientemente publicada por ECC en tres tomos dentro de su línea DC Black Label. En este sentido, Batman: Asesino de Sonrisas muestra una continuidad narrativa, artística e incluso formal que deja pocas dudas sobre la relación entre ambas obras.


Sin entrar en demasiados detalles, Joker: Sonrisa Asesina nos cuenta la historia del Dr. Ben Arnell, el enésimo psicólogo que se cree capaz de curar la locura del Joker y de la enorme capacidad de influencia que este último es capaz de ejercer sobre cualquier persona que se ponga a su alcance. Ni que decir tiene que, a partir de ese primer contacto, la vida del buen doctor cambiará para siempre…


Batman: Asesino de Sonrisas va un paso más allá, llevando la capacidad de influencia del Joker al extremo y planteando qué hubiese podido pasar si el siniestro Señor Sonrisas (otro de los personajes de Joker: Sonrisa Asesina) hubiese entrado en la vida del pequeño e inocente Bruce Wayne y cómo hubiese cambiado en ese caso el curso de su vida, condicionando la génesis del héroe.


El todoterreno y multipremiado Jeff Lemire (Essex County, Sweet Tooth, Gideon Falls, Trillium…) firma un thriller psicológico valiente, emocionante y opresivo a la altura de lo que se espera de uno de los creadores más en forma del panorama actual. Pero no sería justo darle todo el crédito al guionista canadiense, puesto que el trabajo realizado en el apartado artístico es excepcional. Los lápices corren a cargo de un sensacional Andrea Sorrentino, colaborador habitual de Lemire (Green Arrow, El Viejo Logan, Gideon Falls) con el que comparte una química especial que fluye a lo largo de las páginas de este one-shot. El dibujo del napolitano aporta un trazo oscuro y desdibujado que le sienta especialmente bien a la deconstrucción del Caballero Oscuro aquí planteada. Igual de importante es el trabajo de Jordie Bellaire en el color, que marca el tono sombrío y opresivo que impregna toda la obra.


La excelente edición de ECC, dentro de su línea DC Black Label, se presenta con una clara vocación de continuidad con respecto a los anteriores tomos publicados de Joker: Sonrisa Asesina. Lo más llamativo de esta edición, también compartido con la serie anterior, es su llamativo formato de 216 x 278, más ancho de lo habitual y quedándose muy cerca de lo que sería una página perfectamente cuadrada. Una disposición que permite al equipo creativo jugar con el panelado y aprovechar, en más de una ocasión, el uso narrativo de la doble página.


Si eres, como yo, de los que disfrutas con este tipo de obras alejadas del canon y de la continuidad del personaje, sin duda lo harás también con Batman: Asesino de Sonrisas. Y más todavía si antes has podido leer también Joker: Sonrisa Asesina, que te dará una visión mucho más completa de lo que está sucediendo. Un viaje al mismísimo origen de Batman que no te vas a querer perder.




Reseña: Batman Asesino de sonrisas (Jeff Lemire y Andrea Sorrentino)

Uno de mis rituales fijos durante mi infancia y adolescencia era la visita semanal a la biblioteca pública del pueblo. Recuerdo con cariño como, cada viernes después de merendar, me dirigía ansioso a la Casa de la Cultura para devolver los préstamos pendientes y hacerme con nuevos tebeos para devorarlos durante el fin de semana.

Sin duda, mi estantería preferida era la del cómic francobelga. Aunque claro, en aquel entonces yo no tenía ni idea de qué era eso del cómic francobelga. Para mí, era una estantería con decenas de tomitos con los que vivir trepidantes aventuras. Ahí descubrí, por supuesto, a Astérix y Obélix, pero también a Tintín, a Lucky Luke, al teniente Blueberry… y a un vikingo que realmente no era vikingo llamado Thorgal.

Parte de la magia de aquel sistema de lectura era su profunda anarquía: muchas colecciones no estaban completas y muchos de los álbumes estaban ya prestados, de manera que seguir cualquier cronología se antojaba poco menos que imposible. Por aquel entonces no le daba mucha importancia pero ahora, ya como adulto, me gusta revisitar esas series en su continuidad, en el orden propuesto por sus autores. En este sentido, la verdad es que es agradecer la labor que está realizando Norma Editorial con la publicación de algunas de estas series en formato integral, permitiéndonos recoger estas obras en todo su esplendor, con un buen puñado de extras y de forma más económica que en los álbumes individuales. 

El último en llegar a nuestras librerías especializadas ha sido el cuarto volúmen de la serie Thorgal, que recoge los álbumes 13 a 16 de las aventuras del héroe nórdico creado por Jean Van Hamme y Grzegorz Rosiński. La serie, que siempre se había caracterizado por una equilibrada mezcla de aventuras, magia y ciencia ficción alcanza en este integral su madurez narrativa y artística, ofreciéndonos algunas de sus mejores historias. A lo largo de este integral, situado en el ecuador de la serie, comprobaremos como todo lo que Van Hamme ha ido hábilmente sembrando a lo largo de todos los álbumes anteriores va dando frutos y que todas las historias, aunque puedan parecer independientes, forman parte de un gran relato más grande que todos sus personajes.

El dibujo de Rosiński, a estas alturas de la serie ya perfectamente asentado, roza la perfección ya sea en los detallados planos generales o en el detalle de los personajes. Su trazo naturalista es capaz de trasladarnos de las nevadas montañas escandinavas al calor de una selva tropical o al corazón de una dimensión mística en apenas unas viñetas al mismo tiempo que retrata unos personajes perfectamente reconocibles en cada uno de sus rasgos. 

Los álbumes incluidos en este integral son los siguientes:

  • Entre tierra y luz:  Este relato sirve de epílogo al arco del País de Qa, desarrollado en el Integral 3 de esta misma colección, aunque puede disfrutarse de forma independiente. Está centrado en la figura de Jolan, hijo de Thorgal y Aaricia, coronado como un Dios por la tribu de los Xinjins al finalizar el capítulo anterior, y sirve para cerrar las líneas argumentales de personajes tan carismáticos como Pie-de-Árbol o la maravillosa Kriss de Valnor.

  • Aaricia: De la misma forma que ya se había dedicado otro álbum de historias cortas a desarrollar los momentos más significativos de la infancia y juventud de Thorgal (El hijo de las estrellas, incluido en el Integral 2), en esta ocasión le toca el turno a Aaricia. Este álbum presenta cuatro relatos cortos de la juventud de la princesa vikinga en los que profundizaremos en la naturaleza del personaje y en la dimensión de su relación con Thorgal.

  • El señor de las montañas: Sin duda el punto álgido de este integral y posiblemente de toda la colección de Thorgal. Un tour de force narrativo en el que Van Hamme se atreve a lidiar nada menos que con viajes y paradojas temporales… y consigue salir airoso de semejante empresa. Aventura y magia se dan la mano en una aventura redonda que ya tiene su hueco en el Olimpo (¿o debería decir Valhalla?) del noveno arte.

  • Loba: Al contrario que sucede con gran parte de los cómics de superhéroes en los que pasa de todo pero siempre están en el mismo sitio, Thorgal es un relato vivo, en el que los personajes avanzan y evolucionan junto con sus historias. Loba nos cuenta el accidentado nacimiento del segundo retoño de Thorgal y Aaricia, envuelto en una opresiva cacería... 

Estas cuatro historias vienen acompañadas de las portadas originales Rosiński, además de un extenso dossier final con bocetos, diseños e ilustraciones del propio artista y textos del guionista y crítico de cómic Jorge García. Todo ello en una lujosa edición en tapa dura y lomo reforzado que hará las delicias de cualquier coleccionista.



Reseña: Thorgal. Integral 4 (Grzegorz Rosinski y Jean Van Hamme)

Debo decir, antes de empezar a comentaros qué me ha parecido esta adaptación, que yo no puedo valorarla como tal, ya que no he leído la novela, y no he visto (entera) la peli de David Lynch. En definitiva, no soy un gran fan de Dune, ni tan siquiera un fan pequeñito, soy un completo desconocedor de la obra de Frank Herbert, y esta me parecía una buena primera toma de contacto de cara a la película de Denis Villeneuve, a la cual le tengo muchas ganas.  

Este primer libro de Dune: La novela gráfica, nos cuenta la historia de la casa Atreides, cuyos miembros más destacados son Paul, el protagonista, y sus padres, el Duque Leto y Jessica, que abandonan Caladan para viajar hasta Arrakis, un salvaje y desértico planeta plagado de peligros que tendrán que asumir como nuevo hogar, anteriormente gobernado por los Harkonnen, que traman un elaborado plan para acabar con los Atreides y seguir gobernando Arrakis, planeta pobre en agua pero rico en “la especia”, que un servidor sabe lo que es porque se ha informado, pero que en este cómic no lo explican (aún), más allá de dejar claro que es uno de los bienes más preciados del universo, y que prácticamente todo lleva especia, sin ir más lejos la cerveza. Esta especia se obtiene de las arenas del desierto, y requiere de grandes máquinas para extraerla, tarea que no será nada fácil teniendo en cuenta que las arenas están plagadas de unos gusanos gigantescos capaces de engullir estas máquinas de un bocado. Pero este no será el único peligro que espera a los Atreides en Arrakis, ya que la traición vuela bajo en esta historia, los intereses son muchos por parte de las diversas facciones, y la historia pinta a ser más compleja de lo que parece.

Los responsables de esta adaptación son Brian Herbert y Kevin J. Anderson, a los cuales les acompañan con un destacado trabajo en los lápices de Raúl Allén y Patricia Martín.

No es un cómic ágil, está plagado de texto, y además este primer tomo se encarga de poner las piezas sobre la mesa indagando poco en el misticismo que se le intuye. Por desgracia tendremos que esperar a la primavera de 2022 para leer el siguiente volumen.

Este primer tomo ha sido publicado por Norma Editorial en formato cartoné, con 176 páginas a todo color, y un precio de 24,95€.



Reseña: DUNE. La novela gráfica. Libro 1 (VVAA)

El maestro del terror, Junji Ito, vuelve a la carga de la mano de ECC Ediciones con uno de sus obras más contemporáneas, que nos pondrá los pelos de punta (en el más amplio sentido de la palabra).


Sensor, así se llama este manga, nos cuenta la historia de Kyôko Byakuya, una joven que pasea sola por el monte Sengoku, adentrándose en la espesura hasta que un extraño da con ella y le invita a conocer su pueblo en la montaña, una aldea que brilla como el oro gracias (o por culpa de), una especie de cabellos largos y brillantes que se adhieren a todos los elementos del pueblo, incluyendo sus gentes. Pero, ¿de dónde salen estos cabellos y por qué provocan una especie de clarividencia y paz espiritual en aquellos que los posen? Este será tan solo el primero de varios sucesos extraños un profeta del cristianismo sacrificado en un volcán, una secta adoradora de un horror cósmico y del conocimiento del universo, un linaje maldito, insectos suicidas, una acosadora, una elegida… Estos son los ingredientes que el maestro Ito combina de forma magistral para narrarnos una interesante historia, que no llega a ser de terror puro y duro por los pelos (guiño guiño), y que nos mantendrá en tensión enganchados a sus páginas hasta que acabemos de devorar esta obra del tirón, como hemos hecho nosotros.


Gracias a ECC podemos hacernos con este manga formato rústica, con 240 páginas en blanco y negro, sin extras, con un precio de 9,95€




Reseña: SENSOR (Junji Ito)